España: Condolencias del Papa por muerte del cardenal Álvarez

Arzobispo emérito de Toledo

Condolencias Papa arzobispo emérito
Cardenal Francisco Álvarez Martínez © CEE

El Papa Francisco ha transmitido sus condolencias por el fallecimiento hoy, 5 de enero del 2022, del cardenal Francisco Álvarez Martínez, arzobispo emérito de Toledo, España.

En un telegrama enviado a monseñor Francisco Cerro Chaves, actual arzobispo de Toledo, Francisco ha expresado su “sentimiento de pesar, rogando que tenga la bondad de transmitirlo también a los familiares del difunto prelado y a cuantos forman parte de esa comunidad eclesial”.

Asimismo, el Pontífice ha recordado al cardenal, “este abnegado pastor que, durante años y con fidelidad, entregó su vida al servicio de Dios y de la Iglesia”. El Pontífice manifiesta que ofrece sufragios “por el eterno descanso de su alma, para que el Señor Jesús le otorgue la corona de gloria que no se marchita y como signo de esperanza cristiana en el Señor resucitado imparto a todos la bendición apostólica”.

Cardenal Francisco Álvarez Martínez

Según la Oficina de Prensa del Vaticano nació en Santa Eulalia de Ferroñes Llanera (archidiócesis de Oviedo) el 14 de julio de 1925. Completó sus estudios eclesiásticos en el seminario diocesano de Valdedíos y Oviedo. Fue ordenado sacerdote el 11 de junio de 1950. De 1955 a 1958 estudió Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca, donde se licenció, y de 1960 a 1962 en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se doctoró. El 11 de febrero de 1958 fue nombrado canónigo de la Catedral Metropolitana de Oviedo, y el 3 de noviembre de 1962 fue elevado a la dignidad de canónigo.

El 3 de noviembre de 1962 fue elevado a la dignidad de archidiácono. Durante el episcopado de monseñor Lauzurica y Torralba, de 1950 a 1957, fue secretario particular del obispo, cargo que alternó con su ministerio sacerdotal en el barrio de la Corredoria de Oviedo. Fue canciller-secretario del Arzobispado de 1958 a 1962, cargo que volvió a ocupar durante el episcopado de Mons. Enrique y Tarancón, de 1965 a 1969. En 1969, siendo obispo Díaz Merchán, fue nombrado canciller-secretario y vicario episcopal del grupo de vicarios. Alternó estos ministerios con la capellanía de la Residencia Universitaria de la Institución Teresiana de Oviedo, desde 1960 hasta 1973.

Nombrado obispo de Tarazona por el papa Pablo VI el 13 de abril de 1973, fue ordenado obispo en esta ciudad por monseñor Luigi Dadaglio, nuncio apostólico en España, el 3 de junio siguiente. El 7 de abril de 1975 fue nombrado también administrador apostólico de la diócesis de  Calahorra y La Calzada-Logroño. El 20 de diciembre de 1976 fue nombrado obispo de esta diócesis.

Fue miembro de la Comisión Permanente y del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española de 1993 a 1999. En octubre de 1999, por designación del Santo Padre, participó en la II Asamblea del Sínodo de los obispos para Europa. Desde el 24 de octubre de 2002 es arzobispo emérito de Toledo.

Creado y publicado cardenal por san Juan Pablo II en el Consistorio del 21 de febrero de 2001, del Título de Santa María Regina Pacis en Monte Verde. Participó en el cónclave de abril de 2005 que eligió al Papa Benedicto XVI.