Arzobispo de Atenas: El Papa en Grecia nos unificará

Monseñor Kontidis: “Francisco nos hará sentir más unidos a la iglesia universal”

Arzobispo Atenas Papa Grecia
Papa Francisco © Vatican Media

“Los católicos griegos somos una comunidad pequeña, es fácil sentirse aislado”, dice monseñor Theodoros Kontidis, jesuita, arzobispo de Atenas, en esta entrevista exclusiva con Exaudi antes del viaje del Santo Padre a Grecia, que la directora editorial de Exaudi seguirá viajando en el vuelo papal con la prensa. Por eso, añade monseñor Kontidis, la presencia de Francisco “será una oportunidad para experimentar una unión más fuerte, en la fe, con la Iglesia universal”.

Será él quien reciba en el aeropuerto de la capital al Papa que llegará de Chipre el 4 de diciembre, 20 años después del histórico viaje de san Juan Pablo II. En aquella ocasión no faltaron las protestas de algunos grupos de la Iglesia Ortodoxa (a la que pertenece la inmensa mayoría de los griegos) contra la presencia del pontífice en Atenas. Hoy, dice el arzobispo, “estamos lejos de la oposición de hace 20 años”. La visita papal de Bergoglio será “un paso hacia el mundo ortodoxo, que es un aliado de la Iglesia Católica frente a los desafíos de la secularización”.

Pero, aunque la acogida de la mayoría de los griegos a Francisco será “benévola”, monseñor Kontidis no oculta las dificultades de las relaciones ecuménicas en Grecia. Por un lado, explica, “las Iglesias ortodoxas resisten mejor la corriente de secularización”; por otro, añade, “se rechaza todo lo que pueda amenazar la tradición”. Y más allá de la amistad personal, que es posible en cualquier caso, “ningún obispo ortodoxo arriesgaría fracturas internas para estrechar lazos con los católicos”.

Por ello, Kontidis espera, en conclusión, que la visita de Francisco deje en herencia a todos los griegos “un mayor interés por los que son diferentes a mí”.

***

Exaudi: Monseñor Kontidis, si tuviera que definir la importancia y el significado de este viaje del Papa Francisco a Grecia, ¿qué diría?

Monseñor Kontidis: Diría que es un paso de aproximación hacia el mundo ortodoxo. En el mundo actual, especialmente en Occidente, hay muchos desafíos para la Iglesia Católica. Pero si los católicos y los ortodoxos están más unidos entre sí, el testimonio cristiano será más fuerte y también más profundo. Las iglesias ortodoxas, y yo diría que la tradición ortodoxa en general, resisten mejor la corriente de secularización. Los ortodoxos ostentan gran respeto a su tradición espiritual, no la rechazan. Incluso aquellos que no están cerca de la Iglesia se identifican con la tradición espiritual de su propio país y comunidad.

Frente al reto de la secularización, la ortodoxia es un aliado para los católicos. Y en lo que respecta a Grecia en particular, la presencia del Papa será como una ventana abierta al mundo exterior. La sociedad griega es una sociedad muy homogénea, al menos hasta hoy. A menudo nuestra mirada se limita a nuestro propio espacio, a nuestra pequeña casa, y no se abre lo suficiente al mundo del que formamos parte.

Exaudi: Y para los católicos en particular, ¿qué significa recibir al Papa en Grecia?

Monseñor Kontidis: Para la comunidad católica, la presencia del Papa debe ser vista como una llamada a la fe en Cristo y en el Evangelio. Al mismo tiempo, será una oportunidad para experimentar una unión más fuerte, en la fe, con la Iglesia universal. Como comunidad pequeña, los greco-católicos nos sentimos fácilmente aislados. El Santo Padre nos hace sentir más unidos a la Iglesia universal.

Exaudi: ¿Qué tipo de acogida encontrará Francisco en Grecia?

Monseñor Kontidis: La mayoría de la población lo recibirá con buena voluntad. El Papa Francisco es conocido por su sensibilidad hacia los pobres y por su sencillez evangélica. Pero también hay minorías o algunos movimientos que se apegan erróneamente a su identidad y tradición. No quieren ninguna influencia exterior ni ninguna presencia extranjera, porque las ven como una amenaza. En todos los países existen estos grupos, y también en la Iglesia Ortodoxa. Incluso algunos obispos forman parte de ellos. Pero, aunque sepan hacerse notar, no hay que sobrestimar su influencia real.

Exaudi: Cuando Juan Pablo II visitó Grecia en 2001, también hubo algunos sectores de la Iglesia Ortodoxa que organizaron protestas en las calles contra la llegada del Papa. ¿Cree que el clima ha cambiado desde entonces o no?

