Líder de católicos en Chipre: “Francisco también vendrá a aprender”

Entrevista exclusiva con el padre Jerzy Kraj, vicario patriarcal para Chipre del Patriarcado Latino de Jerusalén

católicos Chipre Francisco
Papa Francisco en un vuelo papal © misionerosdigitales.com

El anuncio del viaje del Papa Francisco a Chipre tomó por sorpresa a la pequeña Iglesia Católica chipriota, unos 30.000 fieles latinos y maronitas. Pero a pesar del poco tiempo disponible para preparar el viaje, el padre franciscano polaco Jerzy Kraj, de 61 años, de Cracovia, no oculta su entusiasmo, en esta entrevista exclusiva con Exaudi, cuya directora editorial, Deborah Castellano Lubov, estará en el avión papal con la prensa: “será un signo de cercanía a las comunidades en dificultad, un sorprendente mensaje de Dios para los que quieren la paz y el diálogo”.

Francisco aterrizará en Chipre -un país de antigua tradición ortodoxa, con una minoría musulmana nada despreciable- el jueves 2 de diciembre por la tarde, y partirá el sábado 4 por la mañana hacia Atenas. “Francisco viene como maestro y también como discípulo”, comenta el padre Kraj. La iglesia con la que se reunirá está formada en gran parte por inmigrantes extranjeros. Pero “el reto pastoral más urgente es el norte de Chipre”, donde no hay sacerdotes católicos.

El padre Kraj habla de los variados orígenes de los católicos en Chipre, del diálogo no siempre fácil con la Iglesia ortodoxa y de la dolorosa división de la isla entre el norte turcochipriota y el sur grecochipriota, en esta larga entrevista concedida a Exaudi antes de su partida en el vuelo papal.

***

Exaudi:  Padre Kraj, ¿qué significa este viaje de Francisco a Chipre para la Iglesia Católica local y para el país?

Padre Jerzy Kraj: El anuncio del viaje de este Papa a Chipre fue una sorpresa para mí y para todos. No creíamos que después de Benedicto XVI, en 2010, otro papa volviera a una pequeña isla después de solo 11 años, y esto dice mucho del espíritu de Francisco, que eligió venir a Chipre porque no es solo una periferia geográfica sino también existencial. Esto es sin duda un signo de cercanía a las comunidades con dificultades.

Exaudi: ¿Y cuáles son las dificultades de la Iglesia católica en Chipre?

Padre Jerzy Kraj: Hablamos de dificultades no solo como Iglesia, sino también de dificultades en las relaciones con el mundo exterior, con respecto al ecumenismo, la realidad de los inmigrantes y, sobre todo, la división de Chipre en dos partes. Nicosia es la última capital de Europa que sigue dividida por un muro. Por ello, la llegada del Papa a Chipre es una señal, un sorprendente mensaje de Dios para todos aquellos que quieren planificar y llevar a cabo un proyecto de paz y de diálogo.

Exaudi: En su opinión, ¿cuáles serán los momentos más importantes y atractivos del programa?

Padre Jerzy Kraj: En síntesis, el programa incluye cuatro momentos solemnes, empezando por el primer encuentro con la Iglesia maronita local. Quisiera destacar el valor de la sinodalidad, tanto en este primer encuentro con los maronitas, es decir, sacerdotes, religiosos, consagrados y movimientos eclesiales, como en el segundo encuentro con la Iglesia latina, en la parroquia de la Santa Cruz. De hecho, en ambas ocasiones habrá dos testimonios para escuchar, para que Francisco pueda recibir el mensaje de nuestra realidad. Me gusta mucho esto, que el Papa venga no solo a enseñar sino también a aprender. Francisco llega a Chipre como maestro pero también como discípulo, como pastor de la Iglesia madre y discípula. El Papa nos traerá ánimos, y es muy importante subrayarlo: sabéis que el lema del viaje es “Comforting each other in faith”, que en italiano se ha traducido oficialmente como “Consolarnos en la fe”, pero la sala de prensa de la Santa Sede lo ha traducido mal; no es “consolarnos en la fe”, sino “confortémonos el uno al otro en la fe”. Este punto es importante: el Papa nos traerá un mensaje que no sólo debemos acoger, sino que debemos vivirlo y llevarlo a los demás.

Exaudi: ¿Y los otros tres encuentros?

