“Carlo Acutis nos habla”

Entrevista ficticia a Carlo Acutis, el joven beato conocido como “ciberapóstol de la Eucaristía”

“Carlo Acutis nos habla”
Beato Carlo Acutis © Vatican Media
Reading Time: 5 minutes

Hoy, 12 de octubre, día de la memoria litúrgica del beato Carlo Acutis, Mayra Novelo, ofrece esta entrevista ficticia realizada por sus catecúmenas en Génova, Italia, para conocer mejor a este joven conocido como el “ciberapóstol de la Eucaristía”.

***

Carlo Acutis habla
Entrevista ficticia a Carlos Acutis © Mayra Novelo

Niñas de quinto curso que reciben catequesis en la basílica santa María Inmaculada de Génova, Italia, hicieron una entrevista ficticia con Carlo Acutis, hoy beato.


Puede ser difícil hablar a los niños sobre Jesús, pero es importante hacerles saber quién es Él y cuánto amor tiene por ellos. Él mismo nos lo pidió cuando dijo: “Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis, porque de los que son como ellos es el Reino de Dios” (Lc 18,16). Una buena manera de acercarlos al Señor es mostrarles la vida de los santos.

Por eso, al principio del año catequético, “entrevistamos” a Carlo Acutis, un joven que, como ellas, utiliza el PC, las redes sociales y los smartphones. Murió a los 15 años de leucemia en 2006. El primer millennial proclamado beato el 10 de octubre de 2020.

La historia del joven beato llenó de curiosidad a las chicas y así, a través de las preguntas que ellas mismas crearon, pudimos sumergirnos en aspectos muy interesantes de su corta pero intensa vida. Al no poder hablar con él directamente, nos acercamos a las personas que le conocían personalmente: su madre, el párroco, el postulador de la causa, los médicos que le habían tratado nos contaron muchas cosas interesantes. De este modo, nuestras chicas descubrieron qué tenía de especial este chico que vivió solo 15 años.

Aquí están sus preguntas con las respuestas que daría el joven beato, que presentan el mensaje vinculado a la espiritualidad vivida por Carlos.

¿Cómo fue conocer intensamente a Jesús? ¿Cómo llegaste a creer tanto en Jesús? ¿Quién te aportó el motivo para recibir la Eucaristía cada día? ¿Cómo hacías para acordarte de ir a la Iglesia?

Carlo Acutis habla
Entrevista ficticia a Carlos Acutis © Mayra Novelo

Descubrí a Dios en la celebración de la Misa, así que entendí que era importante asistir todos los días. Escuché y leí atentamente el Evangelio que para mí se convirtió cada vez más en la brújula de mi vida. Me comprometí a ir a la iglesia todos los días para encontrarme con Jesús en la Eucaristía, ya que creía firmemente en la presencia de Dios en los sagrarios de las iglesias. Sentía que Jesús en la Eucaristía era mi mayor amigo y trataba de estar cerca de Él cada día. Solía decir a mi familia y amigos que “se va directo al cielo si te acercas a la Eucaristía todos los días”.

Oír las campanas o tener una iglesia cerca siempre despertaba en mí el deseo de estar con Jesús. Estaba muy atento y servicial con los que sufrían, porque veía a Jesús en ellos. A menudo, por la noche, mi madre me llevaba a las calles de Milán, donde dormían los sin techo, para llevarles sacos de dormir.

Mi mayor deseo era dar a conocer a Jesús a los demás, así que también diseñé una exposición virtual sobre los milagros eucarísticos que han tenido lugar en diversos lugares del mundo. Gracias a mis padres, después de mi muerte, la exposición pudo dar la vuelta al mundo y también se pudo visitar en tu ciudad de Génova, en la Iglesia de S. Marta.

Preguntas sobre la enfermedad

¿Cómo descubriste que tenías la enfermedad? ¿Cómo viviste tu enfermedad? ¿Cómo reaccionó tu familia cuando te la diagnosticaron? ¿Estabas feliz de ir al cielo?