Monseñor Kontidis: Incluso hace 20 años, cuando Juan Pablo II llegó a Grecia, el clima de acogida cambió positivamente de un día para otro. Todo el mundo vio que era una persona que buscaba el diálogo con los ortodoxos, benévola, ciertamente no una amenaza para Grecia. Ahora esos grupos de oposición son mucho más pequeños, yo diría que casi insignificantes. Pero la Iglesia Ortodoxa, es decir, la jerarquía, no puede dejar de tener en cuenta las diferentes sensibilidades del clero y de los fieles en su conjunto, debe mantener ciertos equilibrios. Por lo tanto, debe ser cauteloso. Los ortodoxos no quieren oraciones ni celebraciones comunes. Este tipo de evento no tendrá lugar. Pero estamos lejos de la oposición de hace 20 años.

Exaudi: ¿Cómo ve el pueblo griego a Francisco? ¿Qué escriben generalmente los periódicos sobre él?

Monseñor Kontidis: No es que aquí hablemos del Papa todos los días. Sigue siendo una figura conocida, aunque sea un extraño. Los ortodoxos no entienden lo que el Papa significa para los católicos. Ven el papado como el resultado histórico de una lucha de poder. Pero el mundo en general no entiende quién es el Papa. Esto es predecible y no sorprendente. Para nosotros, los católicos, seguir al Papa es ante todo una cuestión de espiritualidad, de universalidad de la Iglesia, más allá de cualquier frontera política, étnica o ideológica. La Iglesia ortodoxa, en cambio, se estructura en Iglesias cuyas fronteras corresponden a las de la nación, y ésta es la diferencia con los católicos. La ortodoxia está formada por muchas iglesias nacionales. Para los católicos, en cambio, la Iglesia es universal y el Papa es el garante de su unidad.

Dicho esto, la imagen que los griegos tienen de Francisco es positiva, es la de un hombre sencillo, cercano a la gente y sensible a los problemas de la humanidad.

Exaudi: ¿Cuántos católicos hay en Grecia? ¿Son extranjeros o nativos? ¿Y cómo describiría la vida y los retos pastorales de una Iglesia Católica que constituye una pequeña minoría?

Monseñor Kontidis: Los católicos griegos son menos del 1% de la población nacional. En los últimos 30 años han llegado a Grecia nuevas comunidades católicas de diferentes orígenes que han cambiado mucho el rostro de nuestra Iglesia: polacos, albaneses, filipinos, iraquíes, africanos, etc. ¡Unir tantas comunidades diferentes es un reto, pero también una gran tarea!.

Exaudi: ¿Cuál es el estado del diálogo ecuménico entre católicos y ortodoxos en Grecia? ¿Y qué impulso cree que dará el Papa Francisco a este diálogo?

Monseñor Kontidis: La respuesta depende de si hablamos de ecumenismo a nivel oficial, formal, o a nivel personal. En el plano de las relaciones personales sí podemos ser amigos, discutimos libremente, reconocemos las riquezas del otro. Pero si hablamos de ecumenismo a nivel formal y oficial, la respuesta es exactamente la contraria: nada se mueve y las diferencias parecen obstáculos insalvables. La Iglesia Ortodoxa quiere defender su unidad. Ningún obispo ortodoxo se arriesgaría a sufrir fracturas internas para estrechar lazos con los católicos. Es la tradición la que logra la unidad de la Iglesia Ortodoxa. Por eso se rechaza todo lo que pueda amenazar la tradición. La cercanía con la Iglesia Católica pone en circulación nuevas ideas, y esto parece una amenaza para muchos ortodoxos.

Exaudi: Francisco también realizará una segunda visita breve a Lesbos, tras la realizada en 2016. El Papa ha acusado a menudo a Europa de no ser acogedora con los refugiados y desplazados, levantando muros en sus fronteras para mantenerlos fuera. Grecia es un punto de paso clave para quienes, procedentes de Oriente Medio, quieren llegar a los países del norte de Europa. ¿Qué más debería hacer Grecia por estas personas?

Monseñor Kontidis: No sé cómo responder a esta pregunta, ya que es un tema complicado tanto social como políticamente. Creo que el gesto del Papa será para Europa y para todo el mundo. Debemos reconocer que compartir es necesario para los demás y para nosotros mismos.

Exaudi: ¿Qué espera que deje el Papa en Grecia?

Monseñor Kontidis: Espero que haya un mayor interés por los que son diferentes a mí.

Exaudi: ¡Muchas gracias!