Filipinas: Visita del nuncio a los supervivientes del tifón

Al menos 389 fallecidos, 1.146 heridos, 64 aún desaparecidos

Filipinas nuncio supervivientes tifón
El arzobispo Charles Brown, Nuncio Apostólico en Filipinas, es saludado por los feligreses después de celebrar la misa en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Monte Carmelo día de Navidad. © Carl Marc Gesta, CBCP News

El arzobispo Charles Brown, nuncio apostólico en Filipinas ha pasado su Navidad en la isla de Siargao con los supervivientes del tifón Odette. Así informa el medio de información del Episcopado filipino CBCP News.

Según este mismo medio, el arzobispo Brown llegó al aeropuerto de la isla, en la ciudad del Carmen, el pasado sábado por la mañana, donde fue recibido por un grupo dirigido por el obispo Antonieto Cabajog de Surigao. Desde el aeropuerto, se dirigió a celebrar una misa en la Iglesia parroquial de Nuestra Señora del Monte Carmelo, que sufrió daños a causa del tifón.

Tras el servicio litúrgico, el nuncio papal visitó las nueve localidades de la isla, donde Odette tocó tierra por primera vez el 16 de diciembre. El arzobispo Brown pasó la noche en la ciudad de Dapa, donde volvió para celebrar la misa en la iglesia parroquial de santo Niño el domingo por la mañana, antes de abandonar la isla para dirigirse a Surigao City en ferry.

En su mensaje de Navidad, el nuncio apostólico quiso expresar su solidaridad con los afectados por el tifón. Reflexionando sobre la historia de la Navidad, el arzobispo ha pedido a la comunidad católica “no perder la oportunidad de acoger y mostrar hospitalidad a los que más lo necesitan”. “Hagamos todo lo que esté en nuestras manos para ofrecerles hospitalidad de diversas maneras, ayudándoles”, ha reiterado.

En la ciudad de Surigao al norte de Filipinas, el arzobispo también dirigió una Misa en la catedral de San Nicolás de Tolentino y visitó varias parroquias a lo largo del día.

Datos de la catástrofe y cercanía del Papa

Según el Consejo Nacional de Reducción y Gestión de Riesgos de Filipinas, el tifón Rai causó la muerte de al menos 389 personas. Además, existen 1.146 heridos, 64 personas aún desaparecidas y casi 571.000 desplazados. La oficina de protección civil de Manila, por si parte, indicó que más de 300.000 personas se encuentran actualmente en campamentos temporales, mientras que otras 200.000 han encontrado hospitalidad en casas de familiares y amigos.

Tras el Ángelus del pasado 19 de diciembre de 2021, el Papa Francisco expresó su “cercanía con la población de Filipinas golpeada por un fuerte tifón, que ha destruido muchas casas”. “¡A todos nosotros nos inspire a ayudas concretas! La primera ayuda concreta es la oración, y las otras ayudas”, añadió.