¿Por qué es importante el viaje del Papa a Chipre y Grecia?

Exaudi informará desde el vuelo papal con los periodistas

importante viaje Papa Chipre
Papa Francisco saludando © Vatican Media

El 15 de mayo de 2022 será un día importante en la historia papal, estadísticamente hablando. Si el Papa Francisco se sube a un avión después de esa fecha, se convertirá en el pontífice de mayor edad que ha viajado fuera de Roma. Los anuncios realizados por Francisco en varias ocasiones recientes sugieren que esto sucederá, a pesar de los temores y las preocupaciones sobre la salud del Papa, ya que el Santo Padre fue sometido a una delicada operación de colon en julio.

Francisco espera visitar Canadá, Australia, Papúa Nueva Guinea, Timor Oriental, la República Democrática del Congo y el Líbano. Si la importancia de un viaje papal dependiera de la distancia recorrida, poco habría que decir del próximo viaje, del 2 al 6 de diciembre, a Chipre y Grecia. Pero incluso un viaje tan corto contiene muchos motivos de interés, y también dificultades.

Exaudi les traerá la última cobertura y muchas exclusivas mientras se encuentran en este vuelo papal a Chipre y Grecia. Y aunque el programa de lo que hará el Papa y a dónde irá ya está establecido en detalle, como siempre durante los viajes papales, debemos esperar lo inesperado. Las comunidades chipriotas y greco-católicas, aunque sean pequeñas, están dispuestas a dar una cálida bienvenida al Papa, y él va a pastorearlas, independientemente de su tamaño.

Francisco en Chipre, un país dividido

Francisco despegará de Roma con destino a Larnaca, el aeropuerto internacional de Chipre, a las 11 horas del jueves 2 de diciembre, para aterrizar a las 15 horas locales, dada la diferencia horaria de una hora por delante. Luego partirá hacia Atenas en la mañana del sábado 4 de diciembre, a las 9:30 horas.

Chipre es un país con una antigua tradición ortodoxa, pero también hay una importante minoría islámica. La comunidad católica de Chipre es tan pequeña que no hay obispo, sino un vicario del Patriarcado Latino de Jerusalén, el franciscano polaco, padre Jerzy Kray, que dirige la iglesia local de la nación insular. Además de los fieles católicos de rito latino, hay una pequeña comunidad católica maronita dirigida por un arzobispo, Su Excelencia Selim Jean Sfeir.

El Papa Francisco se reunirá con los sacerdotes, religiosos, catequistas y asociaciones y movimientos eclesiales de Chipre en la iglesia maronita de Nuestra Señora de las Gracias. En la parroquia latina de la Santa Cruz celebrará una oración ecuménica con las comunidades de inmigrantes de Chipre.

De los aproximadamente 30.000 católicos que viven en Chipre, pocos son chipriotas nativos. Entre los maronitas, hay muchos libaneses que han llegado recientemente a Chipre, debido a la crisis económica del país. Es muy probable que desde Nicosia, Francisco dé ánimos al Líbano, que está a menos de media hora de vuelo de Chipre. Por otra parte, la comunidad católica latina, de unos 25.000 miembros, está formada casi en su totalidad por inmigrantes filipinos, indios, de Sri Lanka, polacos y rumanos. También hay algunos cientos de católicos africanos y una comunidad de fieles de rito greco-católico procedentes de Ucrania.

Pero el principal reto pastoral de la Iglesia Católica chipriota, dijo el padre Kraj a Exaudi en una entrevista exclusiva, no consiste sólo en cultivar la unidad de todas las comunidades nacionales, sino también en aumentar la tolerancia. En la parte norte de Chipre, que es el territorio de la República Turca del Norte de Chipre (reconocida sólo por Turquía), no vive ni un solo sacerdote católico, a pesar de que varios cientos de jóvenes católicos, principalmente de África, estudian en las universidades locales.

