“En Tierra Santa, los cristianos son sal y levadura”

Entrevista exclusiva con el Padre Patton, custodio franciscano de los lugares donde vivió Jesús

Tierra Santa cristianos sal
Padre Francesco Patton © Custodia Tierra Santa

La Custodia de Tierra Santa es la Provincia de los Hermanos Menores Franciscanos que opera en Israel, Palestina, Jordania, Siria, Líbano, Egipto, Chipre y Rodas. En ella trabajan a unos 300 religiosos. Sirven en los principales santuarios, como el Santo Sepulcro, la Basílica de la Natividad de Belén y la Iglesia de la Anunciación de Nazaret. El Custodio de Tierra Santa, el hermano Francesco Patton, ha estado en Italia en los últimos días. En Bolonia celebró una conferencia sobre la situación de los cristianos en los lugares donde transcurrió la vida terrenal de Jesús. En esta ocasión, accedió amablemente a conceder una entrevista exclusiva a Exaudi.

Las actividades de la Custodia

Los franciscanos de la Custodia llevan a cabo actividades pastorales en 22 parroquias, entre católicos de habla árabe principalmente, pero también judíos y nuevos inmigrantes. La Custodia también está involucrada en numerosas obras sociales, incluyendo escuelas y colegios que forman a unos 10.000 estudiantes, incluidos los no católicos y los no cristianos. La actividad científica de la Custodia se centra en el Studium Biblicum Franciscanum de Jerusalén, conocido en todo el mundo por su cultura bíblica y arqueológica.

Exaudi: Padre Patton, ¿Cuál es la situación de los católicos en Tierra Santa?

Padre Patton: Más que de la situación de los católicos, es mejor hablar de la situación de los cristianos en Tierra Santa, por dos razones. La primera es que los cristianos de Tierra Santa sienten que pertenecen al mismo cuerpo. La mayoría de las familias son “ecuménicas”, es decir, están compuestas por cristianos de varias denominaciones, y a menudo los que pertenecen a una denominación también participan activamente en celebraciones, iniciativas y actividades de otras denominaciones. En segundo lugar, es mejor hablar de cristianos porque la suma de las distintas confesiones no llega al 2% de la población total.

Una minoría variada

Dicho esto, y limitándonos a Tierra Santa en sentido estricto (Israel y Palestina), la situación de los cristianos, y obviamente también de los católicos, varía según los territorios y las categorías con las que queramos leerla. Si nos fijamos en la práctica religiosa, la situación es mejor para los que viven en los territorios de la Autonomía Palestina, que suelen asistir más que los cristianos que viven en Israel. Si nos fijamos en la situación demográfica y económica, la situación de los que viven en Israel es mejor. Si nos fijamos en las oportunidades de trabajo, la libertad de movimiento, la posibilidad de establecerse en la sociedad, la situación de los que viven en Israel es ciertamente mejor.

De hecho, la situación de los cristianos en Tierra Santa es la de una comunidad minoritaria cuyos miembros no siempre ven plenamente reconocidos sus derechos de ciudadanía y expresión religiosa. Sin embargo, es una minoría que a menudo sabe tomar posiciones valientes, que ha resistido, mantenido y cultivado su propia identidad durante siglos. Sabe ser sal y levadura y, sobre todo en los últimos años, cultiva un fuerte deseo de unidad y en muchos casos ya vive los contenidos y actitudes de la unidad.

Una gran crisis económica pesadísima

Exaudi: La pandemia ha golpeado a todo el mundo, pero para una economía que depende principalmente del turismo religioso debe haber tenido un impacto devastador. ¿Cuáles son las consecuencias? ¿Cómo funciona la Custodia? ¿Qué ayuda pueden prestar los fieles de todo el mundo?

Padre Patton: La pandemia golpeó con especial dureza a los cristianos de Belén y sus alrededores y de la Ciudad Vieja de Jerusalén. La mayoría de los cristianos de Belén y sus alrededores viven de la industria de la peregrinación: trabajan en hoteles, hacen de guías, tienen pequeños negocios de venta de artículos religiosos. En los últimos dos años, todos ellos han estado completamente sin ingresos, en un contexto en el que no hay asistencia social. Esto ha hecho que muchas familias se encuentren en serias dificultades para comprar artículos de primera necesidad, gastos médicos y gastos escolares.

Nosotros mismos, como Custodia de Tierra Santa, hemos visto vacíos los santuarios, que garantizaban los ingresos necesarios para la vida diaria y para cierto mantenimiento. Además, hemos visto reducida a la mitad la Colecta Pontificia del Viernes Santo, que es la principal fuente de sustento de las actividades de la Custodia, desde las relacionadas con los santuarios, pasando por las actividades pastorales, hasta las educativas y sociales.