Entrevista ficticia a Carlos Acutis © Mayra Novelo

Mi enfermedad fue fulminante, me fui en tres días y acababa de cumplir 15 años. Al principio parecía una gripe, luego los médicos descubrieron que era leucemia. Cuando me comunicaron el diagnóstico lo acepté con gran serenidad, intentando no quejarme nunca. Como se puede ver en un vídeo que dejé, intenté estar sereno y me dije a mí mismo: “Estoy enfermo, voy a morir”. Era feliz pensando que iría al cielo y me encontraría con Jesús; incluso mi madre, mientras me asistía junto a la cama, me oyó decir: “Ofrezco todos los sufrimientos que padezco al Señor por el Papa y la Iglesia y para que pueda ir directamente al cielo”.  A los médicos que me atendían e intentaban aliviar los dolores más fuertes, les repetía: “Hay gente que sufre mucho más que yo”.

Después de escuchar tantos ejemplos de las virtudes de Carlo Acutis, las chicas se preguntan si era un chico normal : ¿Cómo eras con tus compañeros de colegio? ¿Tenías miedo de hablar de Jesús porque podían burlarse de ti? ¿Eras un niño mimado? ¿Fue bueno para ti vivir así?

Como se puede ver en todas las fotografías y vídeos sobre mí, era un chico normal y sencillo. De niño, jugaba como todo el mundo, me gustaba zambullirme en el mar, disfrutaba usando el ordenador y navegando por Internet, y sobre todo pensaba que podían ser herramientas para dar a conocer a Jesús a mucha gente. También tenía muchos amigos. Como saben las personas que me conocieron tanto en la iglesia como en la escuela, no tenía miedo ni vergüenza de hablar de Jesús y no temía que se burlaran de mí porque amaba la Eucaristía.

Carlo Acutis habla
Entrevista ficticia a Carlos Acutis © Mayra Novelo

Esta breve historia de santidad forma parte del gran viaje y misión de los santos. El viaje personal de Carlo Acutis nos invita a dejarnos transformar poco a poco por la gracia de Dios para dar a Dios y a los demás lo mejor de nosotros mismos. Esta realidad se pone de manifiesto en las siguientes conclusiones de las catecúmenas:

“La entrevista me marcó”, dice Carolina, “me di cuenta de lo importante que es ir a Misa, sobre todo los domingos, y comulgar. Me dio mucha pena que tuviera que irse tan joven”, explica Pamela, “pero con su vida, Carlo dejó a su familia felicidad y serenidad”. “No sabía nada de la vida de Carlo Acutis y cuando empezamos esta entrevista tenía curiosidad -añade Teresa- ahora he aprendido lo importante que es seguir el camino que Dios tiene para cada uno”. Maria Luigia dice: “¡La historia de Carlo Acutis me ha dejado el mensaje de que Jesús existe realmente y que la Eucaristía es muy importante!”.

“Con esta entrevista me animé a ir siempre a Misa – explica Annalisa – tengo que contar a los demás la vida de Carlo Acutis y comprendí que la amistad con Jesús es algo que no puedo guardar sólo para mí”. “Hemos hecho algo hermoso porque he comprendido que para Dios cada uno de nosotros es único. Es algo maravilloso ser amigo de Jesús”, dice Eugenia. “Cuando vimos todos los vídeos sobre Carlo Acutis”, explica Virginia, “comprendí que Jesús está siempre con nosotros y también vi lo importante que es ayudar a la gente necesitada, como hizo Carlo Acutis, que incluso compartió su merienda con los pobres”. “Carlo iba a Misa con gusto: ¡esto me impresiona!”, concluye Benedetta.




Hay muchas formas de establecer comunicación entre nosotros, los seres humanos. Una de ellas es la palabra ya sea escrita o hablada. En mi trabajo cotidiano he descubierto como una mirada y una escucha atenta pueden marcar la diferencia. Como periodista me dedico a la prensa escrita y digital. Como pedagoga sigo atención los temas relacionados con la educación y formación en valores. Y aquí estoy para mirar, escuchar, escribir y transmitir; aportando mi granito de arena a la apasionante misión evangelizadora de la Iglesia. Nací en México, cruce un océano, me casé y vivo en Italia.
Artículo anteriorVirgen del Pilar, patrona de la Hispanidad
Artículo siguienteSínodo de los obispos sobre Sinodalidad: ¡Conspiración!

No hay publicaciones para mostrar