El Papa ora por paz en Ucrania y por víctimas de tornados de EEUU

Palabras después de la oración mariana

Papa Ucrania tornados EEUU
Ángelus, 12 diciembre 2021 © Vatican Media

Tras el rezo del Ángelus de este domingo, 12 de diciembre de 2021, el Papa Francisco pidió por la paz en Ucrania inmersa en tensiones y conflictos y por las víctimas del tornado que ha golpeado Kentucky y otras partes de EEUU. Sobre el país ucraniano, añadió: “Me entristece mucho la última estadística que he leído. Este año se han fabricado más armas que el año pasado. Las armas no son el camino. ¡Que esta Navidad del Señor traiga la paz a Ucrania!”.

A continuación el Santo Padre saludó a los fieles hoy en la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe con la entusiasta aclamación de “¡Viva la Virgen de Guadalupe!”. Una gran parte de la multitud vino de países de todo el mundo, visitando la plaza para rezar el Rosario en honor a Nuestra Señora de Guadalupe. Francisco destacó las numerosas banderas, especialmente de América Latina. De hecho, para saludar a esta parte de los peregrinos, cambió los idiomas del italiano al español.

Asimismo, el Papa felicitó a “Caritas Internationalis, que cumple 70 años. “¡Es jovencita, eh! Necesita crecer y hacerse más fuerte. Cáritas es, en todo el mundo, la mano amorosa de la Iglesia para los pobres y los vulnerables, en los que Cristo está presente”. Por último, saludó a los fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro, deseando a todos un feliz domingo.

A continuación, siguen las palabras del Pontífice después del Ángelus, ofrecidas por la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

***

Palabras del Papa

Queridos hermanos y hermanas:

Quisiera asegurar mis oraciones por la querida Ucrania, por todas sus Iglesias y comunidades religiosas y por todo su pueblo, para que las tensiones que la rodean se resuelvan mediante un diálogo internacional serio y no con las armas. Me entristece mucho la última estadística que he leído. Este año se han fabricado más armas que el año pasado. Las armas no son el camino. ¡Que esta Navidad del Señor traiga la paz a Ucrania!

Y también rezo por las víctimas del tornado que ha golpeado Kentucky y otras partes de los Estados Unidos de América.

Ahora permítanme cambiar al idioma español….

Saludo con afecto a las comunidades de todo el continente americano y de las Filipinas. ¡Cuántas banderas de países americanos!, que se han reunido aquí en la plaza de San Pedro a rezar el Rosario para honrar a la Virgen de Guadalupe y para consagrarse a ella. ¡Los felicito! Felicito a ustedes que con este gesto se han unido a quienes desde Alaska hasta la Patagonia festejan a Santa María de Guadalupe, Madre del verdadero Dios por quien se vive cada 12 de diciembre. La Virgen de Guadalupe y San Juan Diego nos enseñan siempre a caminar juntos desde las periferias hasta el centro en comunión con los sucesores de los apóstoles, que son los obispos para así, ser Buena Noticia para todos. Esta experiencia debe repetirse, una y otra vez. De este modo, Dios que es comunión animará a la conversión y a la renovación de la Iglesia y de la sociedad, que tanto necesitamos en las Américas. La situación de tantos países americanos es muy triste y también necesitamos en el mundo. Me alegra que con actos de fe y de testimonio público, como el que ustedes han realizado hoy, comencemos a preparar el Jubileo Guadalupano del 2031 y el Jubileo de la Redención del 2033. ¡Tenemos que mirar adelante siempre! Todos juntos ¡viva la Virgen de Guadalupe!

Dirijo también mis felicitaciones a Caritas Internationalis, que cumple 70 años. ¡Es jovencita, eh! Necesita crecer y hacerse más fuerte. Cáritas es, en todo el mundo, la mano amorosa de la Iglesia para los pobres y los vulnerables, en los que Cristo está presente. Os invito a continuar vuestro servicio con humildad y creatividad, para llegar a los más marginados y fomentar el desarrollo integral como antídoto a la cultura del descarte y de la indiferencia. En particular, animo a su campaña global “Juntos”, basada en la fuerza de las comunidades para promover el cuidado de la creación y de los pobres. Las heridas infligidas a nuestra casa común afectan dramáticamente a los últimos, pero las comunidades pueden contribuir a la necesaria conversión ecológica. Por eso invito a unirse a la campaña de Caritas Internationalis.

Y vosotros, queridos amigos de Caritas Internationalis, seguid con vuestra labor de racionalizar la organización para que el dinero no vaya a las organizaciones sino a los pobres. Agilicen bien esta organización.

Y os saludo a todos, romanos y peregrinos; especialmente a vosotros, niños y niñas que habéis venido con vuestras estatuillas del Niño Jesús a recibir la bendición. Al final daré la bendición a todas las estatuillas. Agradezco al Centro Oratori Romani, y les pido que lleven mis mejores deseos de una feliz Navidad a sus abuelos y a todos sus seres queridos.

Saludo a los fieles de Leiria (Portugal) y a los de la parroquia de San Luis Gonzaga de Roma. Saludo a los niños de Civitavecchia que se preparan para la Primera Comunión y a los niños romanos de Santa Maria Estrella de la Evangelización que están en el camino de la Confirmación. Saludo a los Scouts adultos de Rimini y San Marino-Montefeltro y al grupo de trabajadores escolares de Sondrio; así como a los ciudadanos de los pueblos de Ardeatini, a los que animo a dialogar por el cuidado de su territorio. También saludo al grupo de Senigallia (Marche).

Y deseo a todos un buen domingo. Saludemos una vez más a Nuestra Señora de Guadalupe. ¡Viva la Virgen de Guadalupe! Por favor, no os olvidéis de rezar por mí. Buen almuerzo y hasta pronto.