Como los Magos: “Soñemos, busquemos, adoremos”

Santa Misa del Papa en la Solemnidad de la Epifanía del Señor

Ángelus redescubrir asombro adorar
Santa Misa en la Solemnidad de la Epifanía del Señor, 6 enero 2022 © Vatican Media

El Papa nos ha invitado a que “permanezcamos abiertos a las sorpresas de Dios” y como los Magos, “soñemos, busquemos, adoremos”.

El Papa Francisco ha presidido la Santa Misa en la Solemnidad de la Epifanía del Señor a las 10 horas de hoy, 6 de enero de 2022, en la Basílica Vaticana. Durante la celebración eucarística, después de la proclamación del Evangelio, el Papa pronunció la siguiente homilía, ofrecida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Los Reyes Magos, “buscadores de Dios”

Magos Soñemos busquemos adoremosAl comienzo de la homilía, Francisco explica que la peregrinación de los Reyes Magos “nos habla también a nosotros, que estamos llamados a caminar hacia Jesús, porque él es la estrella polar que ilumina el cielo de la vida y dirige nuestros pasos hacia la verdadera alegría”. Pero, ¿dónde comenzó la peregrinación de los Reyes Magos hacia Jesús? ¿Qué movió a estos hombres de Oriente a emprender su viaje?”.

Sobre esto, el Pontífice indica que los Magos “tenían excelentes coartadas para no salir. Eran sabios y astrólogos, tenían fama y riqueza. Una vez alcanzada esa seguridad cultural, social y económica, pudieron conformarse con lo que sabían y lo que tenían, pudieron estar tranquilos”. En cambio, “se dejaron inquietar por una pregunta y una señal: “¿Dónde está el que nació? Hemos visto salir su estrella” (Mt 2,2). “Su corazón no se deja adormecer en el antro de la apatía, sino que está sediento de luz”.

Así, el Papa remite a las palabras de Benedicto XVI cuando dijo que eran “hombres de corazón inquieto”. […] hombres expectantes, que no estaban satisfechos con sus ingresos garantizados y su posición social […]. Eran buscadores de Dios” (Homilía, 6 de enero de 2013).

Desear es acoger la vida como un misterio

Del mismo modo, el Pontífice introduce una reflexión: “¿De dónde procede esta sana inquietud que les llevó a vagar? Viene del deseo. Este es su secreto interior: saber desear”. “Desear es mantener vivo el fuego que arde en nuestro interior y nos impulsa a buscar más allá de lo inmediato, más allá de lo visible”. “Desear es acoger la vida como un misterio que nos sobrepasa, como una fisura siempre abierta que nos invita a mirar más allá, porque la vida no está ‘toda aquí’, también está ‘en otra parte’”, añade.

Igualmente, el Santo Padre indica que “como en el caso de los Reyes Magos, también en el nuestro: el camino de la vida y el camino de la fe necesitan el deseo, el impulso interior.”. Por eso, “es bueno que nos preguntemos: ¿dónde estamos en el camino de la fe? ¿No llevamos demasiado tiempo estancados en una religión convencional, externa y formal que ya no calienta el corazón ni cambia la vida? ¿Nuestras palabras y rituales desencadenan en los corazones de las personas el deseo de acercarse a Dios, o son una “lengua muerta”, que sólo habla de y para sí misma?”.

Crisis de fe en nuestra sociedad

Magos Soñemos busquemos adoremosSobre esta cuestión, Su Santidad describe que la crisis de la fe, en nuestras vidas y en nuestras sociedades, “también tiene que ver con la desaparición del deseo de Dios”. “Tiene que ver con el sueño del espíritu, con el hábito de contentarse con vivir el día a día, sin preguntarse qué quiere Dios de nosotros”.

De este modo, el Pontífice indica que “nos hemos ensimismado en los mapas de la tierra y nos hemos olvidado de levantar la mirada al Cielo; estamos saciados de tantas cosas, pero sin la nostalgia de lo que nos falta. Nostalgia de Dios. Nos hemos fijado en nuestras necesidades, en lo que vamos a comer y en lo que vamos a vestir (cf. Mt 6,25), dejando que se evapore el anhelo de lo que está más allá”.

