Nigeria: El Papa reza por víctimas de la masacre de Pentecostés

Al menos 50 personas asesinadas

El Papa Francisco reza en la Misa de Pentecostés, 5 junio 2022 © Vatican Media

Tras el atentado del pasado domingo de Pentecostés, a la iglesia de San Francisco de Owo, en el Estado de Ondo, Nigeria, el Papa Francisco expresa en un telegrama su cercanía espiritual a la diócesis católica de Ondo.

El Santo Padre define este ataque como “horrible” y se muestra “profundamente entristecido” en la citada misiva firmada por el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin y dirigida monseñor Jude Ayodeji Arogundade, obispo de Ondo, la diócesis a la que pertenece Owo, donde se encuentra la iglesia de San Francisco.

De acuerdo a la agencia misionera Fides, según fuentes periodísticas “al menos 50 personas han sido asesinadas por el comando, que disparó contra la gente fuera y dentro del edificio de la iglesia, matando e hiriendo a los fieles”.

En sus palabras, Francisco asegura su “cercanía espiritual a todos los afectados por este indecible acto de violencia” y “encomienda las almas de los muertos a la misericordia de Dios” e “implora la curación y el consuelo divino sobre los heridos y los que lloran”.

Asimismo, el Pontífice reza “por la conversión de los que están cegados por el odio y la violencia, para que elijan el camino de la paz y la justicia”.

Finalmente, ofrece “las bendiciones divinas de consuelo y fortaleza” e invita a los fieles a continuar viviendo “el mensaje del Evangelio con fidelidad y valor”.


El mismo día del ataque, Matteo Bruni, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede informó: “El Papa Francisco reza por las víctimas y por el país, dolorosamente afectado en un momento de fiesta, y encomienda a ambos al Señor, para que envíe su Espíritu a consolarlos”.

Comunicado de la diócesis de Ondo

El 5 de junio de 2022, domingo de Pentecostés, unos hombres armados irrumpieron en la iglesia de San Francisco Javier de Owo, y abrieron fuego contra los fieles que celebraban Pentecostés. Muchos de ellos murieron, entre los que se encontraban niños.

“El domingo de Pentecostés, cuando todos los católicos se dirigen a la iglesia para celebrar esta solemnidad, unos hombres armados no identificados atacaron la iglesia de San Francisco de Owo”, indica un comunicado de la diócesis nigeriana.

“Los agresores han provocado numerosas víctimas y heridos. La identidad de los asaltantes no se conoce todavía y la masacre ha devastado a la comunidad”, se lee. “Todos los sacerdotes y el obispo están a salvo y ninguno de ellos ha sido secuestrado como informaron erróneamente algunos medios de comunicación social”, aclara la nota.

“En este momento de la historia de nuestro querido país, Nigeria, necesitamos la intervención definitiva de Dios para restablecer la paz y la tranquilidad”, añade el texto.

“El obispo pide a todos que mantengan la calma, respeten la ley y recen por la paz y la vuelta a la normalidad en nuestra comunidad, nuestro estado y nuestro país”, concluye.