El Salvador: Obispos llaman a la cordura política

Rechazo del abuso de poder

Salvador obispos política
Obispos de El Salvador © CELAM

Los obispos de la Conferencia Episcopal de El Salvador (CEDES) han mostrado su desaprobación al Gobierno por “la destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y del Fiscal General de la República”, sucedida el pasado 1 de mayo de 2021, “por no haberse seguido el proceso que establece la ley”.

En su comunicado oficial, emitido el 5 de mayo y que consta de un total de 10 puntos, los prelados también manifiestan no estar de acuerdo “en la forma en que fueron electas las personas que han sido asignadas, porque no se siguió el debido proceso legal”.

Llamado a la cordura

Al comienzo del texto, los pastores salvadoreños hacen un “vehemente llamado a que se actúe siempre en un genuino cumplimiento del orden legal”, y señalan que “la paz social en las naciones requiere el esfuerzo de los ciudadanos, pero, sobre todo, de los gobernantes a partir de un recto ejercicio de las leyes que rigen la nación”.

En esta línea, exhortan a “los principales actores del escenario político de El Salvador, a la cordura, virtud necesaria en esta coyuntura que atraviesa el país, urgido como está de una sabia toma de decisiones capaces de conducir a la nación entera a un estado realmente democrático, como siempre lo ha deseado y clamado el abnegado pueblo salvadoreño”.

Armonía y equidad

Del mismo modo, el episcopado de El Salvador hace un llamamiento a la “práctica de un sano ejercicio legislativo que promueva un ambiente social e institucional penetrado de armonía y equidad, que favorezca el diálogo, promueva la independencia de los tres poderes, y el estado de derecho”.

Y piden a diputados, alcaldes y concejos municipales electos “trabajar con entusiasmo y generosidad por un nuevo El Salvador, libre de violencia, de impunidad y corrupción, pero bajo el estricto cumplimiento de la ley”.

Para finalizar su comunicado, los obispos muestran su creencia en que el país “reclama un cambio de rumbo, no por caminos de violencia, harto conocidos por la población, sino por caminos del diálogo, la comprensión, la solidaridad, la fraternidad, la igualdad, la libertad, el orden, la justicia y la paz”.