En la homilía el Obispo de Roma también hace una reflexión sobre el mirarse a uno mismo y preguntarse: “¿cómo va el camino de mi fe? Esta es una pregunta que podemos hacernos hoy, cada uno de nosotros. ¿Cómo va el viaje de mi fe? ¿Está aparcado o está en camino?”. “La fe, para ponerse en marcha y recomenzar, necesita ser desencadenada por el deseo, para jugarse en la aventura de una relación viva y vivaz con Dios”. Así, el Papa recuerda que hoy es el día de hacer estas preguntas. “Hoy es el día de volver a alimentar el deseo. ¿Y cómo hacerlo? Vayamos a la “escuela del deseo”, vayamos a los Reyes Magos. Ellos nos enseñarán, en su escuela del deseo”. “Veamos los pasos que dan y saquemos algunas lecciones”.

La fe: Un viaje fascinante

La primera lección que nos recuerda Francisco es cuando los Reyes Magos se ponen en marcha al salir la estrella, “nos enseñan que siempre hay que volver a empezar cada día, en la vida como en la fe, porque la fe no es una armadura que nos encadena, sino un viaje fascinante, un movimiento continuo e inquieto, siempre en busca de Dios, siempre con discernimiento, en ese viaje”.

En segundo lugar, los Magos desafían a Herodes. “Nos enseñan que necesitamos una fe valiente que no tenga miedo de desafiar la oscura lógica del poder y que se convierta en semilla de justicia y fraternidad en una sociedad en la que, aún hoy, muchos Herodes siembran la muerte y masacran a los pobres y a los inocentes, ante la indiferencia de muchos”. Finalmente, explica el Santo Padre “los Magos vuelven ‘por otro camino’ (Mt 2,12): nos provocan a tomar nuevos caminos. Es la creatividad del Espíritu, que siempre hace cosas nuevas”.

Abrirnos a las sorpresas de Dios

Magos Soñemos busquemos adoremosSin embargo, el Sucesor de Pedro recuerda que “en la culminación del viaje de los Magos hay un momento crucial: cuando llegan a su destino ‘se postran y adoran al Niño’ (cf. v. 11). Adoran. Recordemos esto: el camino de la fe sólo encuentra impulso y realización en la presencia de Dios”.

Para finalizar la homilía, el Obispo de Roma subraya que como los Magos, “levantemos la cabeza, escuchemos el deseo de nuestro corazón, sigamos la estrella que Dios hace brillar sobre nosotros. Y como buscadores inquietos, permanezcamos abiertos a las sorpresas de Dios. Hermanos y hermanas, soñemos, busquemos, adoremos”, concluye.

A continuación, sigue la Homilía completa del Santo Padre ofrecida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

***

Homilía del Santo Padre en la Misa de la Epifanía del Señor

Los Reyes Magos viajan hacia Belén. Su peregrinación nos habla también a nosotros, que estamos llamados a caminar hacia Jesús, porque él es la estrella polar que ilumina el cielo de la vida y dirige nuestros pasos hacia la verdadera alegría. Pero, ¿dónde comenzó la peregrinación de los Reyes Magos hacia Jesús? ¿Qué movió a estos hombres de Oriente a emprender su viaje?

Tenían excelentes coartadas para no salir. Eran sabios y astrólogos, tenían fama y riqueza. Una vez alcanzada esa seguridad cultural, social y económica, pudieron conformarse con lo que sabían y lo que tenían, pudieron estar tranquilos. En cambio, se dejaron inquietar por una pregunta y una señal: “¿Dónde está el que nació? Hemos visto salir su estrella” (Mt 2,2). Su corazón no se deja adormecer en el antro de la apatía, sino que está sediento de luz; no se arrastra fatigosamente en la pereza, sino que está inflamado por el anhelo de nuevos horizontes. Sus ojos no están dirigidos a la tierra, sino que son ventanas abiertas al cielo. Como dijo Benedicto XVI, eran “hombres de corazón inquieto”. […] hombres expectantes, que no estaban satisfechos con sus ingresos garantizados y su posición social […]. Eran buscadores de Dios” (Homilía, 6 de enero de 2013).

