Bolivia: Cooperación entre Iglesia y Estado para mejorar educación

Generar espacios de colaboración mutua

Educación © Pexels. Pixabay

Representantes de la Iglesia católica y el Ministerio de Educación de Bolivia, firmaron una Enmienda al Convenio Sectorial de Cooperación Interinstitucional en el ámbito de la educación, informa ADN CELAM, sistema informativo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), en una nota difundida el 5 de octubre de 2021.

El objetivo es modificar el contenido de este convenio que tendrá una duración de tres años y garantiza un trabajo coordinado entre el Estado y la Iglesia para mejorar la calidad de educación en el país.

De acuerdo con el documento oficial esta Enmienda busca generar espacios de colaboración mutua, respetando los derechos consagrados en el marco constitucional y legal, acordando ciertas obligaciones, desarrollando estrategias, así como acciones concertadas en materia de educación para llevar a la práctica los acuerdos establecidos en el Convenio Marco del 20 de agosto de 2009.

Las expectativas

Durante el acto el ministro de Educación del estado plurinacional de Bolivia, profesor Adrián Rubén Quelca, reconoció los aportes de la Iglesia a la educación boliviana y se mostró satisfecho por los niveles de concertación alcanzados en este proceso, confiando en los resultados que se alcanzarán como efecto del trabajo colaborativo en materia educativa.

En su intervención monseñor Aurelio Pesoa, presidente del Área de Educación del episcopado boliviano, indicó que ve con optimismo que la Iglesia pueda continuar con el fortalecimiento de los lazos con el Gobierno para seguir adelante favoreciendo la misión educativa que vienen desarrollando para favorecer a menores de los sectores menos favorecidos de Bolivia. El objetivo -dijo el prelado- es construir juntos para favorecer el futuro de niños y jóvenes del país a partir de una educación de calidad que les permita orientar su proyecto de vida y aportar a la construcción de la sociedad boliviana.

Desafíos por superar

De acuerdo con las cifras de UNICEF, en Bolivia 4 de cada 10 adolescentes no terminan la escuela secundaria. Además, el Sistema Nacional de Información en Salud advierte que se presentan 12 embarazos por día entre niñas de 10 a 12 años y los embarazos de adolescentes con edades entre los 15 a 19 años, también siguen siendo un desafío y una barrera para continuar con los procesos de educación.

Sin olvidar que el 18% de los adolescentes bolivianos, es decir, jóvenes entre los 12 y 17 años de edad que viven en zonas rurales no asisten al colegio. Mientras que en las zonas urbanas el porcentaje es del 8%.

Dentro de las propuestas para resolver esta problemática está el apoyar al Ministerio de Educación para llevar a cabo evaluaciones del aprendizaje y enriquecer las políticas educativas, trabajando para elaborar y aplicar normas para el mejoramiento de la infraestructura y la adopción de prácticas de saneamiento, formación e higiene en las escuelas como aspectos básicos en la formación de niños y adolescentes.

La organización internacional también advierte sobre la necesidad de diseñar 37 currículos para grupos indígenas que incluyan material didáctico en lengua materna asegurando la implementación de procesos pedagógicos de carácter multilingüe, e intra culturales.

Asistentes invitados

A la ceremonia protocolaria asistieron el nuncio apostólico en Bolivia, Monseñor Ángelo Accattino; el cardenal de Bolivia, Toribio P. Ticona, el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana, monseñor Aurelio Pesoa; el presidente del Área de Educación del episcopado boliviano, monseñor Fernando Bascopé; el secretario ejecutivo del Área de Educación, Juan Luis Zeballos; la directora general de la Fundación Casa Editorial Bienaventuranzas, Madre Micaela Princiotto; y otros representantes de las instituciones educativas de la Iglesia y delegados de las distintas jurisdicciones eclesiales.