Grecia: Encuentro del Papa Francisco con la comunidad católica

Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y catequistas

Grecia Papa comunidad católica
Encuentro con la comunidad católica en la catedral de San Dionisio, Atenas, 4 dic. 2021 © Vatican Media

Esta tarde, aproximadamente a las 17:15 horas (16:15 hora de Roma), el Papa Francisco se ha reunido con la comunidad católica de Grecia, obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y catequistas en la catedral de San Dionisio de Atenas.

Grecia es un país de abrumadora mayoría ortodoxa, los católicos son 133.000 en una población de casi 11 millones (1,2%). De ellos, menos de la mitad son griegos.

Catedral de Atenas

La catedral de Atenas está dedicada a san Dionisio el Aeropagita, primer obispo de la ciudad, llamado así porque se convirtió al cristianismo tras el discurso de san Pablo en el Aerópago. Sede episcopal de la archidiócesis católica de la capital helénica -cuya antigua sede fue restaurada en 1875 por Pío IX y cuyo territorio está dividido en 13 parroquias- fue elevada al rango de basílica menor en 1877, y es la primera y última iglesia católica de Grecia en recibir esta designación.

La construcción comenzó en 1853 sobre un diseño neorrenacentista del arquitecto alemán Leo von Klenze, que se inspiró en la iglesia abacial de San Bonifacio de Múnich, pero no se terminó hasta 1865 bajo la dirección del arquitecto griego Lyssandros Kaftantzoglou. Es un ejemplo del clasicismo ateniense, con un fresco del pintor italiano Guglielmo Bilancioni “La Apoteosis de San Dionisio el Arqueopagita” de 1890.

A su llegada, el Papa fue recibido en la entrada principal de la catedral por el arzobispo de Atenas, Theodoros Kontidis, y por el párroco que le entregó la cruz y el agua bendita, acto seguido, entraron juntos en el templo.

Palabras del arzobispo emérito de Atenas

Grecia Papa comunidad católicaTras el himno de entrada, Mons. Sevastianos Rossolatos, arzobispo emérito de Atenas y presidente de la Conferencia Episcopal de Grecia, dirigió un saludo al Santo Padre en el que con palabras ofreció un retrato de la Iglesia Católica griega.

El arzobispo recordó que la Iglesia local “está formada por comunidades de tres tradiciones litúrgicas: latina, bizantina y armenia” y ha descrito que en el país experimentaron “la beneficiosa influencia del espíritu del Concilio Vaticano II, que renovó la liturgia y nuestra vida como Iglesia”. En ese mismo período, asistieron también a un florecimiento vocacional al sacerdocio y a la vida consagrada.

Asimismo, Mons. Rossolatos indica que la globalización y la secularización afectó a la Iglesia griega “debilitando el apoyo social de la fe tradicional y exponiendo los defectos de nuestra forma de cultivar la fe que aún están presentes”.  El resultado es que hoy, muchos hermanos viven “lejos de la Palabra de Dios y de la vida litúrgica de la Iglesia” y el auge vocacional también ha disminuido, de manera que la mayoría de los sacerdotes y religiosos provienen de otros países.

En los últimos 30 años, “nuestra Iglesia en Grecia ha cambiado de rostro” debido a la llegada de “nuestros hermanos inmigrantes”, que superan en número a los nacidos en Chipre. Los fieles católicos inmigrantes “se encuentran dispersos en una gran diáspora por todo el país, lo que crea muchos problemas pastorales. Mientras tanto, junto con los inmigrantes y sus hijos, tratamos de formar la Iglesia católica de hoy, una Iglesia que vive y da testimonio de la fe en un mundo siempre cambiante”.

“En medio de este panorama, nos cuesta imaginar y abrirnos a una pastoral misionera, para dar vida a una Iglesia capaz de testimoniar la fuerza redentora del Evangelio y de atraer hacia Cristo a nuestros hermanos que se han alejado”, confiesa. En cuanto a la Iglesia Ortodoxa, “nuestra hermana, sigue existiendo la dificultad de fomentar las relaciones encaminadas al mutuo conocimiento y colaboración a nivel institucional”.

Las relaciones de la Iglesia con el Estado griego, por su parte, “se ven muy facilitadas por la ley de 2014, que establece la personalidad jurídica de la Iglesia católica en Grecia”.

Testimonio de María Virgen del Prado, religiosa

María Virgen del Prado Bravo, hermana del Verbo Encarnado, religiosa, de origen argentino, ofreció su testimonio. Contó que en el año 2017 fue destinada a Italia y que allí recibió el destino para fundar una comunidad en la isla de Tinos Grecia.

Así, llegaron tres hermanas a Grecia, para la asistencia del Santuario de la Virgen de Vrysi y también para ayudar en los apostolados de la diócesis: “No sabíamos el idioma, no hablábamos nada, pero la gente y nosotras estábamos tan contentos que parecía que nos conocíamos de toda la vida”.

