El Papa Francisco recibe al ministro general de los franciscanos

Fray Massimo Fusarelli

Padre Massimo Fusarelli, Ministro General de la Orden de los Hermanos Menores, 7 enero 2022 © Vatican Media

El 7 de enero de 2022 el Papa Francisco recibió en audiencia al ministro general de la Orden de los Hermanos Menores, Frailes Franciscanos, el padre Massimo Fusarelli en el Palacio Apostólico del Vaticano.

Tal y como informa la página oficial de la Ordo Fratrum Minorum. Frailes Franciscanos (Orden de los Hermanos Menores), acompañaban al ministro los miembros del Definitorio General, el procurador general, el secretario para la Evangelización y las Misiones, el secretario general de la Orden y el secretario personal del ministro.

La ternura del Papa

De acuerdo a la nota, al final de la audiencia, que duró unos 45 minutos, el ministro contó que “fue un momento fuerte y hermoso de diálogo, de escuchar al Papa Francisco sobre la realidad de la Orden en diferentes partes del mundo y en algunas situaciones particulares que afectan a la Iglesia”.

De manera particular, el Santo Padre nos invitó a trabajar con valentía entre los jóvenes, según su lenguaje y en favor de las vocaciones, para no resignarnos y poder mirar con confianza y fe nuestro futuro”, indicó el ministro.

Asimismo, fray Fusarelli compartió su alegría por haber visto de cerca la ternura del Papa: “Dimos gracias al Señor por este encuentro, porque vimos el cariño del Papa hacia nosotros los franciscanos del mundo y porque repitió varias veces que san Francisco es un seductor en el buen sentido de la palabra porque atrae y motiva”. Finalmente, el Sumo Pontífice invitó a los hermanos a vivir de forma evangélica y trabajar sabiendo que tienen esta gran raíz de inspiración y atracción”.

Según la misma fuente, el encuentro concluyó con la entrega de recuerdos por parte de Francisco a cada uno de los participantes y una breve visita al interior del Palacio Apostólico.

Orden de los Hermanos Menores

Tal y como indica su página web, fundada por san Francisco de Asís, se trata de una Fraternidad. Los hermanos, “llevando a una mayor plenitud la consagración bautismal y respondiendo a la llamada divina, se entregan totalmente a Dios sumamente amado, mediante la profesión de obediencia, pobreza y castidad, que han de vivir según el espíritu de san Francisco”.

Toda la Fraternidad es misionera y participa de la misión de la Iglesia, conforme al ejemplo de san Francisco y a su voluntad expresada en la Regla. Cada Hermano, consciente de su propia responsabilidad, asume la parte que le corresponde en la labor misionera.