Card.Barreto condecorado con la Orden “El Sol del Perú”

Acto de reconocimiento por su labor como educador, teólogo, pastor, guía de jóvenes y párroco

Barreto Condecorado Orden Sol
Card.Barreto condecorado con la Orden “El Sol del Perú” 9 dic. 2021 © Vatican Media

El cardenal Barreto, arzobispo de Huancayo y primer vice presidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) y presidente de la Red Eclesial Panamazónica- REPAM, ha sido condecorado con la Orden “El Sol del Perú” en el grado de Gran Cruz, informó la CEP el 6 de diciembre de 2021.

Se trata de una distinción que concede el estado peruano a sus ciudadanos y extranjeros destacados por sus servicios extraordinarios al país en algún área. El acto tuvo lugar en el Palacio de Torre Tagle, Lima, con el ministro de Relaciones Exteriores del país, Oscar Maúrtua de Romaña como la persona encargada de entregar el distintivo.

El canciller Maúrtua, también presente, destacó la trayectoria pastoral del cardenal Barreto, resaltando su liderazgo en la comunidad jesuita peruana, su labor parroquial en Tacna, Moquegua, y Ayacucho, y su trabajo episcopal en Jaén y, desde el 2004, como Arzobispo de Huancayo.

También resaltó las contribuciones esenciales del arzobispo de Huancayo a la cabeza de la mesa de diálogo para la solución integral y sostenible al problema de salud ambiental y laboral en La Oroya y en la Cuenca del Río Mantaro, así como su conducción de la Comisión Episcopal de Acción Social (CEAS) y las múltiples tareas que ha ejercido al interior de la Conferencia Episcopal Peruana.

Del mismo modo, puso de relieve su papel protagonista, a nivel regional, en el departamento de Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y, a nivel global, sus contribuciones como miembro del Pontificio Consejo de Justicia y Paz del Vaticano desde el 2012. “Ese es el trasfondo mayor de este acto de reconocimiento a su Eminencia el Cardenal Pedro Barreto, educador, teólogo, pastor, guía de jóvenes y párroco, continuador insigne de aquella tradición de una Iglesia comprometida y cercana a la gente”, señaló.

A favor del cuidado de la casa común

Barreto Condecorado Orden SolAdemás, de acuerdo al Episcopado peruano, subrayó su preocupación especial por la Amazonía, por la humanidad y la naturaleza que lo ha llevado a promover campañas e iniciativas en busca de un equilibrio entre la justicia social y el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, especialmente, como presidente de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y como uno de los gestores del histórico Sínodo de la Amazonía, convocado por Su Santidad en el Vaticano en el año 2019.

“En esas y otras funciones, cardenal Barreto ha demostrado, una y otra vez, su opción preferencial por los débiles y los pobres; su confianza en el diálogo y la reconciliación; su convicción del compromiso social de la Iglesia; su defensa de los pueblos indígenas; su atención a la protección ambiental; y su preocupación por la justicia social y laboral; en definitiva, su visión de un Perú productivo pero inclusivo, próspero pero igualitario, con suficiencia material y riqueza espiritual”, indicó el ministro de Relaciones Exteriores.

Resucita Perú ahora en tiempos de pandemia

Por otro lado, el canciller Maúrtua se refirió también a que el cardenal Pedro Barreto ha redoblado su acción pastoral y social en tiempos recientes, “guiándonos con sus escritos y homilías, abogando por el diálogo político y en el marco del acuerdo nacional, y conduciendo diversas iniciativas pastorales, en particular Resucita Perú Ahora, que busca dar una respuesta sanitaria y espiritual en estos terribles tiempos de pandemia, con la ayuda de múltiples actores públicos, privados y comunitarios”.

Igualmente, expuso “que hoy que afrontamos en el mundo y, en especial, en el Perú, un tiempo de agudas turbulencias, desconciertos y enemistades, cuánta fuerza adquiere la voz de quienes, como el Cardenal Barreto, contra toda incertidumbre, llaman a la confianza, reclaman el diálogo de buena fe y apelan a la reconciliación”.

“Hemos seguido con atención especial, en meses recientes, su llamado a combatir la pandemia de la corrupción y de la desigualdad social, a alentar vínculos de hermandad social, con piedad y solidaridad, atentos al sufrimiento de los más débiles, conscientes de que las crisis de estos tiempos exigen un renacimiento que no sea solamente económico y político, sino también anímico y moral”, concluyó.