Padre Jerzy Kraj: En cuanto al de la parroquia católica de la Santa Cruz, será una oración ecuménica en presencia de las comunidades de inmigrantes, el punto culminante del viaje, la noche antes de la salida. A continuación, tendrá lugar el encuentro con la Iglesia ortodoxa local, con el arzobispo Crysostomos II en el arzobispado ortodoxo con el sínodo ortodoxo, en la iglesia de San Bernabé, inaugurada el 11 de junio, donde el Papa recibirá sin duda una cálida acogida y también un icono de san Bernabé. También nosotros hemos elegido a Bernabé, el apóstol de la isla, como nuestro logotipo para el viaje.

Por último, habrá Misa en el estadio más grande de Chipre, en Nicosia, que solemos utilizar para los partidos de fútbol, y a veces para los conciertos. Por otro lado, el 3 de diciembre, celebrando la memoria litúrgica del gran misionero jesuita san Francisco Javier, haremos de este estadio una gran catedral al aire libre, desde la que se elevarán al cielo nuestras alabanzas, agradecimientos y oraciones, ¡y esperemos que no llueva!

Exaudi: ¿Cuál es la opinión general de los chipriotas sobre Francisco? ¿Qué escriben los periódicos sobre él? ¿Cuáles son las características de la figura del Santo Padre que más llaman la atención?

Padre Jerzy Kraj: Creo que puedo decir que la opinión pública chipriota es bastante favorable al Papa Francisco. He hablado con muchos ortodoxos, incluso antes del anuncio oficial del viaje. También ellos se admiran por la sencillez de Francisco, por su espíritu de cercanía a la gente, especialmente a los más abandonados, este es un aspecto de la figura de Francisco que atrae mucho a la gente, pensando en los pastores que, a diferencia de él, son mucho más cerrados.

Obviamente tampoco faltan algunas críticas, esto es inevitable, pero no debemos pensar que el Papa en Chipre será mal visto o no será recibido con gran respeto y alegría. Por el contrario, sé que los ortodoxos también participarán en la Misa del Pontífice, no será un gran número, pero significa, sin embargo, que hay una acogida para el mensaje de apertura al diálogo que el Papa Francisco traerá también a Chipre.

Exaudi: ¿Quiénes son los católicos de Chipre? ¿Son extranjeros o son originarios del lugar?

Padre Jerzy Kraj: La Iglesia católica de Chipre está formada por dos grupos, el latino y el maronita. La Iglesia latina, según las estadísticas oficiales de hace 10 años, tiene unos 25.000 fieles, de los cuales unos 2.500 son chipriotas, es decir, locales. Pero incluso entre estos 2.500 hay extranjeros que han solicitado y obtenido la ciudadanía por estar casados con un marido o mujer chipriota. El resto son todos trabajadores extranjeros, en su mayoría filipinos, esrilanqueses, indios y algunos europeos, sobre todo polacos y rumanos. Ahora también tenemos un grupo de ucranianos de rito greco-católico. La última ola migratoria fue la de los refugiados africanos, y entre ellos también hay católicos que acuden a nuestra Iglesia. Así que la comunidad latina es muy variada en cuanto a sus orígenes.

Exaudi: ¿Y la Iglesia maronita?

Padre Jerzy Kraj: La Iglesia maronita, por su parte, cuenta con entre 5.000 y 7.000 fieles, no lo sabemos realmente, porque recientemente, debido a la crisis económica del Líbano, muchos libaneses se han trasladado a Chipre. La comunidad se compone, en primer lugar, de familias chipriotas de antiguo origen libanés, porque la Iglesia maronita es esencialmente libanesa, y estas familias se han trasladado del Líbano a Chipre durante décadas, si no siglos. También está el nuevo grupo de maronitas que han llegado aquí en los últimos dos, tres o cinco años, huyendo de la crisis económica del Líbano, ya que Beirut está a sólo 20 minutos en avión.

Exaudi: En una iglesia tan pequeña y culturalmente diversa, ¿cuáles son los retos pastorales más urgentes?

Padre Jerzy Kraj: Es evidente que la pastoral no puede ignorar la pluralidad de lenguas y culturas de nuestros fieles. Para las celebraciones litúrgicas utilizamos principalmente el inglés, pero intentamos no olvidar el griego. La variedad de nacionalidades nos obliga a ser flexibles con las diferentes culturas. En nuestra parroquia más grande tenemos 6 grupos lingüísticos para los que celebramos una Misa cada mes: además de los filipinos, el grupo más numeroso, hay indios, esrilanqueses, y luego celebraciones en francés, español y también polaco. Pero el mayor reto es, sin duda, la parte norte de Chipre.

Exaudi: ¿Por qué?

