Sudán del Sur: El Papa ayuda a los afectados por las inundaciones

A través del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

Sudán del Sur Papa
Inundaciones en Sudán del Sur © Vatican Media

El Papa Francisco ha ayudado a los afectados por las inundaciones en Sudán del Sur este octubre pasado con el envío de 75.000 dólares. Esta cantidad se suma a la realizada por monseñor Ionut Paul Strejac, de la nunciatura en el país africano que llevó al pueblo de la diócesis de Malakal 30.000 dólares de parte del cardenal Krajewski en la festividad de la Inmaculada Concepción.

Según ha informado el medio Vatican News, el pasado mes de octubre, el Santo Padre, a través del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, envió 75.000 dólares a las personas afectadas por las inundaciones en la diócesis de Malakal, en Sudán del Sur. Una contribución que se suma a la de 30.000 dólares enviada recientemente por el Limosnero de Su Santidad, el cardenal Konrad Krajewski, para expresar la cercanía del Papa en una grave emergencia humanitaria.

Según la información de Vatican News, esta cercanía se materializó en la fiesta de la Inmaculada Concepción, cuando el obispo, monseñor Stephen Nyodho Ador Majwok, acompañado por el encargado de negocios de la Nunciatura, monseñor Ionut Paul Strejac, llevó a la población damnificada una palabra de consuelo en forma de oración y diversos bienes de urgente necesidad, como lonas de plástico, mantas, colchonetas y tiendas de campaña.

Cabe destacar que en Bentiu se encuentra el mayor campo de desplazados del país. Más de 120.000 personas han encontrado refugio bajo los auspicios de la ONU desde la guerra civil de 2013. Ahora, mientras intentaban regresar a su tierra, se vieron obligados a permanecer en el campo de desplazados internos. Además, desde agosto han llegado 50.000 personas más a causa de las inundaciones que han anegado gran parte del Estado de Unity.

El medio informa, que el número está aumentando. Todos los días siguen llegando madres con sus hijos a Bentiu, por ahora la única zona que sigue siendo segura, protegida por los diques construidos por la UNMISS (Misión de la ONU en Sudán del Sur). Los hombres intentan asegurar el poco ganado que ha sobrevivido, mientras que las cosechas y los suministros de alimentos se han perdido.

De tal manera que más de un millón de personas del país se han visto afectadas por las inundaciones, la mayoría en la diócesis de Malakal, que incluye los estados de Unity, Alto Nilo y Jongley. En la mañana del 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción, en la Plaza de España, el Obispo de Roma llevó en su corazón a estas personas, víctimas de la guerra y del cambio climático y las recordó en la oración.