Familia, buena noticia : Comentario P. Jorge Miró

Dios tiene un proyecto sobre el matrimonio y la familia

Comentario P. Jorge Miró
La Sagrada Familia © Canva

El padre Jorge Miró comparte con los lectores de Exaudi su comentario sobre el Evangelio de hoy, 26 de diciembre de 2021 titulado “Familia, buena noticia”.

***

Celebramos hoy la fiesta de la Sagrada Familia. Dios quiso nacer y crecer en una familia humana.

El matrimonio y la familia no son una invención humana fruto de situaciones culturales e históricas particulares, ni una convención social, un rito vacío o el mero signo externo de un compromiso.

Dios tiene un proyecto sobre el matrimonio y la familia, así nos lo dice Jesús: el Creador en el principio los creó hombre y mujer, y dijo: “Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne”; “lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre”. El sacramento del matrimonio es un don para la santificación y la salvación de los esposos (cf. AL 71).

La familia cristiana está llamada a ser una verdadera Iglesia doméstica en la que Jesucristo es la piedra angular sobre la que se construye la casa: La Palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; exhortaos mutuamente. Cantad a Dios, dando gracias de corazón… todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre de Jesús.

Una Iglesia doméstica que vive, celebra y proclama la fe: que Jesucristo vive y es el Señor de la familia. Y, por tanto, una familia que reza en familia, tanto los esposos, como toda la familia.

Está llamada a ser una comunidad de vida y de amor. Una comunidad en la que se vive con un amor como el de Cristo. Nos lo ha recordado san Pablo: revestíos de compasión entrañable, bondad, humildad, mansedumbre, paciencia. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo.

Una comunidad en la que cada uno es querido por lo que es y no por lo que vale o por lo que aporta. Una comunidad que quiere vivir en la verdad y en el respeto; en el perdón y la misericordia, buscando siempre el bien del otro, especialmente del pequeño, del más débil.

Una comunidad que acompaña a las personas heridas en su sufrimiento y les ayuda a sanar y crecer. No hay que juzgar ni condenar a las personas, sino acompañarlas en su sufrimiento, ayudarles a discernir la voluntad de Dios, sanar las heridas en vez de agrandarlas, y realizando la verdad en la caridad, ayudarles a crecer en la fe y vivirla en la Iglesia (cf. AL 243).

Los cristianos no podemos renunciar a proponer el matrimonio con el fin de no contradecir la sensibilidad actual, para estar a la moda (…). Estaríamos privando al mundo de los valores que podemos y debemos aportar (…). Nos cabe un esfuerzo más responsable y generoso, que consiste en presentar las razones y las motivaciones para optar por el matrimonio y la familia, de manera que las personas estén mejor dispuestas a responder a la gracia que Dios les ofrece (cf.  AL 35).

¡Preséntale al Señor tu familia y pídele el don del Espíritu Santo!, para que la renueve y os conceda la comunión.

La familia que el Señor te ha dado -contando con las pobrezas y debilidades de todos sus miembros- es don que Él te ha concedido. ¡Da gracias a Dios cada día por tu familia! ¡Reza por ella! ¡Cuídala! Y piensa qué es lo que puedes hacer para que todo vaya mejor. “Se es más feliz al dar que al recibir” (Hch 20, 35).

Reza también por todas las familias, especialmente por las que están sufriendo y pasando por dificultades.