No a la violencia, no a la guerra, no a las armas: el Papa Francisco clama por una cultura de paz

El Video del Papa de abril馃檹

Myanmar Papa violencia
Audiencia General 17 marzo 2021 漏 Vatican Media

鈥淒esarrollemos una cultura de la paz. Cultura de la paz鈥, pide con fuerza el聽Papa Francisco.聽Este es el llamado que hace聽El Video del Papa聽de abril con la nueva intenci贸n de oraci贸n que conf铆a a toda la聽Iglesia Cat贸lica, a trav茅s de la聽Red Mundial de Oraci贸n del Papa.

El pr贸ximo 11 de abril se cumplen 60 a帽os de la publicaci贸n de la enc铆clica聽Pacem in terris聽escrita por el聽Papa Juan XXIII聽y que lleva como subt铆tulo 鈥淪obre la paz entre todos los pueblos que ha de fundarse en la verdad, la justicia, el amor y la libertad鈥. En su video de este mes,聽Francisco聽renueva este mensaje con fuerza, destacando 鈥渜ue la guerra es una locura, est谩 m谩s all谩 de la raz贸n鈥.

Aquella frase de hace sesenta a帽os, citada por聽Francisco聽en el mensaje que acompa帽aba su intenci贸n de oraci贸n, est谩 m谩s vigente que nunca, como lo est谩n los testimonios dejados por algunas de las personas que plantaron semillas de paz en el siglo pasado: san Juan XXIII, por supuesto, pero tambi茅n Mahatma Gandhi, Martin Luther King, santa Teresa de Calcuta. En el Video del Papa de este mes, sus retratos en blanco y negro aparecen en medio de las escenas de destrucci贸n causadas por la violencia actual: desde la guerra de Ucrania a las de Oriente Medio, pasando por los enfrentamientos y tiroteos incluso en los pa铆ses m谩s ricos, como Estados Unidos. Aunque no han faltado testigos, en definitiva, el mundo a煤n no ha aprendido la lecci贸n fundamental: que 芦cualquier guerra, cualquier enfrentamiento armado, acaba siendo una derrota para todos禄.

La paz es el objetivo

En un art铆culo que Amnist铆a Internacional public贸 sobre datos y estad铆sticas del uso de armas entre 2012 y 2016, se revela una muestra de lo que resulta de una cultura de violencia: por ejemplo, m谩s de 500 personas mueren cada d铆a por la violencia armada y un promedio de 2000 resultan heridas; adem谩s, el 44 % de los homicidios en el mundo se cometen con armas de fuego. Esto se relaciona directamente con la industria de las armas: 8 millones de armas port谩tiles son producidas cada a帽o, junto a 15,000 millones de cartuchos de munici贸n. Y en lo que respecta al conflicto armado,聽Acci贸n contra la violencia armada聽(Action on Armed Violence, AOAV) adelant贸 que el panorama del 2023 no parece ser alentador: los nuevos enfrentamientos, en particular la invasi贸n rusa a Ucrania y los estallidos en Asia, se sumaron a los conflictos y luchas armadas en curso en el Cuerno de 脕frica y Oriente Medio, entre otros.

El 煤nico camino posible para frenar esta embestida es buscar y poner en marcha, en el 谩mbito local e internacional, v铆as de di谩logo real y asumir 鈥渓a no violencia鈥 como 鈥渦na gu铆a para nuestra actuaci贸n鈥. Este mensaje se hace eco de lo que adelant贸 el聽Papa Juan XXIII聽hace 60 a帽os: 鈥淟a violencia jam谩s ha hecho otra cosa que destruir, no edificar; encender las pasiones, no calmarlas; acumular odio y escombros, no hacer fraternizar a los contendientes, y ha precipitado a los hombres y a los partidos a la dura necesidad de reconstruir lentamente, despu茅s de pruebas dolorosas, sobre los destrozos de la discordia鈥.


Paz sin armas

En un momento de la historia marcado por el conflicto en Ucrania, que ha implicado a un gran n煤mero de pa铆ses en el 煤ltimo a帽o, Francisco recuerda que, incluso en los casos de leg铆tima defensa, el objetivo final debe ser siempre la paz: incluso cuando esta paz, como hoy, parece lejana. Pero 芦una paz duradera -a帽ade- s贸lo puede ser una paz sin armas禄, y por eso insiste en el tema que le es muy querido del desarme a todos los niveles, incluso dentro de la sociedad: 芦la cultura de la no violencia -concluye de hecho, en su intenci贸n de oraci贸n- pasa por un recurso cada vez menor a las armas, tanto por parte de los Estados como de los ciudadanos禄.

El聽P. Fr茅d茅ric Fornos S.J., Director Internacional de la聽Red Mundial de Oraci贸n del Papa, coment贸: 鈥淔rente a la violencia de nuestro tiempo Francisco propone todo un mes para orar 鈥榩or una mayor difusi贸n de una cultura de la no violencia鈥. La paz entre los pueblos comienza, de hecho, en lo m谩s concreto e 铆ntimo del coraz贸n, cuando encuentro al otro en la calle, su rostro, su mirada, sobre todo el que viene de otra parte, el que no habla como yo y no tiene la misma cultura, el que es extra帽o en sus actitudes y al que se llama 鈥榚xtranjero鈥. La guerra y el conflicto comienzan aqu铆 y ahora, en nuestros corazones, cada vez que permitimos que la violencia sustituya a la justicia y al perd贸n. El Evangelio nos muestra que la vida de Jes煤s revela el verdadero camino de la paz y nos invita a seguirlo. Es en este esp铆ritu que estamos llamados a 鈥榙esarmarnos鈥, en el sentido de 鈥榙esarmar鈥 nuestras palabras, nuestras acciones, nuestro odio. Oremos pues, como nos invita聽Francisco聽para que 鈥榟agamos de la no violencia, tanto en la vida cotidiana como en las relaciones internacionales, una gu铆a para nuestra actuaci贸n鈥欌.