ACN instituye un Día del Benefactor

Cada año, en la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

ACN Día Benefactor
Ayuda a la Iglesia Necesitada en Brasil © ACN

La fundación pontificia internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) instituye un Día del Benefactor que se celebrará cada año en la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, en 2021 será el viernes 11 de junio. Ese día, los colaboradores de proyectos de ACN de todo el mundo celebrarán la Santa Misa por las intenciones de los benefactores de las 23 oficinas nacionales de la fundación. Así ha informado ACN a través de una nota.

“Aunque la mayoría de vosotros (los benefactores) deseáis permanecer en el anonimato y no esperáis esta acción de gracias, para nosotros y nuestros hermanos y hermanas necesitados es muy importante expresaros nuestra gratitud personalmente”, escribe el asistente eclesiástico de ACN International, P. Martin Barta, en una carta dirigida a todos los que apoyan a la fundación pontificia. “Para este Día del Benefactor hemos elegido la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, porque vuestra generosidad tiene su origen y
su fuerza en la imitación del amor misericordioso del Corazón Divino”.

En 2020, un total de más de 365.000 benefactores apoyaron activamente a ACN desde sus 23 oficinas nacionales. La fundación pontificia no se beneficia de impuestos ni de fondos públicos y financia su labor exclusivamente con donativos. El número de benefactores creció un 8% en 2020 respecto a 2019, y, gracias a ello, ACN ha podido mantener e incluso intensificar su asistencia a los cristianos oprimidos y necesitados de 138 países durante la pandemia.

Sin embargo, desde sus orígenes, ACN no se ha visto a sí misma como una organización que reúne únicamente donativos, sino también como una comunidad de oración. Esta unión también queda patente con el Día del Benefactor: “La eucaristía significa acción
de gracias.

Por eso, innumerables obispos, rectores de seminarios, comunidades religiosas y sacerdotes de África, Asia, Europa del Este e Iberoamérica se han comprometido a rezar de forma especial por los benefactores de Ayuda a la Iglesia Necesitada en la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús y a celebrar la santa misa por ellos”, ha señalado el P. Martin.

Uno de ellos es el obispo de Borba, Mons. Zenildo Luiz Pereira da Silva, quien escribe desde la Amazonia brasileña: “En el Día del Benefactor prevalecen entre nosotros dos sentimientos: la gratitud y el compromiso. Agradecimiento por todo el apoyo que hemos recibido: sin ACN no podríamos llevar a cabo nuestra labor de evangelización. Pero ese día también nos sentimos comprometidos a rezar por los benefactores, que siembran la paz y la solidaridad”.

Desde Colombia nos escribe el vicario apostólico de San Andrés y Providencia, Mons. Jaime Uriel Sanabria Arias. La región que supervisa está empezando a recuperarse de la destrucción causada por los huracanes que azotaron las islas en noviembre de 2020. “ACN expresó su solidaridad con su presencia cuando todavía había pocas posibilidades de viajar a nuestro territorio.

Experimentar la presencia de la Iglesia universal en tiempos difíciles fue una experiencia transformadora, porque con ella pudimos sentir la cercanía, la preocupación y la caridad de la Iglesia madre”, escribe el obispo. “Queridos benefactores, todos vosotros con vuestra ayuda nos habéis permitido sostener a sacerdotes que, a su vez, sostienen la fe en las comunidades cristianas, especialmente, para que no les falte el pan eucarístico.

Además, con vuestra ayuda estamos reparando espacios destruidos por el huracán como iglesias y casas parroquiales, lugares de gran valor para nuestra labor de evangelización. Tened la seguridad, queridos benefactores, de que vuestra generosidad ha dado fruto. Nuestro vicariato reza el 11 de junio por vosotros y os dedica de manera especial la celebración de la eucaristía”.

Las Clarisas Pobres de Antsirabe, Madagascar, también envían una conmovedora carta de agradecimiento: “En el Día del Benefactor, queremos expresaros nuestra sincera gratitud por una ayuda que ha cambiado nuestras vidas. Nos ayudasteis en 2018, cuando realmente atravesábamos problemas económicos y ya no podíamos ni siquiera pagar la electricidad o la comida. ¡Fuisteis nuestra salvación, como un verdadero amigo al que acudir en caso de emergencia! El año pasado 2020 y este año 2021, habéis obrado un milagro en nuestras vidas al encaminarnos hacia la autofinanciación. Vuestra contribución a la construcción de nuestro centro espiritual es tremendamente importante para nuestro futuro, pues el dinero de los huéspedes de dicho centro nos ayuda a costear parte de nuestro sustento diario. Vosotros nos habéis ayudado a abrir un nuevo capítulo en nuestras vidas. Gracias a vosotros, avanzamos hacia un futuro más seguro”.