Congo: Obispo denuncia violación de derechos humanos

Ante Ayuda a la Iglesia Necesitada

Congo violación derechos humanos
Región de Beni, Congo © ACN

Monseñor Paluku Sekuli Melchisedec, obispo católico de Butembo-Beni, República Democrática del Congo, ha denunciado ante la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN Internacional) la grave violación de derechos humanos que se comete en su diócesis a manos de milicias merodeadoras.

Tal y como ha informado ACN en una nota, el prelado se ha puesto en contacto con la fundación a través de videoconferencia, y ha expresado lo siguiente: “Hay incidentes especialmente en el norte de nuestra diócesis. Grupos armados están destruyendo escuelas y hospitales. Matan a profesores y alumnos e incluso se está matando a los enfermos en el hospital. No pasa un día sin que haya gente asesinada”.

Según señala, debido a esta realidad, también va en aumento el número de enfermedades mentales: “Necesitamos centros que ofrezcan terapia, pues muchas personas están traumatizadas. Muchos han tenido que abandonar sus aldeas, porque han sido quemadas.  Algunos han visto cómo mataban a sus padres. Hay muchos huérfanos y viudas. La miseria es absoluta”.

Terror y violencia

Desde hace tiempo, relata la información de ACN, las provincias orientales del Congo están siendo aterrorizadas por milicias. Los conflictos étnicos, los desplazamientos demográficos y el acceso a las materias primas desempeñan un papel importante. Además, en los últimos años también ha habido un fuerte componente islámico radical.

Es el obispo de Butembo-Beni quien explica que, como consecuencia de los ataques, se está produciendo un desplazamiento masivo interno de la población hacia zonas más seguras.

La Conferencia Episcopal congoleña calcula que desde 2013 han muerto en Beni más de 6.000 personas, solo en Bunia y en 2020, más de 2.000. “Además, hay al menos tres millones de desplazados y unos 7.500 secuestrados. Existe un proyecto de gran envergadura para islamizar o expulsar a la población autóctona”.

Papel del cristianismo

Mons. Melchisedec afirma que, por miedo al terror de las milicias y en protesta contra la inacción del Estado, la vida pública está paralizada: “Se están produciendo disturbios, marchas de protesta, huelgas, movimientos por los derechos civiles. La vida normal está paralizada. La gente exige más seguridad”. El Estado está ausente: “Al este no llega, ya sea por debilidad o por complicidad”.

Frente a esta situación, el prelado apunta que “aquí estamos a 2.500 kilómetros de la capital. Como no hay Estado, tenemos que ver por nosotros mismos cómo salir adelante. No recibimos ninguna ayuda”. Pero lo decisivo, manifiesta, es dar esperanza a las personas: “Nuestra presencia da a la gente esperanza para superar las actuales adversidades y esperar días mejores”.

El obispo también describe el papel de la fe cristiana en esta situación: “La gente llora porque tiene motivos para hacerlo, pero llevan una esperanza en su interior. Tienen una resistencia natural que ha sido reforzada por la evangelización”, y asegura que esta “da frutos, tenemos muchas vocaciones en nuestra diócesis”.

Islamización

El pastor congoleño argumenta que la región es en gran parte cristiana, pero que ahora está expuesta a la islamización. El reto, define, es “fortalecer la fe de los católicos”, ya que “nos están imponiendo el Islam. Por todas partes se construyen mezquitas a pesar de que nadie las necesita. Tampoco tienen el aspecto de las tradicionales que conocemos”.

La nota de ACN informa de que, hablando sobre la financiación de los grupos terroristas, el obispo del Congo se refiere en primer lugar a las donaciones extranjeras, y que “los grupos terroristas armados tienen empresas muy lucrativas. Se puede apreciar bien que la islamización no es su única motivación”.

Esta región es rica en recursos naturales y está siendo explotada ilegalmente. ¿Cómo se explican estas refinerías de coltán que funcionan en Ruanda si el país no dispone de este recurso? Este raro material se extrae aquí y se envía al otro lado de la frontera de forma completamente ilegal. No veo que el gobierno congoleño reaccione ante eso”, aclara.

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN)

Ayuda a la Iglesia Necesitada es una Fundación Pontificia. Como caridad católica, ACN apoya a los fieles donde quiera que sean perseguidos, oprimidos o necesitados a través de la información, la oración y la acción.

Fundada en 1947 por el P. Werenfried van Straaten, a quien el papa san Juan Pablo II nombró “un destacado apóstol de la caridad”, la organización trabaja actualmente en más de 140 países de todo el mundo.