Viaje a Chipre: El Papa llega a Lárnaca

Bienvenida en el aeropuerto

Llegada del Papa Francisco al aeropuerto de Lárnaca, Chipre, 2 dic. 2021 © Vatican Media

El Papa Francisco ya se encuentra en Lárnaca, Chipre, primera parada de su 35º viaje apostólico internacional cuyo lema es “Consolarnos en la fe” (cf. Hch 4, 36).

En torno a las 15 (14 hora en Roma), el vuelo papal ha aterrizado en el Aeropuerto Internacional de Lárnaca procedente de Roma, tras recorrer 2.148 km kilómetros.  Allí ha sido recibido por la presidenta de la Cámara de Diputados. al pie de la escalera delantera del avión donde tres niños con trajes tradicionales le ofrecen flores.

Después ha tenido lugar la presentación de las delegaciones y la Guardia de Honor. Acto seguido, el Obispo de Roma y la presidenta de la Cámara de Diputado se han dirigido a la sala VIP del aeropuerto, donde han conversado durante unos minutos.

El Obispo de Roma permanecerá todo el día de hoy en Nicosia. Al salir del aeropuerto, el Papa se traslada en coche para un encuentro con sacerdotes, religiosos, consagrados, diáconos, catequistas, asociaciones y movimientos eclesiales de Chipre en la catedral maronita de Nuestra Señora de las Gracias en Nicosia.

Tal y como indicó en su videomensaje al pueblo de chipriota, el Pontífice llega a estas dos naciones “con alegría, precisamente en nombre del Evangelio, tras las huellas de los primeros grandes misioneros, especialmente los apóstoles Pablo y Bernabé. Es bueno volver a los orígenes y es importante que la Iglesia redescubra la alegría del Evangelio. Con este espíritu me preparo para esta peregrinación a los manantiales, que pido a todos que me ayuden a preparar con sus oraciones”. “Visitaros me dará también la oportunidad de beber de los antiguos manantiales de Europa: Chipre, la avanzadilla de Tierra Santa en el continente; Grecia, el hogar de la cultura clásica. Pero aún hoy, Europa no puede ignorar el Mediterráneo, el mar que ha visto la difusión del Evangelio y el desarrollo de grandes civilizaciones”, añadió.

Chipre

La república de Chipre, es una isla del Mediterráneo oriental, situada a 70 km de la costa turca y a 100 km de la siria. El territorio está constituido por una llanura central poco ancha, la Mesoria, delimitada por dos cadenas montañosas: los Montes Kyrenia al norte, con cimas que superan de poco los mil metros de altura, y los Montes Troodos al suroeste, donde se alcanzan las máximas alturas del País (Monte Olimpo 1.952 m.). El resto del territorio es mayoritariamente montañoso. Los ríos más grandes son el Pedieos (100 km) y el Yialias (88 km). Ambos nacen en los montes Troodos y, tras atravesar Mesoria, desembocan en el mar Mediterráneo en la bahía de Famagusta.

“Iglesia apostólica”

Chipre es un país con una antigua tradición ortodoxa, pero también hay una importante minoría islámica. La comunidad católica de Chipre es tan pequeña que no hay obispo, sino un vicario del Patriarcado Latino de Jerusalén, el franciscano polaco, padre Jerzy Kray, que dirige la iglesia local. Además de los fieles católicos de rito latino, hay una pequeña comunidad católica maronita dirigida por un arzobispo, Su Excelencia Selim Jean Sfeir.

Efectivamente, en la actualidad, la Iglesia Católica chipriota está compuesta principalmente por latinos, la mayoría, y maronitas (1,5%), además de una pequeña comunidad católica armenia (0,3%).

Nicosia

Capital de la República de Chipre, está situada en la llanura de Mesoria, entre las montañas de Kyrenia al norte, las tierras altas de Troodos al sur y a lo largo del río Pedieos. La ciudad, situada en el centro de la isla de Chipre, la tercera más grande del Mediterráneo, fue dividida en 1974 en dos partes, una grecochipriota y otra turcochipriota, por una Línea Verde, una frontera de demarcación formada por alambre de espino y tramos de muro, dentro de la cual hay una zona de amortiguación patrullada por cascos azules de la UNFICYP.

Habitada desde la Edad de Bronce y conocida en el pasado como Ledra, Nicosia ha sido testigo de una sucesión de civilizaciones, como la griega, la romana y la bizantina. Hacia el año 965 fue elegida capital de la isla por su situación estratégica, a lo largo de importantes rutas comerciales y al abrigo de las incursiones enemigas por mar. Durante la Tercera Cruzada, en 1187, la ciudad fue derrotada por Ricardo Corazón de León y vendida a los templarios, que la controlaron hasta el levantamiento de Nicosia en 1192.

Más tarde, la capital fue gobernada por los reyes lusos hasta 1489, por los venecianos (1489 -1571), por el Imperio Otomano (1571-1878) y por los británicos desde 1878 hasta 1960, cuando Chipre alcanzó la independencia. En 1974, una junta militar griega intentó dar un golpe de Estado para derrocar al gobierno de Chipre y anexionar la isla a Grecia.

Turquía respondió invadiendo el país y tomando el control de la parte norte de la isla y la parte norte de Nicosia. En 1983, los turcos del norte proclamaron su independencia: nació la República Turca del Norte de Chipre, reconocida por el gobierno de Ankara pero no por la comunidad internacional.