San Nicolás de Bari, intercesor de las necesidades materiales

Aliado en el Cielo para ser generosos con Dios y con nuestros hermanos

San Nicolás Bari intercesor
San Nicolás de Bari © primeroscristianos.com

El sacerdote Rafael de Mosteyrín ofrece este artículo sobre la figura de san Nicolás de Bari, considerado intercesor en las necesidades materiales y económicas y cuya fiesta se celebra hoy, 6 de diciembre de 2021.

***

De san Nicolás, cuya fiesta celebramos hoy, se cuenta que fue muy generoso aquí en la tierra con la gran herencia recibida de sus padres, cuando él era todavía joven. Por eso se le considera intercesor en las necesidades materiales y económicas.

Desde pequeño le gustaba mucho rezar y aprendió a tener horror al pecado, y a ofender a Dios. Fue ordenado sacerdote y, cuando el Obispo Juan se murió, la Iglesia, con la gracia del Espíritu Santo, le eligió como sucesor por sus buenas obras.

San Nicolás vivió en el siglo IV. Su herencia fue puesta inmediatamente al servicio de los más pobres y necesitados. Fue hecho prisionero, por ser sacerdote, bajo el Gobierno del emperador Licinio y liberado bajo el de Constantino. Participó en el Concilio de Nicea.

Se sabe poco de la vida y milagros de san Nicolás de Bari. A falta de hechos probados, la piadosa tradición popular le atribuye resonantes milagros. Ello lo ha convertido en patrón de la Rusia primitiva, y en meta de incontables peregrinaciones. Bari, ciudad italiana donde reposan sus restos, se ha beneficiado del privilegio de guardar sus santas reliquias.


En el año 1087, las ciudades de Venecia y Bari competían en ser los primeros en rescatar los restos del Santo. A tal fin, marineros de esa última ciudad fletaron un barco destinado, en apariencia, a transportar trigo a Antioquía. Tras arriesgadas incidencias, lograron hacerse con las reliquias, y les dieron sepultura en una iglesia de Bari.

San Nicolás es patrono de navegantes porque se cuenta que en más de una ocasión detuvo tormentas y olas enfurecidas, salvando del naufragio a marineros y barcos. A san Nicolás le veneran los niños del mundo entero por su generosidad, ya que siempre atiende sus ruegos. San Nicolás es el Obispo bueno de barba blanca que va por todo el mundo derrochando alegría y bondad.

San Josemaría Escrivá de Balaguer tuvo muchos problemas económicos. Por eso un día se acordó de san Nicolás de Bari, momentos antes de comenzar la celebración de la Santa Misa. Le hizo esta promesa en la sacristía: “si me sacas de esto, te nombro intercesor del Opus Dei”. Pero, al subir las gradas del altar, se arrepintió de las condiciones, y le dijo: “y si no me sacas, te nombro igual”. Salió adelante en aquellas circunstancias y acudió a la intercesión del Santo otras muchas veces.

San Nicolás será nuestro aliado en el Cielo para ser generosos con Dios y con nuestros hermanos, y buscar estos medios económicos necesarios en la tierra. Acudamos a él. Cerca de Dios sigue siendo generoso con los que le piden ayuda.

Dios le reveló que se aproximaba su muerte y después de celebrar su última Misa murió, a los 85 años de edad. Desde entonces, a través de su intercesión, muchas personas han recibido de él favores y milagros. Su fama se extendió rápidamente por todo el mundo conocido.