Myanmar: Papa une su voz a la de obispos

Palabras después del Ángelus

Papa Obispos Myanmar
Ángelus, 20 junio 2021 © Vatican Media

Tras el rezo del Ángelus de este domingo, 20 de junio de 2021, el Papa Francisco unió su voz “a la de los obispos de Myanmar, que la semana pasada lanzaron un llamamiento llamando la atención del mundo entero sobre la desgarradora experiencia de miles de personas que en ese país están desplazados y están muriendo de hambre”.

Asimismo, recordó la Jornada Mundial del Refugiado que se celebra hoy, promovida por las Naciones Unidas y finalmente, saludó a los peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro deseando a todos un buen domingo.

A continuación, siguen las palabras del Papa según la traducción oficial ofrecida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede

***

Palabras después del Ángelus

¡Queridos hermanos y hermanas!

Uno mi voz a la de los obispos de Myanmar, que la semana pasada lanzaron un llamamiento llamando la atención del mundo entero sobre la desgarradora experiencia de miles de personas que en ese país están desplazados y están muriendo de hambre: “Nosotros suplicamos con toda la gentileza permitir pasillos humanitarios” y que “iglesias, pagodas, monasterios, mezquitas, templos, como también escuelas y hospitales” sean respetados como lugares neutrales de refugio. ¡El Corazón de Cristo toque los corazones de todos llevando paz a Myanmar!

Hoy se celebra la Jornada Mundial del Refugiado, promovida por las Naciones Unidas, sobre el tema “Juntos podemos hacer la diferencia”. Abramos nuestro corazón a los refugiados; hagamos nuestras sus tristezas y sus alegrías; ¡aprendamos de su valiente resiliencia! Y así, todos juntos, haremos crecer una comunidad más humana, una única gran familia.

Dirijo una cordial bienvenida a todos vosotros, procedentes de Roma, de Italia y de otros países. Veo peruanos, polacos… y otros países allí… En particular, saludo a la Asociación Guías y Scout Católicos Italianos; la delegación de madres profesoras en las escuelas italianas, los jóvenes del Centro Padre Nuestro de Palermo, fundado por el beato don Puglisi; los jóvenes de Tremignon y Vaccarino, y los fieles de Niscemi, Bari, Anzio y Villa de Briano.

Os deseo a todos un feliz domingo. Por favor no os olvidéis de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta pronto!

© Librería Editora Vaticana