Padre Jerzy Kraj: Porque cada vez hay más estudiantes africanos en las universidades turcochipriotas, y entre ellos hay muchos católicos. Cada semana cruzamos la frontera y vamos a celebrar la Misa en 3 lugares del norte de Chipre: la capilla franciscana de Santa Isabel en Kyrenia, la iglesia de San Marcos en Famagusta, que compartimos con los anglicanos, y una sala que alquilamos para el grupo de estudiantes de la C.I.U. (Cyprus International University, Universidad Internacional de Chipre). De la parte turcochipriota de Nicosia tenemos al menos 400, quizás incluso 500 fieles presentes cada domingo en nuestras liturgias, y para nosotros la atención pastoral de ellos es un gran desafío. Esto significa que tenemos que consolidar nuestra presencia en el norte de Chipre, porque actualmente no hay ningún sacerdote católico de rito latino residente allí.

Exaudi: ¿Estarán también en la Misa del Papa en Nicosia?

Padre Jerzy Kraj: Lamentamos que no estén presentes en los actos del viaje del Papa. Hemos pedido, pero será difícil de obtener, la presencia de una representación de ellos, hemos presentado una solicitud para 11 de ellos, acompañada de todos los documentos necesarios, para obtener un permiso para cruzar la frontera y participar en la Misa del Papa. Sin embargo, me temo que será difícil que el Gobierno chipriota conceda estos permisos.

Exaudi: Pero, ¿se necesita siempre un permiso para cruzar la frontera de norte a sur?

Padre Jerzy Kraj: Todo el mundo, tanto ciudadanos chipriotas como turistas y extranjeros, puede cruzar la frontera hacia el norte de Chipre con un documento de identidad o un pasaporte. Por otro lado, viniendo del norte de Chipre, todo el mundo puede cruzar los controles fronterizos con un documento de identidad, pero no los extranjeros que tengan un visado expedido por las autoridades de la República Turca del Norte de Chipre (TRNC), que no está reconocida a nivel internacional.

Exaudi: Hablemos de las relaciones con la Iglesia Ortodoxa. ¿Cómo las describiría? ¿Cuál es el estado del diálogo ecuménico en Chipre? ¿Y cuáles son las dificultades?

Padre Jerzy Kraj: El ecumenismo en Chipre no es tanto una cuestión de diálogo teológico, sino de convivencia diaria entre diferentes iglesias. Ciertamente no faltan señales de respeto y apertura hacia nosotros. A menudo hemos sido invitados a diversas reuniones de la Iglesia Ortodoxa chipriota, especialmente el obispo Vasilios de Famagusta, que es un obispo muy abierto y un gran amigo nuestro, y que una vez nos invitó a hablar públicamente de nuestra devoción como católicos a la Thotokos, la Madre de Dios… Lo que quiero subrayar es que la colaboración y las relaciones son muy respetuosas, incluso útiles. En toda la isla de Chipre, aparte del norte de Chipre, los católicos celebramos Misa en 7 lugares. De ellas, tres son iglesias franciscanas que nos pertenecen, cuatro son iglesias cedidas para su uso por la Iglesia Ortodoxa, esto es, la iglesia de Pafos, dos capillas en Paralimni y Agia Napa y también una capilla en Polis. Y esto es una prueba de que, si la Iglesia se abre a un diálogo hecho no sólo de palabras, sino de diálogo concreto, entonces nacen hermosas experiencias de respeto y ayuda mutua.

Exaudi: Entonces, ¿no percibe ninguna hostilidad entre las distintas comunidades?

Padre Jerzy Kraj: Hostilidad no, pero sin olvidar que con algunos obispos y sacerdotes no todo es bonito, no todo son rosas y flores. Por ejemplo, hay quienes dificultan los matrimonios mixtos. Nunca he oído hablar de casos de rebautismo, pero sé que algunos, cuando un católico se casa con un ortodoxo o una católica se casa con un ortodoxo, entonces celebran una especie de confirmación, una unción con aceite bendito, sólo para decir que la persona ha recibido un “sello” de la Iglesia Ortodoxa. No todo el mundo lo hace, pero algunas experiencias nos dicen que no todo el mundo es tan abierto de mente a la hora de reconocer la validez de los sacramentos católicos, así que digamos que es un poco folclórico…

Exaudi: En Chipre también existe una presencia musulmana nada pequeña. ¿Qué relaciones tienen con esa comunidad?

