El Papa reza por los enfermos y los que sufren ante la Inmaculada

Acto de carácter privado en la solemnidad de la Inmaculada Concepción

El Papa Francisco reza en la plaza de España frente a la Inmaculada © Vatican Media

En la mañana de hoy, 8 de diciembre de 2021, el Papa Francisco ha rezado frente a la estatua de la Inmaculada y a la imagen de María Salus Popoli Romani, encomendando a los enfermos y los que sufren las guerras y la crisis climática.

“En la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, poco antes de las 6:15 horas, el Papa Francisco se dirigió a la plaza de España para realizar un acto de veneración a María Inmaculada”, ha informado el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni.

Tal y como fue anunciado, también este año, debido a la situación sanitaria por la pandemia de COVID-19, este acto se ha celebrado de forma privada, con presencia tan solo de los bomberos, algunos comerciantes que subían ya sus persianas y un pequeño grupo de fotógrafos y fieles.

El Papa, indica Bruni, “colocó un cesto de rosas blancas en la base de la columna sobre la que se encuentra la estatua de la Virgen y se detuvo en oración, pidiéndole el milagro de la curación para los numerosos enfermos; de la sanación para los pueblos que sufren duramente las guerras y la crisis climática; y de la conversión, para que derrita el corazón pétreo de los que construyen muros para alejar de sí mismos el dolor de los demás.

A las 6:20 horas, el Santo Padre salió de la plaza de España y se dirigió a Santa María la Mayor, “donde continuó su oración ante el icono de María Salus Populi Romani”. Poco después de las 7 horas “regresó al Vaticano”, concluye el comunicado.

Desde hace 60 años, los pontífices tienen la tradición de acercarse a los pies de la imagen mariana de la Inmaculada tan querida por los habitantes de la capital romana y detenerse para rezar ante ella.