El Palacio de Letrán: Un tesoro de arte, historia y fe

A partir del 13 de diciembre, visitas guiadas por los misioneros de la Divina Revelación para descubrir auténticas joyas

Palacio Letrán tesoro arte
La Sala del Trono © Acali / Exaudi

Un viaje a través del arte, la historia y la fe en nombre de la belleza. Esto es lo que podrán disfrutar los visitantes del Palacio de Letrán a partir del 13 de diciembre. La que ha sido la residencia de los Papas durante siglos abrirá sus puertas para que pueda admirar auténticas joyas, algunas de ellas nunca vistas. Desde los frescos de la Sala dei Papi, actual Sala della Conciliazione (donde se firmaron los Pactos de Letrán) hasta los tapices de las distintas salas de recepción. También está el piso privado del Papa, cuya austeridad contrasta con el esplendor de las otras habitaciones.

La Sala del Trono © Acali / Exaudi

Incluyendo la capilla privada donde San Juan XXIII había pedido ser enterrado. Las Hermanas Misioneras de la Divina Revelación guían a los visitantes a lo largo de esta ruta, junto con guías laicos especializados. La superiora, la madre Rebecca Nazzaro, ofreció a la prensa un avance de la planta principal del Palacio de Letrán. Exaudi la entrevistó:

¿Cuál es el significado y el propósito de esta apertura?

Devolver a la ciudad de Roma el sentido profundo de su historia. Porque la gente subestima el hecho de que Roma siempre ha sido el centro del Imperio Romano primero y del cristianismo después. Si Roma es tan bella es porque los Papas han querido enriquecer esta ciudad con grandes significados que lleven al hombre a experimentar la profundidad de su propia existencia.

Por lo tanto, tiene un significado no sólo turístico e histórico, sino también religioso.

Espiritual, ciertamente. A través de estos salones, el Papa Sixto V quiso indicar el mensaje que la Iglesia siempre ha proclamado: la Palabra de Dios es el sujeto de la historia. Hay una línea de la Providencia en la historia que vivimos, incluso en la que estamos viviendo ahora, con la pandemia. A través de estas habitaciones vemos una confirmación de que el Señor no nos abandona, que está siempre cerca de nosotros y que guía la historia de la humanidad.

Quienes acudan a visitar el Palacio de Letrán encontrarán varias “joyas”. ¿Puede señalar alguno en particular?

Palacio Letrán tesoro arte
La bandera de los Estados Pontificios arriada el 21 de septiembre de 1870 (C) Acali / Exaudi

Ciertamente, la bandera, guardada en un estuche en la Sala della Conciliazione, que fue arriada el 21 de septiembre de 1870 tras la ruptura de Porta Pia y la toma de Roma por el Estado italiano. Representa el fin del poder temporal de la Iglesia y el comienzo de un nuevo tiempo, el de la misión únicamente. Una cosa muy bonita de ver. Pero también la mesa donde se firmaron los Pactos de Letrán o aquella en la que Pío VII redactó el documento para el Congreso de Viena. Tantos objetos que nos recuerdan que hay una historia que debe ser transmitida y conocida. No es arqueología, es un pasado que nos ha llevado al presente y nos seguirá llevando al futuro.

Mensaje del Cardenal Vicario

El cardenal vicario Angelo De Donatis, en aislamiento fiduciario por haber entrado en contacto con un positivo, no pudo asistir a la presentación. Su mensaje fue leído por el obispo auxiliar de Roma Oeste, monseñor Paolo Selvadagi. “Para poder captar en toda su riqueza el patrimonio histórico, artístico y espiritual de este lugar, es necesario considerar el valor del conjunto monumental de Letrán, es decir, todos los edificios anexos a la Basílica Papal de San Juan de Letrán, que alberga la Cátedra Episcopal del Obispo de Roma. Tesoros de arte, fe y piedad”, dijo el cardenal.

El estudio privado en el piso del Papa © Acali / Exaudi

También recordó los numerosos acontecimientos históricos que ha acogido el Palacio de Letrán: cinco concilios, sínodos, la firma de los Pactos de Letrán. “Sólo con recordar algunos de los acontecimientos de la historia de la Iglesia que han tenido lugar en Letrán, seguimos sintiendo un gran asombro, una profunda gratitud al Señor y un sentido de responsabilidad que nos impulsa a abrir este cofre de historia, arte y fe, rico en testimonios del pasado y tradiciones, para darlo a conocer a todos, especialmente a las nuevas generaciones”, dijo De Donatis.

Días de visita

El Palacio de Letrán estará abierto de lunes a sábado (excluidos los miércoles y las fiestas religiosas) de 9.30 a 11.00 horas con cita previa en [email protected] Las entradas pueden adquirirse en la página web a un precio de 16 euros (reducido a 13 euros) e incluyen la visita a la Basílica, que es la catedral de Roma, la madre de todas las iglesias del mundo.

Misioneros de la Revelación Divina

Palacio Letrán tesoro arte
La escalera principal que conduce a la Basílica © Acali / Exaudi

Los Misioneros de la Divina Revelación, que guían a los visitantes desde 2004, están presentes en el interior de la Basílica de San Juan de Letrán. Aquí han creado la Catequesis con Arte, que propone una combinación del lenguaje del arte y el lenguaje de la fe. Los itinerarios de Arte y Fe pretenden poner en valor el patrimonio histórico, artístico y religioso que la ciudad de Roma ofrece al mundo entero. Desde 2007 prestan un servicio similar en la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos.

Proyectos futuros

Pero todo el proyecto de mejora del Palacio de Letrán es un “trabajo en curso”. De hecho, algunos espacios se habilitarán para exposiciones temporales. En la planta baja se instalará una sala multimedia. También se está estudiando la creación de una librería a disposición de los visitantes, así como la futura puesta en valor del baptisterio, que también data de la época constantiniana.