El envoltorio

Crónica 15

Experiencias. Sensaciones. Ilusiones. Sentimientos. Impresiones.‚Ķ todo esto ha estado presente en √Āfrica. Pero podemos preguntar ¬Ņy luego qu√©? ¬ŅYa est√°? ¬Ņde eso se trataba?

Consumir emociones, buscar ‚Äúmomentos‚ÄĚ ser√≠a como buscar ese hueco ‚Äúagustito‚ÄĚ en la cama, o en el sof√°, que, al poco, cansa y se busca otra postura mejor.

Pero‚Ķ¬°Dios no nos ha querido insensibles! No nos ha creado precisos como el sol o necesarios como el agua (que se aprecia much√≠simo en este precioso continente). No somos seres inertes. ¬°¬ŅQu√© haremos con todas estas emociones que bullen en nuestro interior?! ¬ŅDejamos que sean el motor de nuestras acciones? ¬ŅNos dejamos llevar por algo tan inestable y ef√≠mero?

Creo que todos estos impactos que hemos vivido en √Āfrica son como un bello papel de regalo. Un envoltorio. El papel de regalo se olvida, se tira. El regalo se agradece, se aprecia y se cuida. Las emociones nos indican el camino hacia donde seguir trabajando en nosotros mismos.


Hemos vivido y sentido la paz en la escasez; estemos atentos al apego de las cosas para mantener esa paz. Hemos vivido la sonrisa constante en el duro trabajo f√≠sico; cuidemos a las personas que trabajan con nosotros, m√°s que al propio trabajo para dar el pago justo a nuestros colegas. Hemos vivido la sencillez de los habitantes que nos saludaban amigablemente al pasar; deshag√°monos del ‚Äúpostureo‚ÄĚ sofisticado que nos aleja del ‚Äúotro‚ÄĚ para brindarles una franca amistad‚Ķ

Y damos gracias a Dios porque todo esto no es patrimonio exclusivo de √Āfrica sino de cada uno de nuestros entornos. Todos tenemos ‚Äúafricas‚ÄĚ al alcance de la mano para recordar que la ‚Äúexperiencia‚ÄĚ Tumaini no pas√≥ como otras tantas, sino sigue dando fruto en nosotros.

Don I√Īigo U.