Asamblea Latinoamérica: Documento para discernimiento comunitario

Elaborado a partir de las múltiples contribuciones del Pueblo de Dios durante el proceso de escucha

Asamblea documento discernimiento comunitario
Documento © Pexels. Andrea Piacquadio

El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) ha presentado oficialmente el Documento para el discernimiento comunitario de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, elaborado a partir de las múltiples contribuciones del Pueblo de Dios durante el proceso de escucha.

De acuerdo al organismo eclesial, con este subsidio los más de 1.000 asambleístas que participarán, tanto de manera presencial como de forma virtual, tendrán “una herramienta para el desarrollo de los trabajos en los diferentes grupos que se encontrarán entre el 21 y 28 de noviembre”.

Por eso, desde el CELAM se ha mencionado que “la participación activa de tantas personas ha sido una gracia, una experiencia fuerte de sinodalidad”. También han invitado a leer el Documento de modo “pausado, en actitud orante y discerniente, es decir, dando espacio para que Dios nos hable a través de sus letras”.

En la propuesta se han realizado una serie de preguntas para convocar “a contemplar los diferentes aspectos vinculados con cada uno de los temas centrales, reflexionándolos al caminar juntos como peregrinos enamorados del Evangelio, abiertos a las sorpresas del Espíritu”.

Nuevos caminos de conversión

Además se remite a las palabras del Papa Francisco en el lanzamiento de la Asamblea Eclesial el 24 de enero de 2021, cuando invitó a caminar todos juntos, porque “es la primera vez que realizamos una Asamblea Eclesial y no sólo Episcopal en nuestra Iglesia, en esta región”. “En ello experimentamos la novedad del Espíritu que nos sorprende y nos lleva por caminos nuevos de conversión y renovación personal, comunitaria e institucional”, explica el equipo que ha colaborado en la elaboración de este importante documento, coordinados por Mons. José Luis Azuaje, de Venezuela, y la Hna. Birgit Weiler, de Perú.

De este modo, muchas personas, de diversas edades y de diferentes vocaciones y ministerios en nuestra Iglesia resaltan la participación “con mucho interés, alegría, dedicación y compromiso a través de las diferentes modalidades en el proceso de escucha”.

Sin duda “para muchos fue una experiencia gratificante el discernir de modo comunitario, escuchándose mutuamente y juntos escuchando al Espíritu”, por tanto “estamos viviendo un kairós, un tiempo de gracia, que Dios nos da para renovar nuestro amor a Jesús y nuestro deseo de seguirle con mayor fidelidad para anunciar con gozo el Evangelio”.