Europa: La Iglesia pide vacunarse contra la COVID-19

Instando a la responsabilidad y al cuidado en medio de la actual pandemia

Europa Iglesia vacunarse COVID-19
Vacuna © Alba Montalvo

Instando a la responsabilidad y al cuidado en medio de la actual pandemia de COVID-19, y animando a la vacunación junto con las medidas sanitarias necesarias, el cardenal Jean-Claude Hollerich, presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE), y el padre Christian Krieger, presidente de la Conferencia de Iglesias Europeas (CEC), han hecho el siguiente llamamiento conjunto. Así ha informado una nota de la propia COMECE el 14 de diciembre de 2021.

Responsabilidad y cuidado por todos

En este tiempo de Adviento, “manifestemos el amor de Cristo demostrando responsabilidad y cuidado por todos”, se lee en el texto. Mientras la pandemia de COVID-19 continúa en un segundo año, las Iglesias europeas invitan a todos a observar las medidas sanitarias necesarias y a vacunarse. Según los informes, las infecciones por coronavirus siguen aumentando en Europa, mientras los médicos y los paramédicos están agotados y los hospitales se enfrentan al riesgo de un colapso inminente.

De acuerdo al comunicado, las diferentes tasas de vacunación en toda Europa ofrecen claros indicios de las razones de esta dramática situación. En varios estados miembros de la Unión Europea, la aceptación de la vacunación completa, por desgracia, sigue estando muy por debajo del umbral necesario para frenar la propagación del virus, aunque las vacunas están disponibles.

Tras escuchar a los expertos en ciencia y medicina, “creemos que la vacunación es actualmente la forma más eficaz de contrarrestar la pandemia y salvar vidas humanas. La vacunación ofrece protección no sólo a nosotros mismos, sino también a nuestros hermanos y hermanas, especialmente a los más frágiles de entre nosotros. Es, por tanto, un acto de amor y cuidado y también de responsabilidad y justicia social”, afirman los obispos.

Contrarrestar cualquier intento de desinformación

“Reconocemos que la decisión de vacunarse puede no ser fácil y las razones para dudar pueden ser múltiples. Algunos pueden no estar en condiciones de recibir la vacuna debido a condiciones médicas graves. Otros pueden tener miedo o dudas sobre sus efectos. Les animamos a que aclaren sus dudas y tomen una decisión bien informada tras haber buscado el asesoramiento profesional de las autoridades y expertos competentes”, continúa el mensaje.

“Lamentablemente, también estamos asistiendo a la difusión de información falsa y afirmaciones infundadas en nuestras sociedades con respecto a la vacunación, instrumentalizando la pandemia al provocar miedo y polarización en un momento en que nuestras sociedades necesitan cohesión, unidad y solidaridad”, añaden.

De este modo, los prelados europeos “hacemos un firme llamamiento a todos los responsables de la sociedad, incluidos los actores políticos y los medios de comunicación, así como los miembros de nuestras Iglesias, para que contrarresten cualquier intento de desinformación” y “a todos los actores de la sociedad para que sensibilicen a todo el mundo y les animen a tomar medidas responsables para protegerse a sí mismos y a los demás, especialmente a aquellos que no pueden vacunarse por razones de salud o de otro tipo”.

Acceso equitativo a las vacunas

Por último, “también queremos reiterar nuestro llamamiento a la Unión Europea y a sus estados miembros para que cumplan sus compromisos de reparto de vacunas e intensifiquen los esfuerzos globales para garantizar un acceso equitativo a las vacunas COVID-19 para todos, incluso en las regiones con sistemas sanitarios más débiles”.

“Mientras nos preparamos para celebrar la Navidad, recordemos: ‘Una voz grita: En el desierto prepara el camino del Señor, endereza en el desierto una calzada para nuestro Dios (Isaías 40.3)’. Dios envió a su hijo a la tierra para expresar su amor y cuidado por nosotros. Esta buena noticia sigue siendo muy actual. Demos testimonio vivo de ella, mostremos responsabilidad y cuidado”, concluye la nota.