Bioética: Hospital instaura programa de cuidados paliativos perinatales

Con el objetivo de mejorar la atención a madres y familiares tras el diagnóstico de una anomalía fetal grave

Bioética Hospital cuidados paliativos
Bebé © Canva

El Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia, ofrece a los lectores de Exaudi su artículo titulado “El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla instaura un programa de cuidados paliativos perinatales” donde se informa cómo el hospital español ha desarrollado esta área médica con el objetivo de mejorar la atención a madres y familiares tras el diagnóstico de una anomalía fetal grave.

Contexto

El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla ha puesto en marcha un programa de cuidados paliativos perinatales, cuyo objetivo es mejorar la atención a madres y familiares tras el diagnóstico de una anomalía fetal grave.

Se trata de una gran iniciativa que, sin duda alguna, debería instaurarse en todos los hospitales de España, tanto públicos como privados, ofreciéndola a los padres que se enfrentan a la circunstancia de que su bebé sea diagnosticado con alguna patología grave o incompatible con la vida. Según un estudio del propio centro, el cincuenta por ciento de las madres que interrumpen voluntariamente su embarazo cambiaría su decisión si hubieran contado con un programa de cuidados paliativos y de acompañamiento en su hospital.

Esta noticia vuelve a destacar la necesidad de implementar unidades de cuidados paliativos orientados a tratar el sufrimiento físico, psicológico y espiritual, no solo de los pacientes que se enfrentan a enfermedades incurables o en fase terminal, sino también el de los fetos y neonatos inviables o con patologías graves.

Además, la atención paliativa de calidad, debe incluir el acompañamiento de las familias y cuidadores involucrados en el proceso,  tanto durante la enfermedad como en la gestación, el parto y el proceso de duelo. Disponer en los hospitales de equipos multidisciplinares cuyo objetivo no sea terminar con la vida del niño gravemente enfermo mediante un aborto provocado, sino, por el contrario, ayudar tanto al niño como a sus familiares a vivir esas últimas horas o días de la vida de su hijo de la mejor forma posible, es avanzar hacia una medicina más humanizada, que reconoce y respeta la dignidad de todo ser humano, aún del más frágil y dependiente, y hacia una sociedad que se enfrente al proceso de muerte, en cualquier etapa de la vida, como algo natural. Al hilo de esta noticia facilitamos un enlace sobre una conferencia impartida por la Dra. Ana Maria Marín Ancel sobre los cuidados paliativos perinatales, para que nuestros lectores, si así lo desean, puedan ampliar la información del tema.