Vaticano: Centro Protección Menores, ahora Instituto de Antropología

Pontificia Universidad Gregoriana

Vaticano nuevo instituto antropología
Pontificia Universidad Gregoriana © Vatican Media

La Congregación para la Educación Católica del Vaticano aprobó el pasado 15 de abril de 2021 los estatutos del nuevo Instituto de Antropología para estudios interdisciplinares sobre la dignidad humana y el cuidado de las personas vulnerables (IADC), como evolución del Centro para la Protección de los Menores (CCP) de la Pontificia Universidad Gregoriana.

Tal y como ha señalado hoy el rector de la universidad, el padre Nuno da Silva Gonçalves, en una nota informativa, dicha transformación propuesta por la CCP y llevada a cabo por el Consejo Directivo tras escuchar al Senado, ha sido aprobada por el Vaticano, creando así “un nuevo marco institucional para el trabajo que ha venido desarrollando hasta ahora el CCP”.

Compromiso con la protección de menores

A partir de esta decisión, comenta el rector, la universidad pontificia “consolida y extiende su compromiso con el trabajo de protección de los menores y personas vulnerables y de promoción de entornos seguros en los que se respete la dignidad humana” y “se pretende profundizar en la dimensión interdisciplinar de la formación y de la investigación, algo reconocido por todos como fundamental para afrontar las cuestiones relacionadas con los abusos y su prevención”.

“Deseo agradecer al P. Hans Zollner y al equipo del CCP el trabajo realizado desde la creación del Centro en 2012 y desear todo lo mejor al futuro Instituto de Antropología que ocupará su lugar. Aprovechando la ocasión, me gustaría recordar y agradecer a los benefactores y colaboradores que, con su generosidad, hacen posible el trabajo que realiza el CCP cada día. También a ellos el mérito de haber llegado a este importante momento de transformación que constituye un nuevo comienzo”, concluye.

Ampliación del alcance

La Universidad también ha indicado que el nuevo Instituto, que iniciará su actividad el próximo 1 de septiembre, podrá tener un cuerpo docente propio y ofrecer, además del Diplomado, las titulaciones académicas de licentiate in Safeguarding y de doctorado en Antropología.

El IADC proseguirá y desarrollará la contribución que realiza actualmente el CCP a la comunidad académica, centrándose específicamente en los Estudios interdisciplinares sobre la dignidad humana y el cuidado de las personas vulnerables. Como su nombre indica, el IADC ofrecerá un enfoque proactivo y positivo a cuestiones tan delicadas como son la prevención del abuso sexual, la intervención y la salvaguardia.

Más análisis y factores científicos

Asimismo, la Universidad Gregoriana esclarece que este reconocimiento requiere un enfoque académico e institucional diverso que va más allá de la capacidad de un centro. La disciplina académica de Antropología, con la variedad de disciplinas que incluye, permitirá que el IADC extienda su compromiso con la investigación y el diálogo científico.

De este modo, se ampliará la labor del CCP identificando y analizando los factores antropológicos, sociales y sistémicos que ponen en peligro la dignidad humana, y se promoverá un cuidado y protección efectivo de todas las personas, principalmente de los niños, que son los más vulnerables.

“El IADC espera responder así a los clamores de justicia y curación, desarrollar estrategias para ayudar a que las personas heridas por el abuso puedan hacerle frente de manera eficaz y constructiva, y promover la creación de entornos seguros y saludables para un crecimiento y bienestar humano integral”, subraya la información de la Universidad.

Trabajo del CCP

Según destaca la nota informativa, desde 2021, el CCP ha centrado su trabajo en el cuidado de las víctimas y supervivientes de abuso infantil. Su objetivo inicial era ofrecer formación y recursos para la investigación sobre la prevención del abuso sexual infantil partiendo de una propuesta teórica colectiva, filosófica, teológica y psicológica para integrar las perspectivas antropológicas.

Esto se llevó a la práctica por primera vez entre 2012 y 2014 a través de un programa de aprendizaje combinado. Posteriormente, condujo a que se crearan un programa de aprendizaje combinado más amplio y dos programas presenciales: el Diplomado en Protección de Menores y el Licentiate in Safeguarding”.

Aunque el trabajo del CCP sigue centrándose en gran parte en el abuso infantil, se comenzó a incluir paulatinamente la cuestión del abuso de personas vulnerables. Su enfoque se ha ido ampliando gradualmente para confrontarlo y desarrollarlo dentro del concepto más amplio de dignidad humana. La demanda de los programas y de la participación del CCP en eventos académicos y formativos tanto locales como internacionales es cada vez mayor, lo que confirma que ha llegado a ser una institución de referencia en la materia.