Sin embargo, intentamos ayudar en la medida de lo posible. Seguimos pagando medio sueldo incluso a los que se quedan en casa y no se benefician de las “prestaciones de desempleo”. Hemos aliviado el coste de la escolarización y el alquiler de las familias, hemos seguido proporcionando trabajo, especialmente a los trabajadores de Cisjordania, y también hemos sensibilizado a los cristianos más ricos para que compartan con los pobres. Por supuesto, hemos continuado con todos los servicios pastorales en las parroquias y hemos hecho un gran esfuerzo para garantizar el funcionamiento de las 15 escuelas de Tierra Santa.

Solidaridad económica y espiritual

La ayuda de los fieles de todo el mundo debe llegar a través de la solidaridad económica, lo que significa participar en la Colecta del Viernes Santo de forma generosa, pero también donando lo que sea posible a través de los Comisariados de Tierra Santa repartidos por todo el país. Con la reapertura de la posibilidad de viajar, se convertirá también en una forma concreta de ayudar a reanudar la práctica de la peregrinación, a pesar de los inconvenientes que aún pueda suponer. Las parroquias podían comprar artesanía hecha en Belén y en la Ciudad Vieja.

También sería esencial organizar iniciativas culturales para dar a conocer la realidad y las dificultades de la pequeña comunidad cristiana en Tierra Santa. También sería muy importante organizar vigilias de oración y celebraciones que reunieran a los cristianos de Tierra Santa. Creo que el tiempo de Adviento y Navidad sería especialmente adecuado para ello.

Exaudi: Sigue habiendo un clima de tensión en Israel. ¿Cómo viven los cristianos esta situación? ¿Afecta a su vida cotidiana?

Padre Patton: Al clima de tensión – por desgracia – me atrevería a decir que los cristianos de Tierra Santa están acostumbrados. Sin duda, afecta a su vida cotidiana. Las oleadas de emigración de Tierra Santa en los dos últimos siglos siempre han estado relacionadas con momentos de tensión. Para dar una idea, basta pensar que hay más cristianos originarios de Belén en Chile y Brasil que en Belén. Las comunidades libanesa y siria en América Latina también son ahora importantes.

La mayor preocupación, sobre todo para los que tienen familia, es asegurar el futuro de sus hijos. En muchos casos, la gente se ha desanimado y corre el riesgo de perder la esperanza, con todo lo que ello conlleva. También hay problemas cotidianos, especialmente para los que tienen que pasar por los controles para ir a trabajar. Cuando hay enfrentamientos, los encuentran cerrados y tienen que volver a casa. Los problemas e inconvenientes, por desgracia, siempre se mueven en compañía.

Una oportunidad para el diálogo

Exaudi: ¿Cuál es la situación de la restauración del Santo Sepulcro? ¿Cómo es la convivencia con otras confesiones?

Padre Patton: En marzo de 2017 se completó una primera fase de trabajo. Ahora ha comenzado la segunda fase, que durará 26 meses y afectará al suelo de la basílica y a todo lo que hay debajo, desde los aspectos de estabilidad estructural hasta los de importancia arqueológica, pasando por los relacionados con los servicios y las infraestructuras. Gracias a Dios, las buenas relaciones con los griegos y los armenios facilitan esta labor. Se ha podido firmar un acuerdo de colaboración y los distintos trabajadores ya se han puesto manos a la obra, al menos en la fase de estudio y diseño preliminar.

La propia labor de restauración de la iglesia más importante de la Cristiandad es en sí misma una gran oportunidad para el diálogo. Me gusta ver esta obra como una metáfora y un signo de lo que toda la Iglesia está llamada a vivir en nuestro tiempo: reunirse en torno al sepulcro vacío, ser capaces de reconocer al Señor resucitado en el momento en que parte el pan para nosotros, y volver a partir de ese sepulcro vacío y de ese encuentro fundamental, conscientes de que somos enviados a llevar este anuncio y la esperanza que conlleva.

Exaudi: Falta mes y medio para la Navidad: ¿cómo se está preparando y cómo espera vivirla tras los cierres por la pandemia?

Padre Patton: Nos estamos preparando para la Navidad como todos los años, especialmente intensificando nuestra oración y nuestras celebraciones. Esperamos sinceramente ver las calles de Belén de nuevo llenas de peregrinos que han venido, como los Reyes Magos, de todo el mundo para adorar al Niño Jesús.