El Papa a artistas de circo: La belleza conduce al Señor

Actuación de la antigua familia circense italiana Ronny Roller en el Aula Pablo VI

Papa artistas circo belleza
Actuación de la antigua familia circense italiana Ronny Roller en el Aula Pablo VI © Vatican Media

“La belleza nos eleva siempre, la belleza nos hace ir más allá. Y la belleza es una forma de ir hacia el Señor”, expuso el Papa Francisco a los artistas de circo.

Al final de la audiencia general de hoy, 5 de enero de 2021, Santo Padre aplaudió la actuación del Circo Ronny Roller, antigua familia circense italiana: “Doy las gracias a los chicos y chicas del circo que han hecho este espectáculo: es un espectáculo que nos pone en contacto con la belleza, y la belleza nos eleva siempre, la belleza nos hace ir más allá. Y la belleza es una forma de ir hacia el Señor. Gracias: gracias por esta demostración. Gracias”.

Después, saludó “a los artistas del Circo Rony Roller”, volviendo a agradecerles “esta actividad suya: es curioso, detrás de lo que han hecho, detrás de esta belleza, hay horas y horas y horas de entrenamiento, de trabajo para hacer un espectáculo como este. Gracias”.

Los artistas en la Sala Pablo VI

Papa artistas circo bellezaSegún Vatican News, los Rony Roller es una familia histórica en el panorama circense italiano, que lleva produciendo espectáculos desde los años 30 por todo el mundo.

En varias ocasiones en el pasado, los artistas de circo han actuado ante Francisco. Los llamó “portadores de la belleza”. En 2018, el Papa Francisco dio testimonio concreto de su predilección por el circo a través de un gesto de solidaridad: la Limosnería Apostólica invitó a los pobres, a los sin techo, a los refugiados, a un grupo de presos y a las familias más necesitadas, junto con voluntarios acompañantes, a participar en un espectáculo de circo.

El cardenal Konrad Krajewski, limosnero de Su Santidad, explicó: “Así, este regalo ofrecido por los artistas del Circo, que con un compromiso constante y muchos sacrificios consiguen crear y dar belleza a sí mismos y a los demás, puede convertirse también para nuestros hermanos más pobres en un estímulo para superar la dureza y las dificultades de la vida, que a menudo parecen demasiado grandes e insuperables”.

Con Federico Cenci