¿De dónde procede esta sana inquietud que les llevó a vagar? Viene del deseo. Este es su secreto interior: saber desear. Meditemos sobre esto. Desear es mantener vivo el fuego que arde en nuestro interior y nos impulsa a buscar más allá de lo inmediato, más allá de lo visible. Desear es acoger la vida como un misterio que nos sobrepasa, como una fisura siempre abierta que nos invita a mirar más allá, porque la vida no está “toda aquí”, también está “en otra parte”. Es como un lienzo en blanco que hay que colorear. Un gran pintor, Van Gogh, escribió que la necesidad de Dios le llevaba a salir por la noche a pintar las estrellas. Sí, porque así nos hizo Dios: imbuidos de deseo; orientados, como los Reyes Magos, hacia las estrellas. Podemos decir, sin exagerar, que somos lo que deseamos. Porque son los deseos los que amplían nuestra mirada y empujan la vida más allá: más allá de las barreras de la costumbre, más allá de una vida aplastada por el consumo, más allá de una fe repetitiva y cansada, más allá del miedo a jugársela, a comprometerse con los demás y con el bien. Nuestra vida”, decía San Agustín, “es una gimnasia del deseo” (Tratado sobre la Primera Carta de Juan, IV, 6.

Hermanos y hermanas, como en el caso de los Reyes Magos, también en el nuestro: el camino de la vida y el camino de la fe necesitan el deseo, el impulso interior. A veces vivimos con el espíritu de “aparcar”, vivimos aparcados, sin ese ímpetu del deseo que nos lleva más allá. Es bueno que nos preguntemos: ¿dónde estamos en el camino de la fe? ¿No llevamos demasiado tiempo estancados en una religión convencional, externa y formal que ya no calienta el corazón ni cambia la vida? ¿Nuestras palabras y rituales desencadenan en los corazones de las personas el deseo de acercarse a Dios, o son una “lengua muerta”, que sólo habla de y para sí misma? Es triste cuando una comunidad de creyentes ya no quiere y, cansada, arrastra los pies en la gestión de las cosas en lugar de dejarse desplazar por Jesús, por la alegría perturbadora y perturbadora del Evangelio. Es triste que un sacerdote haya cerrado la puerta del deseo; es triste caer en el funcionalismo clerical, es muy triste.

La crisis de la fe, en nuestras vidas y en nuestras sociedades, también tiene que ver con la desaparición del deseo de Dios. Tiene que ver con el sueño del espíritu, con el hábito de contentarse con vivir el día a día, sin preguntarse qué quiere Dios de nosotros. Nos hemos ensimismado en los mapas de la tierra y nos hemos olvidado de levantar la mirada al Cielo; estamos saciados de tantas cosas, pero sin la nostalgia de lo que nos falta. Nostalgia de Dios. Nos hemos fijado en nuestras necesidades, en lo que vamos a comer y en lo que vamos a vestir (cf. Mt 6,25), dejando que se evapore el anhelo de lo que está más allá. Y nos encontramos con la bulimia de las comunidades que lo tienen todo y a menudo no sienten nada en sus corazones. Personas cerradas, comunidades cerradas, obispos cerrados, sacerdotes cerrados, personas consagradas cerradas. Porque la falta de deseo lleva a la tristeza, a la indiferencia. Tristes comunidades, tristes sacerdotes, tristes obispos.

Pero, sobre todo, mirémonos a nosotros mismos y preguntémonos: ¿cómo va el camino de mi fe? Esta es una pregunta que podemos hacernos hoy, cada uno de nosotros. ¿Cómo va el viaje de mi fe? ¿Está aparcado o está en camino? La fe, para ponerse en marcha y recomenzar, necesita ser desencadenada por el deseo, para jugarse en la aventura de una relación viva y vivaz con Dios. ¿Pero mi corazón sigue animado por el deseo de Dios? ¿O dejo que la costumbre y la decepción la apaguen? Hoy, hermanos y hermanas, es el día de hacer estas preguntas. Hoy es el día de volver a alimentar el deseo. ¿Y cómo hacerlo? Vayamos a la “escuela del deseo”, vayamos a los Reyes Magos. Ellos nos enseñarán, en su escuela del deseo. Veamos los pasos que dan y saquemos algunas lecciones.

