La Iglesia como “comunidad de comunidades”

Preguntas y respuestas

Iglesia comunidad de comunidades
La Iglesia, comunidad de comunidades © Cathopic. Yandry Fernandez

El padre Jairo Yate, sacerdote y juez instructor en la diócesis de Ibagué, Colombia, explica la Iglesia como comunidad de comunidades.

***

¿Cuál es el estilo de vida que propone la Iglesia?

La V Conferencia Episcopal celebrada en América Latina (año 2007), Aparecida, Brasil propone una Iglesia Católica que sea comunidad de comunidades. Esto se hará realidad en la comunión de los discípulos misioneros en la Iglesia. Somos Iglesia, somos comunidad, somos discípulos misioneros, llamados a vivir en comunión con los sucesores de los apóstoles y con el Papa.

¿Por qué debemos vivir en comunión con los demás?

La razón se encuentra en el origen de la Iglesia. El Hijo de Dios establece una Iglesia de hermanos, de apóstoles, de hombres que viven en comunión, que aprenden la fraternidad y los valores cristianos, para ser los futuros mensajeros del Salvador del Mundo. Dice el documento de Aparecida:

  1. Jesús al inicio de su ministerio elige a los doce para vivir en comunión con Él (cf. Marcos 3, 14). Para favorecer la comunión y evaluar la misión, Jesús les pide: “Vengan ustedes solos a un lugar deshabitado, para descansar un poco” (Marcos 6, 31-32).

En otras oportunidades se encontrará con ellos para explicarles el misterio del Reino (cf. Marcos 4, 11. 33-34). De la misma manera se comporta con el grupo de los setenta y dos discípulos (cf. Lucas 10, 17-20).

Al parecer, el encuentro a solas indica que Jesús quiere hablarles al corazón (cf. Oseas 2, 14). Hoy también el encuentro de los discípulos con Jesús en la intimidad es indispensable para alimentar la vida comunitaria y la actividad misionera.

Los discípulos viven en comunión

  1. Los discípulos de Jesús están llamados a vivir en comunión con el Padre (1 Juan 1, 3) y con su Hijo muerto y resucitado, en “la comunión en el Espíritu Santo” (2 Corintios 13, 13).

El misterio de la Trinidad es la fuente, el modelo y la meta del misterio de la Iglesia: “un pueblo reunido por la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”, llamada en Cristo “como un sacramento, o signo e instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad de todo el género humano”. La comunión de los fieles y de las Iglesias Particulares en el Pueblo de Dios se sustenta en la comunión con la Trinidad.

¿Existe discipulado sin comunión?

  1. La vocación al discipulado misionero es con-vocación a la comunión en su Iglesia. No hay discipulado sin comunión. Ante la tentación, muy presente en la cultura actual de ser cristianos sin Iglesia y las nuevas búsquedas espirituales individualistas, afirmamos que la fe en Jesucristo nos llegó a través de la comunidad eclesial y ella “nos da una familia, la familia universal de Dios en la Iglesia Católica.

La fe nos libera del aislamiento del yo, porque nos lleva a la comunión”.

¿Cuáles son los signos de una Iglesia comunidad de comunidades?

Los Hechos de los Apóstoles en la Sagrada Biblia nos permiten saber con precisión cuál fue la comunidad – Iglesia, que Jesucristo fundó para la salvación del mundo.

Una Iglesia que vive en comunidad, todos son hermanos, todos practican la caridad y la misericordia. (cf. Hechos 2, 42-47). Todos los creyentes tienen un solo corazón y una sola alma.  (cf. Hechos 4, 32-37). Por el testimonio de vida y la caridad, los discípulos se ganan la estima y nacen nuevos apóstoles. (cf. Hechos 5, 12-16).

La fe de la primera comunidad de creyentes se funda en el testimonio de hombres concretos, conocidos de los cristianos y, para la mayoría, viviendo entre ellos todavía. Estos “testigos de la Resurrección de Cristo” (cf. Hechos 1, 22)

En el lenguaje cristiano, la palabra “Iglesia” designa no sólo la asamblea litúrgica (cf. 1 Corintios 11, 18; 14, 19. 28. 34. 35), sino también la comunidad local (cf. 1 Corintios 1, 2; 16, 1) o toda la comunidad universal de los creyentes (cf. 1 Corintios 15, 9; Gálatas 1, 13; Filipenses 3, 6). (Catecismo 752).

El Señor Jesús dotó a su comunidad de una estructura que permanecerá hasta la plena consumación del Reino. Ante todo, está la elección de los Doce con Pedro como su Cabeza (cf. Marcos 3, 14-15).

La comunidad de los fieles sobre la tierra bajo la guía del jefe común, el Papa, y de los Obispos en comunión con él. Ellos son la Iglesia (Pío XII, discurso 20 de febrero 1946)

¿Cómo se hace realidad, la vivencia de la Iglesia como comunidad?

La vivencia personal y comunitaria de las bienaventuranzas, la evangelización de los pobres, el conocimiento y cumplimiento de la voluntad del Padre, el martirio por la fe, el acceso de todos a los bienes de la creación, el perdón mutuo, sincero y fraterno, aceptando y respetando la riqueza de la pluralidad, y la lucha para no sucumbir a la tentación y no ser esclavos del mal.  (D. Aparecida 383).

¿Cómo explica el Papa Francisco la Iglesia como una comunidad?

De acuerdo al pasaje del libro de los hechos de los apóstoles (4,32). La Iglesia es la comunidad de los nuevos cristianos; un pueblo recién nacido, una Iglesia donde nadie pasa necesidad. Eso es comunidad.

“El modo de vivir de una comunidad cristiana”, de quienes creen en Jesús, es necesario construir un clima en el que reine “la paz y la armonía. ‘Tenía un solo corazón y una sola alma…’. La paz, una comunidad en paz. Esto significa que en esa comunidad no había espacio para las murmuraciones, las envidias, las calumnias, las difamaciones”, sino sólo para la paz. Porque “el perdón, el amor, lo cubría todo”.

Para calificar a una comunidad cristiana de este modo “debemos preguntarnos: ¿cuál es la actitud de los cristianos? ¿Son mansos, humildes? ¿En esa comunidad hay luchas entre ellos por el poder, conflictos por la envidia? ¿Se critica? Entonces no van por la senda de Jesucristo”.  (Homilía, Papa Francisco 29 de abril 2014)