La crisis del Líbano “vuelve” al Vaticano

El primer ministro Mikati recibido por Francisco y el secretario de Estado, cardenal Parolin

crisis Líbano Vaticano
El Papa y el primer ministro del Líbano, Najib Mikati © Vatican Media

En la mañana de hoy, 25 de noviembre de 2021, el Papa Francisco ha recibido en audiencia al primer ministro del Líbano, Najib Mikati, que posteriormente se ha reunido con el secretario de estado, el cardenal Pietro Parolin, acompañado por monseñor Paul Richard Gallagher, secretario para las relaciones con los estados.

La crisis libanesa

Intercambio de regalos © Vatican Media

“En el curso de las cordiales conversaciones en la Secretaría de Estado”, dice una nota de la Oficina de Prensa del Vaticano, “se destacaron las relaciones históricas entre la Santa Sede y el Líbano y el importante papel que desempeña la Iglesia católica en el país”. Se hizo referencia a la situación actual que vive el pueblo libanés, especialmente en lo que se refiere a la crisis política y a las condiciones socioeconómicas, con la esperanza de que la justicia, las reformas necesarias y el apoyo de la comunidad internacional contribuyan a restablecer el destino del País de los Cedros.

Además, al tiempo que se subrayó la importancia de promover el concepto de ciudadanía plena para todos los libaneses, se hizo hincapié en la importancia de la coexistencia pacífica, para que el Líbano continúe siendo un mensaje de paz y hermandad que se eleva desde Oriente Medio”.

Las intervenciones del Papa

El Líbano sigue estando en el corazón del Santo Padre, que no deja de hacer sentir su cercanía a ese país tan duramente afectado en los últimos años por los fenómenos migratorios, por tragedias como la explosión del puerto de Beirut y por una crisis política y humanitaria devastadora. El Papa Francisco ha expresado en varias ocasiones su deseo de visitar el país. Renovó su solidaridad con el presidente Aoun en una carta el pasado mes de mayo y promovió un encuentro de oración por el Líbano el 1 de julio.

El día de la oración

En esa ocasión, el Santo Padre reiteró que “el Líbano debe seguir siendo un proyecto de paz” y no dejó de pedir a los políticos y a la comunidad internacional que dejen de “utilizar el Líbano y Oriente Medio para intereses y beneficios extraños”.