“Para nosotros como familia religiosa del Verbo Encarnado, es una enorme gracia de la cual estaremos siempre agradecidas a Dios, la de poder continuar dando testimonio de vida consagrada en la Isla de Tinos, como lo hicieron tantos años los jesuitas y las ursulinas que supieron dar la vida por Dios y por el Evangelio”.

Para finalizar, indicó al Santo Padre: “Quiero que sepa que estamos dispuestos a dar la vida por Grecia y de trabajar por las almas para la gloria de Dios dando testimonio del Verbo encarnado, encarnándolo en todo lo humano, fin especifico de nuestro instituto, en las obras de misericordia, en los niños, jóvenes y adultos sembrando en ellos los deseos de santidad”.

Testimonio de Roko, laico

Grecia Papa comunidad católicaRoko, laico y padre de familia, relató que junto a su esposa, Nitsa, ortodoxa, criaron a sus hijos que asistieron a escuelas católicas, y le acompañaron a  la liturgia dominical y recibieron los sacramentos. Sin embargo, a los 17 años, estos se apartaron de la práctica religiosa. “Cada vez que planteaba la cuestión me trataban con indiferencia e ironía, lo que a veces me molestaba”.

“¿Qué es lo que no funciona en la crianza de nuestros hijos? ¿Qué no les había dado? Me culpé a mí mismo. Pero seguí manteniéndome cerca de la Iglesia con la misma fe y la misma oración”, narró Roko.

Aconsejado por su confesor,  decidió hablar con sus hijos y preguntarles por qué lo habían hecho. La respuesta de los hijos fue “Creemos, Padre. Pero los tiempos han cambiado. Pedimos algo más a la Iglesia. No tengas miedo. Estamos contigo. Somos uno, como tú has enseñado”.

La respuesta de su descendencia “me ayudó a ver con sus propios ojos, su vida cotidiana en una familia mixta, en un entorno laboral y social, donde son minoría. Pero el hecho de que experimentaran la unidad con sus vecinos, como habían escuchado en casa y en la escuela, fue en definitiva lo positivo de la conversación que mantuvimos”, concluyó.

Discurso del Papa Francisco

A continuación, Francisco pronunció su discurso en el que invitó a dejarse orientar “en nuestro camino como Iglesia, por dos actitudes del Apóstol (Pablo) que son útiles a nuestra actual elaboración de la fe”: la confianza y la acogida.

Asimismo, explicó que “ser Iglesia pequeña nos hace signo elocuente del Evangelio, del Dios anunciado por Jesús que elige a los pequeños y a los pobres, que cambia la historia con las proezas sencillas de los humildes”. “A nosotros, como Iglesia”, continúa, “no se nos pide el espíritu de la conquista y de la victoria, la magnificencia de los grandes números, el esplendor mundano”, sino, que “seamos levadura que fermenta en lo escondido, paciente y silenciosamente, dentro de la masa del mundo, gracias a la obra incesante del Espíritu Santo”.

Regalo al Santo Padre

Grecia Papa comunidad católicaAl término de su alocución, una catequista leyó una introducción antes de rezar el Padre Nuestro en griego, tras el cual el Pontífice impartió su bendición y el arzobispo de Atenas ofreció al Sucesor de Pedro una barca como regalo. Este barco simboliza a la Iglesia, como el logotipo de este viaje apostólico a Grecia: una nave que atraviesa las aguas turbulentas de nuestro mundo, con la cruz de Cristo como mástil y sus velas impulsadas por el viento del Espíritu Santo.

A continuación, el Obispo de Roma saludó individualmente a los obispos y posó con ellos para una foto de grupo mientras se escuchaba el himno “Santa María del camino” en español. Al final del encuentro con la comunidad católica, el Papa regresó en coche a la Nunciatura Apostólica, donde se reunió en privado con los miembros de la Compañía de Jesús.

Conferencia Episcopal de Grecia

La Conferencia Episcopal de Grecia (Santo Sínodo de la Jerarquía Católica de Grecia) fue creada en 1965 y reúne a los prelados griegos de los ritos latino y oriental. Estos son: El arzobispo de Atenas y administrador Apostólico de la archidiócesis de Rodas; el arzobispo de Corfú, Zakynthos y Cefalonia y administrador apostólico ad nutum Sanctae Sedis del Vicariato Apostólico de Tesalónica; el arzobispo de Naxos, Andro, Tino y Mykonos y administrador apostólico sede vacante de la diócesis de Chios; el obispo de las diócesis de Syra, Milos y Santorino y administrador apostólico ‘ad nutum Sanctae Sedis’ de la diócesis de Creta, Candia; el exarca apostólico para los fieles de Rito Bizantino (con sede en Atenas) y el Administrador Apostólico del ordinariato para los Armenios Católicos (con sede en Atenas). El presidente actual es el arzobispo Sevastianos Rossolatos, arzobispo emérito de Atenas, mientras que el secretario general es el arzobispo Nikólaos Printezis, arzobispo de Naxos, Andro, Tino y Mykonos.