Balance de ACN 2021: Aumenta la persecución religiosa

Gratitud y preocupación en la ayuda a los cristianos perseguido

ACN 2021 aumenta persecución
Altar en la iglesia del Espíritu Santo de Georgsmarienhütte/Alemania con mártires del siglo XX iluminados en rojo durante la Semana Roja 2021 © ACN

En su balance sobre 2021, el presidente ejecutivo de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), Thomas Heine-Geldern, recuerda que la persecución religiosa aumenta en todo el mundo. Heine-Geldern lamenta la creciente intolerancia hacia las creencias cristianas en el mundo occidental, informa la propia la fundación pontificia.

Al mismo tiempo, el presidente de ACN también señala que ha aumentado la preocupación por las víctimas de la persecución religiosa.  Aquí su declaración literal: “La labor de ACN, en el 2021, ha estado marcada por la gratitud y la preocupación: Sobre todo, estamos agradecidos porque el Señor ha vuelto a bendecir visiblemente nuestro trabajo este año y porque hemos podido seguir cumpliendo nuestra misión.

ACN 2021 aumenta persecuciónLa fundación pontificia también agradece “a tantos benefactores, amigos y socios en todo el mundo que nos permiten aliviar la situación de los cristianos perseguidos y que sufren necesidad, así como llamar la atención sobre las víctimas de la persecución religiosa”.

“Debemos un especial agradecimiento al santo padre, el Papa Francisco. Con su visita a Irak, en la pasada primavera, reconfortó a la minoría cristiana de ese país y les llevó esperanza. Desde hace años, están recorriendo un doloroso vía crucis que aún no ha terminado. Con su visita, el santo padre llamó la atención de la opinión pública mundial sobre la situación de los cristianos en Irak y en todo Oriente Próximo. Son parte constitutiva de sus países de origen, pero en muchas ocasiones son tratados como ciudadanos de segunda categoría”.

En Irak, Siria o Líbano, sufren también las consecuencias de la guerra y de la degradación económica. El éxodo de los cristianos no cesa. De este modo, ACN colabora con benefactores y socios en distintos proyectos, para abrir perspectivas de futuro a los cristianos de Oriente Próximo en su tierra natal, permitirles una vida digna y, sobre todo, para reducir su miseria. Esto supone “un rayo de esperanza para la convivencia entre cristianos y musulmanes en el mundo árabe, que tuvo repercusiones en todo el mundo, fue la consagración de la catedral ‘Nuestra Señora de Arabia’ en Bahréin a principios de diciembre, cuya construcción apoyó ACN.

Compromiso conjunto en favor de la libertad religiosa

Especialmente gratificante, para el cumplimiento de nuestra misión, es también la gran respuesta que ha despertado nuestro “Informe sobre la libertad religiosa en el mundo 2021”, que presentamos en abril con la participación de periodistas y expertos internacionales. El informe no solo expone la persecución religiosa que se sufre en muchos países del mundo. También, es una llamada de atención y una prueba de que todos nosotros —las Iglesias y comunidades religiosas, ONG y actores políticos— debemos defender conjuntamente el derecho humano a la libertad religiosa, que está directamente enraizado en la dignidad de cada persona. La libertad de confesión religiosa es el barómetro de nuestra humanidad.

La iniciativa “Miércoles Rojo/Semana Roja” se ha convertido en una señal visible en pro de los cristianos oprimidos en todo el mundo. ACN lanzó la iniciativa en 2015 y cada vez más iglesias e instituciones de todo el mundo se suman a ella a finales de noviembre, ya son decenas de miles. Los lugares de culto y otros edificios significativos se iluminan de rojo como la sangre, se celebran oraciones y servicios litúrgicos para rezar por los cristianos perseguidos. En nombre de nuestras hermanas y hermanos que sufren discriminación o persecución, agradezco a todos los participantes su solidaridad y sus oraciones.

Aumentan los asesinatos y secuestros de sacerdotes y laicos

ACN 2021 aumenta persecuciónLamentablemente, prácticamente todas las semanas nos llegan noticias sobre persecuciones y violencia religiosa. Sacerdotes, religiosos y laicos son asesinados, secuestrados o maltratados en el ejercicio de su labor. Actualmente, nos llena de  preocupación y nos pone en alerta la situación en India o Nigeria.

La situación sigue siendo dramática en los países africanos del Sahel o en Mozambique, donde el terror se está extendiendo. La violencia afecta a todos, pero especialmente a los cristianos. Desgraciadamente, la labor pastoral y social de la Iglesia se ve obstaculizada, en muchos lugares, a causa del terror y la violencia. No solo las iglesias y los conventos están cerrados, también clínicas, escuelas y muchas otras instalaciones gestionadas por la Iglesia, que resultan vitales para la población. Además, la Iglesia local se enfrenta a un nuevo reto, un desafío hercúleo: atender y cuidar a cientos de miles de refugiados y desplazados.

Una “persecución educada” en los países occidentales

También en los países occidentales, ACN está registrando un aumento de los actos de violencia contra las instituciones religiosas y una evolución que el papa Francisco ha calificado de “persecución educada”: se trata de expulsar las creencias de la vida pública con el pretexto de una supuesta “tolerancia”. El ejemplo más reciente ha sido el documento interno de la Comisión Europea sobre el lenguaje inclusivo, en el que se aconsejaba evitar los términos y nombres cristianos, invitando a sustituir la palabra “Navidad” por “fiestas”. El documento ha sido retirado, decisión que apoyamos, porque la  legítima preocupación por la inclusión habría dado lugar, en ese caso, a la exclusión de la comunidad religiosa más numerosa de la Unión Europea, pues casi dos tercios de los ciudadanos de la UE son cristianos.

Al final del año, recordamos especialmente a las víctimas de la pandemia del COVID- 19. Muchas religiosas, obispos, sacerdotes y catequistas han fallecido a causa de la enfermedad en el ejercicio de su ministerio. Sacrificaron sus vidas para estar cerca de las personas que se les había confiado, a pesar del peligro que implicaba para su salud. Este es un gran testimonio de entrega.

¡La gratitud y la preocupación han marcado el año 2021! Esperamos los desafíos que vengan en 2022 con optimismo y con la confianza puesta en Dios, que ha mostrado su eficacia una y otra vez en el pasado. Sin negar todos esos temores y preocupaciones, entendemos la confianza como la virtud de intentar abrir siempre nuevos espacios de actuación”