Chile: Obispo de Arica condena deportación de migrantes venezolanos

32 personas retenidas por la Policía

Chile obispo Arica migrantes venezolanos
Grupo de migrantes venezolanos © CELAM

Monseñor Moisés Atisha, obispo de Arica, Chile, ha manifestado su “indignación y rechazo” ante la retención de 32 migrantes venezolanos en un cuartel de policía, actualmente en proceso de deportación al territorio nacional. En estos términos se ha expresado a través de una declaración pública emitida el pasado sábado 24 de abril de 2021.

Violación de derechos fundamentales

De esta manera, Mons. Atisha ha denunciado la confiscación de los documentos personales de los migrantes, incluyendo el teléfono móvil “impidiéndoles absolutamente tener comunicación con los familiares directos y un abogado que los pudiera representar”. Los venezolanos retenidos, que tienen familia en Arica, han sufrido “revisiones corporales indebidas”, un procedimiento que atenta contra sus derechos fundamentales.

Como consecuencia de estos sucesos, el prelado chileno exige al Estado de Chile respeto y protección de “la dignidad e integridad física y psíquica de toda persona”, siguiendo de esta manera la normativa establecida por la Constitución nacional y el conjunto de leyes de ámbito internacional. Asimismo, ha pedido respeto por las familias, especialmente por los más pequeños, y también garantías de derecho para los detenidos, “acceso a una representación jurídica que les permita hacer presente sus derechos y descargos de forma oportuna y eficaz”.

Acogida de víctimas de pobreza, hambruna y violencia

El obispo de Arica ha condenado también el hecho de que no se respete el acuerdo de la Nueva Ley de Migraciones, publicada este mismo 20 de abril. Igualmente, recuerda la situación que se vive en Venezuela, “país fuertemente asolado por la pobreza, hambruna, violencia y vulneración de los derechos fundamentales”, subrayando que “estamos ante uno de los mayores éxodos vividos en la historia de Sudamérica”.

Por último, la declaración pública respalda el “derecho de toda persona a vivir con dignidad y a buscar los medios para la subsistencia de forma lícita y legítima”, exhortando al Gobierno chileno a buscar soluciones para esta dramática situación.