¿Es Occidente una nueva tierra misionera?

Cardenal Tagle: “Reza al Espíritu Santo y da testimonio”

Occidente tierra misionera
El cardenal Tagle saluda al Papa Francisco © Vatican Media

En su discurso con motivo de la presentación de la Jornada Mundial de las Misiones, Mons. Dal Toso recordó cómo el venerable Paulino, fundador de la Sociedad para la Propagación de la Fe, ante las Obras Misionales, “quiso implicarse en la misión en tierras lejanas para evangelizar en tierras vecinas”. A la luz de las cifras del dossier anual Fides, se piensa que Occidente es la nueva tierra de misión, a pesar de que Asia, por ejemplo, tiene solo un 3% de cristianos, la mitad de ellos en Filipinas. ¿Cómo podemos retomar concretamente el ejemplo del próximo beato para revitalizar la fe en un Occidente cada vez más descristianizado? Exaudi hizo esta pregunta a los participantes en la rueda de prensa. Aquí están las respuestas:

Cardenal Tagle: “Orar al Espíritu Santo”

Primero que nada debemos orar al Espíritu Santo. La fe es un don del Espíritu Santo. Creo que comenzamos con una actitud de gran humildad. Nos preocupamos por Europa y por el mundo entero, reconocemos, como dice San Pablo, que nadie puede decir que Jesús es el Señor si no es por la gracia del Espíritu. Lo cual, sin embargo, funciona a través del testimonio. No soy un experto en relación a Europa, sabemos que Europa también se está convirtiendo en un territorio de misión y en todo caso necesitamos testigos que con su vida den un anuncio vivo del Evangelio. Esto es para atraer gente. Si comenzáramos con conceptos teóricos, algunos no serían capaces de entender. Debemos comenzar con los testimonios que abren las puertas.

Ser testigos

El cardenal relató una anécdota: “Visité un campo de refugiados y nadie era cristiano. El jefe del campamento me preguntó ‘pero tú eres diferente a nosotros, ¿por qué los cristianos hacen esto por nosotros?’. Me di cuenta de que no solo tenía curiosidad, quería saber el motivo de nuestro ‘sacrificio’, de nuestra ayuda. Pensé que el Espíritu usó esta situación para abrir las puertas. Le respondí que nuestro maestro Jesús nos enseñó a amar a todos y me dijo que quería conocerlo. No debemos minimizar este simple aporte de los testimonios”.

Es cierto que existe esta descristianización pero quisiera enfatizar que no solo existe esto. También en Europa hay muchos signos de comunidad viva, por ejemplo en Francia soy consciente de una recuperación en el número de ordenaciones sacerdotales. Entonces creo que, gracias a Dios, la Iglesia en Europa todavía llega a mucha gente. El laicismo es muy fuerte pero hay que implementar caminos de iniciación cristiana para aquellos que ya están de alguna manera cerca de la Iglesia pero quieren profundizar en lo que es el cristianismo. Necesitamos un conocimiento que no sea solo teológico, la familiaridad con los contenidos de la fe también es débil por parte de los cristianos. Debemos encontrar los medios para introducir a los fieles en un conocimiento más profundo de estos contenidos.

Hermana Alessandra Dalpozzo: “Hemos cosechado los frutos”

Traigo la experiencia de mi Congregación. La nuestra fue una misión que trajo frutos de presencia, de vocaciones pero también fue algo que involucró más a las personas con las que colaboramos aquí. En este compromiso con iniciativas y caminos espirituales se convierte en un excedente de vida para todo. La misión nos involucra a todos como cristianos, en cualquier parte del mundo. También es necesario abrir el corazón a la interculturalidad, que nos enriquece pero requiere un compromiso de atención y creatividad.

Hermana Roberta Tremarelli: “Comenzar de nuevo desde la familia”

Finalmente, sor Roberta Tremarelli, secretaria general de la Sociedad Pontificia de la Infancia Misionera, recordó cómo la participación de las familias fue fundamental durante la pandemia a través de “las propuestas que compartían los niños y los jóvenes. Durante este tiempo toda la familia participó en actividades de oración y formación. En Europa, donde la familia está debilitada, debemos seguir involucrándola a nivel de la iglesia local ”.