El Papa Francisco, “poderoso signo de los tiempos”

Entrevista a Susana Nuin, coordinadora general del CEBITEPAL: Centro de Formación y Estudios del CELAM

Papa Francisco signo tiempos
Susana Nuin © Susana Nuin

El Papa Francisco “significa para mí un poderoso signo de los tiempos conducido por un fuerte viento del Espíritu que lleva a realidades siempre antiguas y siempre nuevas, como son las realidades de la Iglesia”, comparte Susana Nuin, coordinadora general del CEBITEPAL: Centro de Formación y Estudios del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

Nuin ha conversado con Exaudi sobre el actual Pontífice, a quien conoció en 2007 la V Conferencia en Aparecida, Conferencia General del Episcopado de América Latina y El Caribe en la que el entonces cardenal Bergoglio tuvo una gran presencia. El ahora Santo Padre presidió la comisión de redacción final del conocido como Documento de Aparecida. Este texto es clave para leer el ministerio del actual Sucesor de Pedro y para la Iglesia en esta gran región.

La coordinadora general del CEBITEPAL habla también, por supuesto, de este centro de formación y de su excelente oferta educativa y formativa, de su trabajo dentro de este organismo eclesial, así como del papel de los laicos y de las mujeres en la Iglesia, de la situación de las féminas en la actualidad y de la reciente Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe.

***

Exaudi: Usted conoció al Papa Francisco en Aparecida, cuando aún era el cardenal Jorge Mario Bergoglio, cuéntenos como fue su encuentro con él y lo que ha significado y significa para usted el actual Pontífice…

Susana Nuin: Tuve el gusto, el honor de conocer al Papa Francisco, al cardenal Jorge Bergoglio en Aparecida. En realidad, mi encuentro con él fue un encuentro intenso, de trabajo, de comprensión en el sentido de estar como en una misma línea cooperando para ese trabajo tan amplio y tan significativo de una asamblea como aquella V conferencia del episcopado latinoamericano y caribeño.

Tengo muy claro que el cardenal Bergoglio trabajó de una manera desmedida para poder armonizar todas las propuestas de Aparecida en un texto que está cargado de significado y que fue un “texto en contexto” porque fue una experiencia vivida de una manera muy armónica donde la unidad en la diversidad reinó y no dejó de haber diversidad y por eso mismo se potenció la armonía y el vínculo entre todos.

El actual Pontífice significa para mí un poderoso signo de los tiempos conducido por un fuerte viento del Espíritu que lleva a realidades siempre antiguas y siempre nuevas, como son las realidades de la Iglesia. ¿Qué quiero decir con esto? Que el Papa se ha dedicado a que se actúe decididamente ese fantástico documento pero que además viene y proviene de un evento extraordinario epocal que fue el Vaticano II. Creo que Bergoglio trae consigo tres aspectos fundamentales de destacar: la actuación del Vaticano II, la puesta en marcha que aun si tiene las décadas que tiene no quiere decir que en el tiempo no puedan desarrollarse y encarnarse siempre más. Al mismo tiempo, siendo un Papa jesuita trae todo el bagaje del discernimiento que es algo existente en la Iglesia de los primeros tiempos pero que posteriormente se ha ido tapando por otros elementos y el Papa Bergoglio lo trae nuevamente sobre la mesa de la Iglesia. También una mirada particular por las periferias, por los rostros olvidados, por todos los hermanos que sufren en el mundo y, obviamente, por la creación.

El Papa Bergoglio es una página en la historia de la Iglesia que no me imaginaba haber podido leer ni que me hubiera dado la vida para poder leerla y me maravilla.

Exaudi: Como mujer laica ocupando un cargo de dirección en un organismo eclesial, usted es una muestra del protagonismo que el Santo Padre pretende dar al laicado y a las féminas dentro de la Iglesia. ¿Qué le parecen estos cambios inclusivos? ¿Qué beneficios cree que aportan a la Iglesia una mayor presencia de los laicos en general y de las mujeres en particular?

Susana Nuin: La Iglesia sin los laicos y sin las mujeres no es pueblo de Dios. El Vaticano II, ya la Iglesia primitiva, la Iglesia que acompañó a Jesús, tenían este anhelo profundo por lo que podía ser la presencia, la inclusión y la dimensión del pueblo de Dios donde todos participan. Dentro de este marco, la presencia de los laicos es fundamental porque son los que interactúan en la cultura, en la dimensión social, política, económica… y no solo es por dónde actúan sino por la vocación en sí misma que llevan. Es un magnífico ministerio de realización en la sociedad. Del mismo modo, pienso que es imposible pensar en una Iglesia sin las mujeres. Creo que debemos siempre recentrarnos en la dimensión trinitaria de la relación varón-mujer para comprender que en esa relación, más allá del matrimonio, de la pareja, en toda relación varón-mujer se establece esa imagen única trinitaria de Dios. Son dimensiones que no pueden faltar. Se está haciendo un proceso que es lento, que tiene que ser, si es posible, más veloz.

Exaudi: Como socióloga usted ha investigado la situación de la mujer en la actualidad, ¿cuáles cree son los retos sociales principales a los que se enfrenta que se deben abordar? ¿Qué actitud presenta la Iglesia frente a ellos?

