Italia: Mons. Tonino Bello reconocido como venerable

Un paso más hacia la beatificación del obispo de Molfetta. Tito Brandsma, mártir del nazismo, será canonizado

Mons. Tonino Bello venerable
El Papa reza frente a la tumba de Mons. Tonino Bello © Vatican Media

Mons. Tonino Bello se convierte en venerable. El Papa Francisco ha autorizado la promulgación del Decreto sobre las virtudes heroicas del obispo de Molfetta. Ahora habrá que reconocer un milagro para la beatificación de un pastor tan querido y venerado no sólo en el sur de Italia.

Monseñor Tonino Bello, obispo de Molfetta-Ruvo- Giovinazzo-Terlizzi, nació el 18 de marzo de 1935 en Alessano y murió el 20 de abril de 1993 en Molfetta, Italia. En 2018, durante su visita a Apulia, el Santo Padre fue a rezar a su tumba en Alessano, llamándolo “constructor de la paz”. La autorización para la promulgación del decreto fue comunicada por Pontífice durante una audiencia con el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Marcello Semeraro.

Comentario de Mons. Cornacchia

El obispo de Molfetta-Ruvo-Giovinazzo-Terlizzi, monseñor Domenico Cornacchia, comentó el anuncio del reconocimiento de las virtudes heroicas de don Tonino Bello en Tv2000, la emisora de la Conferencia Episcopal Italiana: “Es un gran regalo para nuestra diócesis, para la Iglesia de Apulia, pero también para toda la Iglesia universal porque necesitamos ejemplos tan bellos”. El prelado reveló que “se enteró de la noticia en tiempo real de la Santa Sede durante los trabajos de la Conferencia Episcopal Italiana, por parte de nuestro presidente, el cardenal Gualtiero Bassetti. Toda la asamblea de obispos se puso en pie y aplaudió”.

“Tuve la suerte de conocer personalmente a don Tonino -continuó monseñor Cornacchia-, lo invité dos veces para el precepto pascual. No me dejó decírselo dos veces. Tenía ese gran carisma de comunicar, de suscitar entusiasmo, de abrir ventanas a la esperanza, a la belleza, a la alegría y al corazón de muchos, especialmente de los jóvenes”.

Monseñor Cornacchia subrayó que “el camino de esta Asamblea de la CEI es de sinodalidad, de caminar juntos. Don Tonino Bello nos dejó este mensaje: siempre decía que nosotros los cristianos, nosotros los más cercanos a la Iglesia, debemos estar atentos al paso de los últimos. Es decir, los que no pueden llegar, los que se sienten excluidos, los que se sienten lejos. Hoy el Papa Francisco no hace más que recordarnos estos grandes valores”.

“Estoy convencido de que hoy -concluyó Mons. Cornacchia- todos los cristianos estamos recibiendo un hermoso regalo. Es decir, el estímulo para imitar a quienes nos preceden en el camino de la santidad, la caridad y el testimonio”.

2 nuevos santos

Además del Decreto de Don Tonino Bello, otros decretos se refieren al reconocimiento de dos milagros atribuidos a la intercesión de dos beatos, que llevarán a su canonización. El primero se refiere al beato Tito Brandsma (nacido Anno Sjoerd), sacerdote profeso de la Orden Carmelita, nacido el 23 de febrero de 1881 en Bolsward, Países Bajos,  y asesinado por odio a la fe el 26 de julio de 1942 en Dachau , Alemania.

Brandsma fue asesinado mediante una inyección de ácido carbólico en el campo de exterminio al que había sido llevado tras su detención en el convento de Nimega el 19 de enero de 1942, por su firme oposición al régimen neopagano nazi.

El segundo milagro se atribuye a la intercesión de la beata María de Jesús (nacida Carolina Santocanale), fundadora de la Congregación de las Hermanas Capuchinas de la Inmaculada de Lourdes, que nació el 2 de octubre de 1852 en Palermo, Italia, y murió el 27 de enero de 1923 en Cinisi, Italia.

Otros mártires

También se reconoció el martirio de los siervos de Dios Enrique Planchart, sacerdote profeso del Instituto de los Religiosos de San Vicente de Paúl, Ladislao Radigue y 3 compañeros, sacerdotes profesos de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María, y de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento, asesinados por odio a la fe el 26 de mayo de 1871 en París (Francia).

El decreto sobre las virtudes heroicas afecta también a otros siervos de Dios: Juan de Jesús María (en el siglo: Juan de San Pedro y Ustarroz), sacerdote profeso de la Orden de los Carmelitas Descalzos, nacido el 27 de enero de 1564 en Calahorra (España) y fallecido el 28 de mayo de 1615 en Monte Compatri (Italia). Giorgio Guzzetta, sacerdote de la Confederación del Oratorio de San Felipe Neri, nacido el 23 de abril de 1682 en Piana dei Greci (hoy Piana degli Albanesi) y fallecido el 21 de noviembre de 1756 en Partinico. Natalina Bonardi (nacida María), fundadora de la Congregación de las Hermanas de Santa María de Loreto, nacida el 4 de diciembre de 1864 en Cuneo y fallecida el 25 de julio de 1945 en Vercelli.

Una niña se convierte en venerable

Maria Dositea Bottani (en el siglo: Maria Domenica), superiora general de la Congregación de las Hermanas Ursulinas de la Inmaculada Virgen María de Gandino, nacida el 31 de mayo de 1896 en Pianca y fallecida el 2 de septiembre de 1970 en Bérgamo.

Por último, entre los nuevos venerables hay también una niña brasileña, Odette Vidal Cardoso, que nació el 18 de febrero de 1931 en Río de Janeiro y murió allí el 25 de noviembre de 1939.