El pesebre de San Pedro “representa la fe del pueblo Chopcca”

Donado desde Huancavelica, Perú e inaugurado junto al árbol de Navidad el 10 de diciembre

pesebre san pedro Chopcca
El pesebre huancavelicano en el Vaticano 14 dic.2021 © Conferencia Episcopal peruana

El pesebre de Huancavelica, Perú, desplegado en la plaza de San Pedro representa la fe del pueblo Chopcca. El pasado 10 de diciembre de 2021 se inauguró el pesebre huancavelicano del pueblo de Chocca y el árbol de Navidad en la plaza de San Pedro del Vaticano, donde será exhibido durante 45 días. La ceremonia se efectuó en el aula Pablo VI  de la Santa Sede debido a la fuerte lluvia que caía sobre la ciudad de Roma y que ocasionó el cambio del acto oficial de inauguración. Así informó la Conferencia Episcopal Peruana en una nota.

En este acto participaron el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Oscar Maúrtua; la presidenta ejecutiva de la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (Promperú), Amora Carbajal Schumacher; el gobernador regional de Huancavelica, Maciste Díaz Abad; el obispo de Huancavelica, monseñor Carlos Salcedo; y el representante de los artesanos peruanos, Manuel Breña, entre otros.

Al presentar la ceremonia, el arzobispo Fernando Vérgez Alzaga, presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, recordó que el árbol y el pesebre son signos importantes en este tiempo de Adviento: “Es como alumbrar el camino para el Señor que viene”. A continuación, subrayó que los habitantes de dos cadenas montañosas, los Dolomitas y los Andes, se unen para rendir homenaje al Niño Jesús.

Asimismo, la música marcó esta cita con la proyección de un video de canciones navideñas cantadas por los monaguillos la región peruana de Huancavelica de donde proviene el pesebre. “Querido Papa Francisco –dice al principio un niño vestido con ropas tradicionales – ofrecemos un canto para el Niño Jesús”.

Según el episcopado peruano, el obispo de Huancavelica, monseñor Carlos Salcedo Ojeda, expresó la esperanza de que la humanidad avance en la fraternidad y la amistad social. Rezó, en particular, “por nuestra casa común afectada por el cambio climático y para que los niños crezcan en estatura y en la gracia de Dios”.

Después, se mostró otro video y volvieron a sonar notas relacionadas con la vida de los pueblos de los Andes, como el himno procesional “Janacc pachap cussicuinin” compuesto, en 1631 por el sacerdote Juan Pérez Bocanegra para las fiestas dedicadas a la Virgen María. Esta es la primera obra polifónica representada en el “Nuevo Mundo”. Los textos están escritos en lengua quechua.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Perú, Oscar Maúrtua de Romaña, recordó que este año el pueblo peruano conmemora su historia comunitaria reconociendo los desafíos que le esperan al país para ser más próspero, sostenible y justo. “El Perú cristiano -afirmó emocionado- está representado aquí, en medio de la ‘columnata’ de Bernini, con un pesebre proveniente de Huancavelica”.

“En este pesebre se puede ver todo el mundo simbólico y sensorial de esta región”. “Hoy en la Plaza de San Pedro – subrayó el ministro – vemos un pedazo de la humanidad de Huancavelica”. “Y se ve la esperanza de un país, el Perú, que busca reafirmar su alma cristiana”.

Después de la inauguración del pesebre, la Banda de Música del Cuerpo de Gendarmería interpretó el himno italiano y se proyectó un video con bellos paisajes de la región de Trento y sus alrededores: montañas nevadas, picos soleados y pueblos que se extienden alrededor de campanarios.