Consejo de cardenales: Desarrollo de los trabajos del Sínodo

También se abordaron la situación política y la evolución de la pandemia en el mundo

Consejo cardenales trabajos Sínodo
El Papa Francisco en la reunión del Consejo de cardenales, 21 sept. 2021 © Vatican Media

El Consejo de cardenales, que asesora al Papa Francisco, se reunió los días 13, 14 y 15 de diciembre en la Casa Santa Marta donde se habló de “la marcha de los trabajos del Sínodo”, informa un comunicado de la Santa Sede difundido hoy, 16 de diciembre de 2021.

“Al reflexionar sobre la situación política y sanitaria actual y la evolución de la pandemia, cada cardenal ofreció una presentación sobre su región de origen”, indica la nota. Efectivamente, la intervención del cardenal Grech estuvo centrada en el desarrollo “de los trabajos del Sínodo, haciendo un balance del camino recorrido hasta ahora y destacando el entusiasmo de las Conferencias Episcopales y de los laicos”.

El Santo Padre, que estuvo presente durante toda la jornada del martes y la tarde del miércoles, contribuyó a la reflexión general ofreciendo su propia lectura de los temas presentados.

En la reunión, estuvieron presentes los cardenales Pietro Parolin, Giuseppe Bertello, Oscar A. Rodríguez Maradiaga, Reinhard Marx, Sean Patrick O’Malley, Oswald Gracias y Fridolin Ambongo Besungu. Junto a ellos también asistió el secretario del Consejo, monseñor Marco Mellino. La reunión finalizó a las 18 horas de ayer, 15 de diciembre de 2021, y el Consejo aplazó el próximo encuentro para febrero del 2022.

La última reunión del Consejo de cardenales fue el 21 de septiembre de 2021  y el Pontífice “habló sobre la apertura de los trabajos del próximo Sínodo sobre la sinodalidad”. El Papa “recordó dos de sus discursos identificados como centrales en su ideas sobre el próximo Sínodo,- el de 2015 con motivo del 50 aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos y el más reciente dirigido a los fieles de la diócesis de Roma el pasado sábado- y puntualizó que el centro de la reflexión no es tanto la profundización en tal o cual tema sino el aprendizaje de una forma de vivir la Iglesia, marcado a todos los niveles por la escucha mutua y la actitud pastoral, sobre todo frente a las tentaciones del clericalismo y la rigidez”, indicó la Santa Sede en ese momento.