Hungría: Congreso Eucarístico, promoción de la libertad religiosa

Primera vez que un Papa asiste al encuentro

Hungría Congreso Eucarístico libertad religiosa
Flashmob para el Congreso Eucarístico Internacional 2020 © Vatican Media

El 52º Congreso Eucarístico Internacional reunirá a católicos de todo el mundo para profundizar sobre la importancia de la Eucaristía y reflexionar sobre la misión de la Iglesia católica para hacer presente el amor de Dios en el mundo actual. Se celebrará del 5 al 12 de septiembre en Budapest, capital de Hungría, y servirá en parte para hacer presente el sacramento en territorios donde falta libertad religiosa. 

Tal y como destaca Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) en un artículo, el lema de este año es la frase final del Salmo 87,7: “Todas mis fuentes están en ti“. Agendado primeramente en 2020, se pospuso para el 2021 debido a la crisis pandémica provocada por la COVID-19.

Objetivos del evento

“El objetivo de este encuentro es dar a conocer y fomentar el amor a la Eucaristía, misterio sagrado de nuestra fe”, explica Regina Lynch, directora de proyectos para la fundación pontificia. “Pensamos que este congreso es profético en tiempo de pandemia. Puede ser muy importante para la vida de la Iglesia, ya que la COVID-19 ha dificultado en muchos sitios la asistencia a la santa misa y las devociones eucarísticas” .

“Creemos que promover la vida eucarística entre los fieles es fundamental para la vida de la comunidad. Es llevar a Cristo a las comunidades. En muchos países los fieles tienen verdadero anhelo por recibir la Eucaristía y sentir su presencia y se enfrentan con otros los problemas: la falta de libertad religiosa, la inseguridad por conflictos civiles y militares, las largas distancias unidas a la falta de transporte, y también la pobreza, las comunidades carecen de fondos para construir una casa de culto o incluso para mantener a sus sacerdotes”, señala.

Por eso la fundación apoya muchos proyectos para facilitar los medios necesarios para que la Eucaristía esté presente, “como por ejemplo con una moto para que el sacerdote pueda ir a celebrar la Misa a una misión alejada, o la construcción de una capilla en mitad de una zona desértica o de las altas montañas. Las ayudas son muy variadas, desde algo muy práctico, como puede ser una máquina de hostias, hasta algo más general y básico como la formación de los futuros sacerdotes”.

“Allí son la falta de medios o de libertad, en Occidente encontramos muchas veces falta de fe. Demasiado stress, falta de tiempo o desidia ante la eucaristía, por eso es muy importante rezar para que el congreso traiga una renovación interior para Europa y Occidente”, apunta Lynch.

Encuentro con Cristo

Por su parte, el cardenal Péter Erdő, primado de Hungría, expresaba su confianza en su mensaje de invitación a participar en el encuentro: “Dios nunca abandonará la humanidad. Él está con nosotros a lo largo de la historia y nos está esperando para un feliz encuentro eterno. ¡Qué podamos aprovechar las ocasiones de cada cita con Él aquí en la tierra también! ¡Tenemos una cita con Cristo en Budapest, que sea Él el compañero radiante de nuestras vidas, que sea Él quien nos traiga optimismo y alegría a nuestras vidas!”.

En los últimos años, el encuentro ha estado presidido por un delegado nombrado por la santa sede expresamente para la ocasión. Sin embargo, Budapest será la primera vez en 21 años que el Papa asista y celebre la misa de clausura el domingo 12 de septiembre. La última vez que el Pontífice estuvo presente fue en el 2000, año jubilar en Roma. 

Después del anuncio oficial de la visita del Santo Padre a Budapest, el cardenal Erdő declaró: “La comunidad de fieles católicos espera la llegada del Santo Padre con gran alegría y amor. Rezamos para que su visita sea para nosotros un signo de esperanza y un nuevo comienzo a medida que la situación de la epidemia disminuye”.

La última visita papal a Hungría se remonta 25 años atrás, cuando en 1996 el papa Juan Pablo II viajó a Budapest de camino a Pannonhalma y Győr.

Entre los invitados a dar testimonio durante las jornadas de oración, catequesis y reflexión se encuentran cardinales de países donde los cristianos viven su fe bajo grandes dificultades, por ejemplo: el patriarca caldeo Louis Raphael Sako de Iraq; el cardenal John Onaiyekan, arzobispo emérito de Abuja y ex-presidente de la conferencia episcopal de Nigeria y el cardinal Charles Bo, presidente de la conferencia episcopal de Myanmar y arzobispo de Yangon.

Detalles

ACN aclara que el primer Congreso se celebró en la ciudad francesa de Lille en 1881. El encuentro tiene lugar cada vez en una ciudad distinta, habiendo recorrido ya 24 países durante los 140 años de su existencia. Si bien en sus inicios el congreso era anual, en la actualidad no existe un calendario que fije su periodicidad. En los años pasados se han celebrado cada tres o cuatro años. El siguiente congreso se prevé que tenga lugar en Quito, Ecuador, el año 2024.  

Hungría es el país de origen de muchos santos. Una de las más conocidas santas es santa Elisabeth de Hungría. El otro es san Esteban de Hungría, rey y padre de la Hungría cristiana. Ambos santos son distintos entre sí, pero en su vida rebelan la importancia de la cercanía con Dios para llevar a cabo la misión recibida. Santa Elisabeth y san Esteban son así un buen ejemplo para los húngaros y todos los cristianos del mundo a quienes podemos encomendar los frutos del 52º Congreso Eucarístico Internacional y la renovación de la devoción eucarística en Occidente.