Padre Jerzy Kraj: Chipre, como saben, está hoy dividido en dos partes. La parte grecochipriota abarca dos tercios de la isla, el resto es la República de Chipre del Norte. La división entre el norte y el sur también es étnica. Cuando se creó esta división territorial en 1974, también se dividió la población, podemos decir que fue una verdadera limpieza étnica, es decir, el desplazamiento de las familias grecochipriotas del norte al sur y de las familias turcochipriotas en sentido contrario.

Llevo ocho años viviendo en Chipre, y en este periodo he visto a la población musulmana del norte sometida a una política de islamización cada vez más fuerte, impulsada principalmente por Erdogan, desde Turquía. Yo lo defino como una islamización bastante superficial por el momento. Las autoridades están construyendo muchas mezquitas, pero no estoy convencido de que mucha gente acuda a ellas. Sé que hay trabajadores extranjeros paquistaníes que acuden a las mezquitas para las grandes fiestas religiosas islámicas, pero todavía no hay un gran despertar religioso. Sin embargo, en los últimos años las mezquitas han surgido y crecido como setas después de una buena lluvia. Algunos pueblos pequeños tienen una mezquita con un minarete, los pueblos más grandes 2 minaretes, en el norte de Nicosia hay una gran mezquita con 4 minaretes y se está construyendo otra con 6 minaretes.

Debo decir, sin embargo, que existe un diálogo, tenemos una “Religious Track” (“Vía Religiosa”) que este año cumple 11 años de actividad, bajo los auspicios de la Embajada de Suecia. Estamos 4 líderes cristianos, los ortodoxos, los maronitas, los armenios y yo como vicario patriarcal de Chipre, junto con el Muftì de Chipre. Y esta mesa de diálogo es un signo positivo de apertura mutua. No tenemos poder para tomar ninguna decisión política, pero también mostramos a los políticos que es posible sentarse a la misma mesa y discutir los problemas cara a cara.

Exaudi: Pero, ¿hay -o ha habido alguna vez- preocupación entre los cristianos y los católicos en particular por cualquier signo de extremismo religioso hostil a ellos?

Padre Jerzy Kraj: En Chipre no existe ese género de fanatismo religioso. Lo que encontramos, en cambio, es una falta de voluntad, sobre todo por parte de los turcochipriotas, de actuar para preservar el patrimonio religioso cristiano en el norte; estamos hablando de iglesias abandonadas, si no destruidas. Ha habido una mejora: ahora existe una comisión bilateral encargada de proteger este patrimonio cultural, es decir, monumentos como iglesias, cementerios e incluso mezquitas, en las dos partes en las que se divide Chipre. Ha habido iglesias que durante algún tiempo se han convertido incluso en establos, ahora se está tratando de tener más respeto por los sitios. Hay algunas señales positivas, pero el objetivo sigue estando muy lejos. No hay actos de vandalismo, pero este año, por ejemplo, se organizó un concierto de música heavy en una iglesia armenia medio abandonada, que acabó en YouTube, y por eso protestamos, porque supone utilizar un lugar sin el permiso del propietario.

Seguimos celebrando la Misa sin dificultad en la parte norte de Chipre, como he dicho antes, al menos hasta la llegada de la pandemia de COVID-19 y las consiguientes restricciones. Antes también celebrábamos la Misa en la sala de la universidad, ahora tenemos que alquilar una sala grande fuera del campus universitario.

Exaudi: ¿Qué legado dejará el viaje del Papa en Chipre?

Padre Jerzy Kraj: Creo que el lema elegido para el viaje del Papa corresponde precisamente a nuestras expectativas de sembrar nuevos ánimos para vivir y transmitir la fe. Es importante que, como comunidad, en este año de preparación del Sínodo, nos sintamos implicados y corresponsables de la Iglesia. Francisco viene a darnos indicaciones, pero también a escuchar. Y esto nos pone frente a la realidad de nuestra fe, de mi fe. Tenemos una comunidad viva, sobre todo gracias a los filipinos, que están muy organizados en grupos de oración, que no vienen a la iglesia sólo para la Misa. El problema ahora es sólo el poco tiempo que queda para preparar todo lo necesario para el Papa, dado que nuestros fieles sólo están libres los sábados y domingos y menos durante la semana.

Exaudi: ¿Cómo lo haréis?

Padre Jerzy Kraj: Tenemos que arreglárnoslas, ya que el anuncio de la llegada del Papa se hizo con solo un mes de antelación. Pero seguirá siendo bonito sembrar las semillas de un nuevo impulso evangélico, con el estímulo del Santo Padre y nuestra acogida para él.