38ª Asamblea del CELAM: Mensaje de apertura

De su presidente, Mons. Miguel Cabrejos

Asamblea CELAM mensaje apertura
Mons. Miguel Cabrejos © Vatican Media

Con un mensaje de apertura centrado en el proceso de Renovación y Reestructuración del CELAM, se ha dirigido Mons. Miguel Cabrejos a los participantes de la 38ª Asamblea del Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM, en curso del 18 al 21 de mayo de 2021, informa el organismo eclesial en una nota.

Comunión, colegialidad, eclesialidad y sinodalidad

El presidente del CELAM ha recordado el mandato recibido de la 37ª Asamblea Ordinaria en Tegucigalpa, que ha sido motivo para trabajar arduamente, “a pesar de la pandemia que no nos ha paralizado”. Se ha elaborado un Documento de Trabajo del que han participado múltiples actores, llevando a cabo un ejercicio de “comunión, colegialidad, eclesialidad, sinodalidad y con los oídos del corazón abiertos a escuchar lo que el Espíritu Santo está diciendo a las Iglesias”.

En sus palabras, ha reafirmado que el CELAM es “un Consejo Episcopal, como un organismo de reflexión e interacción, un organismo subsidiario que está atento a las diversas realidades continentales y responde a los desafíos pastorales que éstas presentan”. A partir de ahí, ha destacado los elementos que deben estar presentes en el CELAM: procesos, articulación, agilidad, descentralización, entre otros elementos, todos ellos “al servicio del Pueblo de Dios, del Magisterio Pontificio y del Magisterio Latinoamericano”.

Un proceso no cerrado

Mons. Cabrejos reconoce que este proceso no es algo cerrado, subrayando la condición de “centro propulsor de la conciencia misionera, de la conversión pastoral permanente, como Iglesia en salida y sinodal, caminando eclesialmente con el Pueblo de Dios y las Conferencias Episcopales” del CELAM. Se trata de un proceso enmarcado en la teología del “Concilio Vaticano II, la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida y el Magisterio del Papa Francisco”, y que tiene como base los cuatro sueños proféticos de “Querida Amazonía”.

El desafío es que todo esto sea comprendido, asumido e implementado en las Conferencias Episcopales e Iglesias particulares. Para ello, buscando “una mayor agilidad y flexibilidad”, se han creado cuatro centros pastorales: Gestión del Conocimiento, CEBITEPAL, Redes y Acción Pastoral, y el Centro para la Comunicación. Según Mons. Cabrejos, “han de trabajar de manera articulada y transversal, generando sinergias de manera integral e integradora, teniendo como base las prioridades pastorales de estos tiempos, donde la virtualidad nos exige una gran integración comunicativa y comunicacional”.

Refiriéndose a “poner las bases de una Iglesia sinodal en el continente“, el presidente del CELAM finaliza sus palabras recordando los tres ejes pastorales que orientan su trabajo: el CELAM en sí mismo, la Conferencia Eclesial de la Amazonía – CEAMA, y la I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, Aparecida: “Memoria y desafíos”; frutos de los retos pastorales que la realidad de hoy nos presenta.