Congo: Niños de orfanato agradecen al Papa su regalo

Medicinas para tratar la anemia drepanocítica

Congo niños orfanato Papa
Niños del orfanato Foyer Nazareth reciben medicinas de parte del Papa © Vatican Media

“Gracias, gracias, muchas gracias” es el mensaje de una carta dirigida al Papa Francisco, fechada el 3 de octubre, y firmada por los niños de un orfanato de la República del Congo.

Firmas de los niños © Vatican Media

A través del limosnero pontificio, cardenal Konrad Krajewski, y la nunciatura apostólica en el Congo, el Santo Padre hizo llegar a la directora del orfanato Foyer Nazareth, en la capital Brazzaville, unos paquetes con medicinas para tratar la anemia drepanocítica, informa Vatican News. Como respuesta a esta donación, la hermana Elise Vouakouanitou, directora del orfanato, envió al Santo Padre una carta en nombre de los niños, agradeciendo su gesto. Andréa, Ada, Lady, Odilia, Immaculéee, Joyce, Vanecia, Mélina, Saint Eude, Antony Mercia, Jessica, Franck, Daniel Beni, Gloire, Anaèlle… son los nombres de algunos de los 22 niños del orfanato Foyer Nazareth que escriben su nombre en dicha misiva.

La hermana contó que los remedios contra la drepanocitosis son difíciles de encontrar en estos lugares inaccesibles, donde apenas hay agua y comida, y suponen un gran costo. Ante esta situación, los niños del Foyer Nazaret escribieron pidiendo ayuda al Papa, quien envió paquetes con medicamentos con la inscripción en rojo “Regalo del Santo Padre”.

Carta de Sor Elise © Vatican Media

“Santo Padre, con estas medicinas creemos y afirmamos que el Señor nos visitó a través de ellas. Nosotros a su vez lo bendecimos e imploramos su gracia y su fuerza”, escribe la hermana Vouakouanitou en la carta de agradecimiento. “A través de este gesto, nos damos cuenta de que el título de su última encíclica (Fratelli tutti) no es en vano, sino un programa de trabajo y misión que usted aceptó en el nombre de Cristo desde la Iglesia”, expuso al Pontífice.

En una entrevista concedida a Vatican News, la religiosa de Brazzaville reveló que, con escasos medios y el apoyo de una asociación italiana, atiende en el orfanato a niños sin hogar destinados a un futuro incierto. Estos no solo reciben comida, un techo y una cama para dormir, sino también una educación integral inspirada en valores cristianos. Especialmente, tratan de inculcarles los del amor y la fraternidad universal.