Susana Nuin: La mujer, sin duda, ha conquistado espacios, derechos, protagonismos. La mujer ofrece una mirada singular, que no es la del varón, que es fundamental para la concretización de cualquier convivencia armónica en la vida en general y en todos los planos. Los desafíos que se deben abordar son muchos porque quizás como nunca existen los femicidios o como nunca se conocen por la comunicación, los medios, las redes. De todas maneras, hay que preguntarse si los femicidios, si la violación de los derechos de la mujer, no están vinculados a una cierta desubicación que se produce en el varón a partir de perder esa hegemonía que caracterizaba la cultura de unas décadas atrás. Dentro de este marco hay que estar muy atentos porque hay femicidios que son ocultados o que ni siquiera son percibidos. Por ejemplo, una mujer embarazada, como sucede en nuestra América Latina, tiene que recoger café en una montaña profundamente inclinada y llena de precipicios con una posibilidad enorme de sacrificar su vida y la de su hijo. Este es solo un dato. De estos femicidios hay muchísimos y no los advertimos, no advertimos los peligros, y tampoco advertimos que son tan serios como aquellos que se producen con un hacha o con un cuchillo o con una pistola. El compromiso frente a los retos y los desafíos son muchísimos. Y esta es una investigación que indica que debemos ir más allá a concebir qué está pasando realmente con las mujeres en la sociedad.

Exaudi: Para las personas que no lo conozcan, ¿puede explicar por qué existe el CEBITEPAL y su papel dentro de la Iglesia en Latinoamérica y el Caribe? Como coordinadora general del mismo, ¿cuáles son sus funciones?

Susana Nuin: Mi función es de coordinadora general del CEBITEPAL: Centro de Formación y Estudios de CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano). Está compuesto por la dimensión teológica y bíblica del magisterio pastoral y ecológica-social. Todas estas dimensiones se encuentran en los estudios que brinda el CEBITEPAL que es para toda América latina y el Caribe, tiene más de 45 años y ha llevado siempre un input, ha dejado una huella en la formación pastoral. Por eso es tan reconocido por las conferencias episcopales y los centros de estudios: la primacía en lo pastoral.

El CEBITEPAL tiene distintas dimensiones, responde y está al servicio de las conferencias episcopales, de las universidades de continente, de los centros de estudio, de las diócesis, de las regiones, de las Iglesias particulares y, además, ofrece una experiencia única en el continente de interculturalidad. En cada curso, diplomado o itinerario formativo concurren personas de los 22 países de Latinoamérica y el Caribe lo cual es muy emocionante también. Es una experiencia intervocacional, intereclesial y, particularmente, intercultural.

Exaudi: Explíquenos las perspectivas y objetivos más inmediatos del CEBITEPAL ¿Quiénes pueden beneficiarse de este excelente centro de formación eclesial?

Susana Nuin: Creo que en el CEBITEPAL pueden realmente beneficiarse todos: todos pueden formarse. Tenemos cursos para, por ejemplo, los migrantes en Estados Unidos, los migrantes en Europa, queremos atender a esos latinoamericanos que están por el mundo y se va logrando. El fundamento del CEBITEPAL radica en que es un órgano del corazón mismo del CELAM junto a los otros tres departamentos que se ofrece en articulación con el Centro de Acción Pastoral y Redes, con el Centro de Gestión de Conocimiento y con el Centro para la Comunicación. Desde allí se proyecta su accionar que es para formación de todo el pueblo de Dios.

Exaudi: Usted ha participado en la reciente Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe, cuéntenos cuál ha sido su experiencia personal y lo que significa este evento para la Iglesia regional y universal…

Susana Nuin: He tenido el honor, la gracia de Dios de poder participar en la 1ª Asamblea Eclesial del continente que evidentemente marca un signo importante que es el de un pueblo de Dios en marcha por un camino sinodal todos juntos en comunión, participación y hacia la misión. En ese sentido, la Asamblea ha sido un logro grande primero de ser parte de un proceso: no es un evento cerrado y autorreferencial que recoge la escucha, el discernimiento, vuelve a discernir sobre esos elementos en la Asamblea, y produce 41 desafíos que después se sintetizan en 12. Lo más interesante y destacable de esto es que se dio en un marco de mucha apertura, de 150 personas en México como una pequeña representación y 750 personas en Zoom. El compromiso de las personas que han participado en forma digital ha sido enorme. Estamos transitando las venas de América Latina, como decía el autor Galeano, más que venas abiertas son arterias de fraternidad, de posibilidad hacia la socialidad y arterias sobre todo comunionales y en el camino de sínodo. Esta 1ª Asamblea es ya un testimonio muy grande, todo su proceso de cómo América Latina se prepara para el Sínodo. Veo este evento como muy muy importante. Es relevante destacar que se percibían, se recibían, se constataban, se transformaban en posibilidades las polarizaciones que existen en nuestra sociedad. No es que estamos fuera de la cultura o fuera del tiempo. En este sentido, podemos decir que la Asamblea ha sido una convivencia y convergencia de lo distinto, las distintas miradas, concepciones, formas de actuar, capaces de converger y esto es una enorme riqueza para la Iglesia.

Exaudi: ¿Cuál es el itinerario formativo, la oferta educativa del CEBITEPAL para el 2022?

Susana Nuin: Con respecto a la oferta formativa para el 2022 del CEBITEPAL creo que el número 1 se lo lleva la formación en distintos frentes, a distintas vocaciones y distintos servicios de la sinodalidad. La importancia de que no sea un término que sea una moda o que camina de boca en boca, sino que sea una realidad de conversión, de transformación y de incidencia en todos nosotros y nuestras comunidades. Entonces, el primer punto se lo lleva la sinodalidad. En las ofertas formativas del CEBITEPAL se da muchísima atención a todo el proceso de renovación que el CELAM vive y que tiene que ver con la Ecología Integral, la Justicia Social, la Paz, los Derechos Humanos, las poblaciones afro-indígenas, los últimos y los olvidados. En una palabra: los frentes a los cuales el CEBITEPAL responde están íntimamente vinculados al proceso de los 41 desafíos presentados en la Asamblea y los 12 posteriormente. Los cursos y diplomados reflejan esa realidad.