El Papa declara venerable al sacerdote español Diego Hernández

Un paso adelante en su camino hacia la canonización

El pasado 13 de octubre, el Papa Francisco, durante la audiencia concedida al cardenal Marcello Semeraro, prefecto de las Congregación paras las Causas de los Santos, autorizó a promulgar, entre otros, el Decreto relativo a las virtudes heroicas del siervo de Dios Diego Hernández González, sacerdote diocesano español.

De este modo, Diego Hernández pasa a ser venerable, lo que supone un paso hacia adelante en su causa de canonización. Tal y como recuerda una nota de la diócesis de Orihuela-Alicante (España), el proceso de Canonización en la Iglesia católica tiene varias etapas. Tras esta en la que el Santo Padre reconoce las virtudes heroicas de Diego Hernández, pasando a ser considerado “venerable”, los pasos sucesivos son la beatificación y la canonización. Para que un venerable sea beatificado es necesario que se haya producido y confirmado un milagro debido a su intercesión y para que sea canonizado (declarado santo) es necesario un segundo milagro, que debe producirse tras ser proclamado beato.

Diego Hernández

De acuerdo a la misma fuente, nació el 3 de enero de 1915 en Javalí Nuevo, Murcia, España y fallecido el 26 de enero de 1976 en Alicante. Fue ordenado sacerdote en Barcelona el 9 de junio de 1940, y ejerció su ministerio sacerdotal en Murcia y Villena, Alicante.

En 1954 asumió el cargo de director espiritual del Seminario Diocesano de Orihuela. Falleció el 26 de enero de 1976, y su causa de canonización fue introducida el 25 de enero de 2002. La clausura de la investigación diocesana tuvo lugar el 27 de febrero de 2004, llegando esta a principios de marzo del mismo año a la Santa Sede.