El Papa visita a la Comunidad del Cenáculo

Fue recibido por hermanos de la fraternidad del Buen Samaritano

Papa Comunidad Cenáculo
El Papa con la Comunidad del Cenáculo 8 dic. 2021 © Vatican Media

El Papa Francisco visitó ayer, 8 de diciembre de 2021, a la Comunidad del Cenáculo. Allí fue recibido por unos 25 hermanos y hermanas de la fraternidad del Buen Samaritano, presentes en Roma, y de algunas fraternidades dispersas por Italia, a los que se unieron familias nacidas en la comunidad y personas asistidas regularmente. Así informó ese mismo día Matteo Bruni, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, a través de un comunicado.

Papa Comunidad CenáculoDe acuerdo al mismo, después de ver una película sobre la vida de san José, realizada por los jóvenes huéspedes de las dos fraternidades de Medjugorje, y de escuchar algunas de las historias de acogida y renacimiento vividas por los miembros de la Comunidad, el Santo Padre tuvo palabras de agradecimiento a la Comunidad Cenáculo y les animó en el camino de estos jóvenes: “No tengáis miedo de la realidad, de la verdad, de nuestras miserias. No tengáis miedo porque a Jesús le gusta la realidad tal y como es, no maquillada; al Señor no le gusta la gente que se maquilla el alma, que se inventa el corazón” y añadió: “Ayudad a muchos jóvenes que están en situaciones como la vuestra”. Por último, el Obispo de Roma exhortó: “Tened el valor de decir: ‘Pensad que hay un camino mejor’”.

Asimismo, al visitar la sede de la fraternidad, el Pontífice saludó personalmente a los presentes y se detuvo en particular para bendecir la capilla, construida por los propios miembros a partir de objetos reciclados, que representa la renovación de la vida de cada persona dentro de la Comunidad Cenáculo.

Finalmente, Francisco rezó junto con todos la oración dedicada a San José y contenida en la Carta Apostólica Patris Corde, confiando el mundo y la Iglesia a la protección del Santo, y concluyendo así el Año dedicado a él.

Comunidad Cenáculo

Según Vatican News, la Comunidad Cenáculo es una asociación cristiana que acoge a jóvenes descarriados, insatisfechos, desilusionados, desesperados, que desean encontrarse nuevamente a sí mismos, hallar el gozo y el sentido de la vida. Fue fundada en el mes de julio de 1983 gracias a la intuición de una mujer, sor Elvira Petrozzi, que quiso donar su propia vida en favor de los adictos y de los jóvenes descarriados. La sede principal de la Comunidad se halla en Saluzzo, Italia.