En primer lugar, se ponen en marcha al salir la estrella: nos enseñan que siempre hay que volver a empezar cada día, en la vida como en la fe, porque la fe no es una armadura que nos encadena, sino un viaje fascinante, un movimiento continuo e inquieto, siempre en busca de Dios, siempre con discernimiento, en ese viaje.

Los Reyes Magos, entonces, en Jerusalén preguntan: preguntan dónde está el Niño. Nos enseñan que hay que preguntar, escuchar atentamente las preguntas del corazón, de la conciencia; porque así es como suele hablar Dios, que se dirige a nosotros más con preguntas que con respuestas. Y esto debemos aprenderlo bien: que Dios se dirige a nosotros más con preguntas que con respuestas. Pero dejémonos también inquietar por las preguntas de los niños, por las dudas, las esperanzas y los deseos de la gente de nuestro tiempo. El camino es dejarse cuestionar.

De nuevo, los Magos desafían a Herodes. Nos enseñan que necesitamos una fe valiente que no tenga miedo de desafiar la oscura lógica del poder y que se convierta en semilla de justicia y fraternidad en una sociedad en la que, aún hoy, muchos Herodes siembran la muerte y masacran a los pobres y a los inocentes, ante la indiferencia de muchos.

Finalmente, los Magos vuelven “por otro camino” (Mt 2,12): nos provocan a tomar nuevos caminos. Es la creatividad del Espíritu, que siempre hace cosas nuevas. Es también, en este momento, una de las tareas del Sínodo que estamos realizando: caminar juntos en la escucha, para que el Espíritu nos sugiera nuevos caminos, formas de llevar el Evangelio al corazón de los indiferentes, de los alejados, de los que han perdido la esperanza, pero que buscan lo que encontraron los Magos, “una grandísima alegría” (Mt 2,10). Para ir más allá, para ir hacia adelante.

Sin embargo, en la culminación del viaje de los Magos hay un momento crucial: cuando llegan a su destino “se postran y adoran al Niño” (cf. v. 11). Adoran. Recordemos esto: el camino de la fe sólo encuentra impulso y realización en la presencia de Dios. Sólo si recuperamos el gusto por la adoración se renueva el deseo. El deseo te lleva a la adoración, y la adoración te hace renovar el deseo. Porque el deseo de Dios sólo crece estando en presencia de Dios. Porque sólo Jesús cura los deseos. ¿De qué? Los libera de la dictadura de las necesidades. El corazón, de hecho, se enferma cuando los deseos coinciden sólo con las necesidades. Dios, en cambio, eleva los deseos y los purifica, los sana, los cura del egoísmo y nos abre al amor por Él y por los hermanos. Por eso no olvidamos la adoración, la oración de adoración, que no es tan común entre nosotros: adorar, en silencio. Por lo tanto, no olvidemos la Adoración, por favor.

Y al recorrer este camino, cada día, tendremos la certeza, como los Reyes Magos, de que incluso en las noches más oscuras brilla una estrella. Es la estrella del Señor, que viene a cuidar de nuestra frágil humanidad. Pongamos rumbo a Él. No demos a la apatía y a la resignación el poder de atraparnos en la tristeza de una vida plana. Tomemos la inquietud del Espíritu, los corazones inquietos. El mundo espera de los creyentes un impulso renovado hacia el Cielo. Como los Magos, levantemos la cabeza, escuchemos el deseo de nuestro corazón, sigamos la estrella que Dios hace brillar sobre nosotros. Y como buscadores inquietos, permanezcamos abiertos a las sorpresas de Dios. Hermanos y hermanas, soñemos, busquemos, adoremos.

©Librería Editora Vaticana