El Papa deseó a todos la paz en este comienzo de año

Palabras después de la oración mariana

Papa paz comienzo año
Ángelus 1 enero 2022 © Vatican Media

Tras el rezo del Ángelus, de este sábado 1 de enero de 2022, dedicado a María Madre de Dios, el Papa comienza su saludo de año nuevo deseando “a todos la paz, que es el compendio de todo bien: la paz”. . A continuación, saludó cordialmente y con gratitud al señor presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, asegurando su oración por él y por el pueblo italiano

El Santo Padre agradeció “las iniciativas promovidas en el mundo con ocasión de esta Jornada, Mundial de la Paz, compatiblemente con la situación de la pandemia; en particular, la Vigilia celebrada ayer por la noche en la catedral de Savona como expresión de la Iglesia en Italia”.

El Papa Francisco saludó “a los participantes en la manifestación Paz en todas las tierras, organizada por la Comunidad de San Egidio aquí en Roma y en muchas partes del mundo”.

Por último, se dirigió a los fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro, deseando a todos un ¡Feliz año!

A continuación, siguen las palabras del Papa después de la oración mariana, ofrecidas por la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

***

Palabras del Papa

Queridos hermanos y hermanas:

Al comienzo del año nuevo deseo a todos la paz, que es el compendio de todo bien: la paz. Saludo cordialmente y con gratitud al señor presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, y aseguro mi oración por él y por el pueblo italiano. Hoy se celebra el Día Mundial de la Paz, iniciado por San Pablo VI en 1968. En el Mensaje de este año subrayé que la paz se construye con el diálogo entre las generaciones, con la educación y con el trabajo. Sin estos tres elementos, faltan los cimientos. Agradezco todas las iniciativas promovidas en el mundo con ocasión de esta Jornada, compatiblemente con la situación de la pandemia; en particular, la Vigilia celebrada ayer por la noche en la catedral de Savona como expresión de la Iglesia en Italia.

Saludo a los participantes en la manifestación “Paz en todas las tierras”, organizada por la Comunidad de San Egidio aquí en Roma y en muchas partes del mundo – ¡son buenos estos de San Egidio, son buenos! – en colaboración con las diócesis y las parroquias. ¡Gracias por su presencia y por su compromiso!

¡Y saludo a todos ustedes, queridos romanos y peregrinos! Saludo a los jóvenes de Curtatone, a las familias de Forlimpopoli, a los fieles de Padua y a los de Comun Nuovo, cerca de Sotto il Monte – patria de San Juan XXIII, el Papa de la Encíclica Pacem in terris, ¡más actual que nunca! Pero vayamos a casa pensando: ¡paz, paz, paz! Se necesita la paz. Hoy estaba viendo la imagen en el programa de televisión “A Tu (Su) imagen”, sobre la guerra, sobre los desplazados, sobre las miserias… Pero esto ocurre hoy en el mundo. ¡Queremos paz!

¡Mis mejores deseos para todos! Por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Feliz año! Que tengan un buen almuerzo y hasta mañana. ¡Bravos!