La división de la isla en dos partes se remonta a 1974, cuando Turquía invadió y ocupó un tercio de la superficie del país, la parte norte. La capital de Chipre, Nicosia, sigue hoy cortada en dos por un muro que marca la frontera entre Chipre y el norte del país. En esta parte de Chipre ocupada por Turquía, un grave problema es el deterioro del gran patrimonio cultural cristiano formado por iglesias, edificios sagrados y obras de arte que dan testimonio de la historia cristiana del país.

El Papa Francisco no cruzará la frontera con el norte de Chipre. Sin embargo, en la conversación que mantendrá con el presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, y luego en el encuentro con las autoridades, la sociedad civil y los embajadores, difícilmente podrá evitar estos temas candentes; temas delicados, porque también se refieren a las relaciones con Turquía.

En la Misa que se celebrará en el estadio de Nicosia el viernes 3 de diciembre, a las 10 de la mañana, se ha anunciado la presencia de un representante de la Iglesia ortodoxa de Chipre. Pero la ocasión para hacer un balance de las relaciones ecuménicas entre católicos y ortodoxos será la visita del Papa al arzobispo Crisostomos II, seguida de un encuentro con el Santo Sínodo ortodoxo chipriota.

Entre los 127 países del mundo visitados por el papa san Juan Pablo II, curiosamente no está Chipre. El primer papa que aterrizó en la isla fue Benedicto XVI en 2021. Ese viaje demostró las buenas relaciones ecuménicas que aún existen entre Roma y la Iglesia Ortodoxa chipriota.

El ecumenismo en Grecia, una lucha cuesta arriba

El Papa Juan Pablo II visitó Grecia en 2001, después del Gran Jubileo de 2000. En la historia del pontificado de JPII, ese viaje se recuerda como uno de los más difíciles de los 104 realizados por el Papa polaco fuera de Italia. La recepción al pontífice no fue muy cordial. Y muchos recuerdan las ruidosas protestas contra la llegada del papa a suelo griego.

Grecia es también un país de abrumadora mayoría ortodoxa, con una pequeña comunidad católica compuesta principalmente por inmigrantes extranjeros. El clima de las relaciones ecuménicas ya no es el de hace 20 años, pero sigue habiendo dificultades, como explicó a Exaudi monseñor Theodoros Kostidis, el jesuita nombrado arzobispo de Atenas por el propio Papa Francisco el pasado mes de julio.

Durante sus más de 8 años de pontificado, Francisco nunca ha rehuido el delicado diálogo ecuménico. De los 34 viajes al extranjero que ha realizado el papa argentino hasta la fecha, muchos han tenido como objetivo principal promover el diálogo ecuménico con hermanos de otras iglesias y comunidades cristianas.

La lista comienza con una visita a Suecia en 2016, para conmemorar el 500 aniversario de la Reforma de Lutero. En 2018, Francisco fue a Suiza, a Ginebra, para el 70º aniversario de la fundación del Consejo Ecuménico de las Iglesias. Además, Francisco visitó varios países de mayoría ortodoxa: Georgia, Bulgaria, Macedonia del Norte y Rumanía. Y no hay que olvidar el encuentro de 2016 con el patriarca Kirill de Moscú en Cuba, y antes la visita a Turquía, en Estambul, en 2014, donde Francisco visitó al patriarca ecuménico Bartolomé.

La Iglesia Católica mantiene un diálogo teológico “multilateral” con las iglesias ortodoxas a través de la Comisión Mixta Internacional para el Diálogo Teológico, en la que están representadas 14 iglesias ortodoxas diferentes, incluidas Grecia y Chipre. Pero, además del diálogo teológico sobre las doctrinas que profesan y enseñan católicos y ortodoxos, el clima de las relaciones entre Roma y cada una de las iglesias ortodoxas varía mucho de una iglesia a otra.

En Atenas, no se ha preparado ninguna oración o celebración conjunta con los ortodoxos para el Obispo de Roma. Su Santidad aterrizará en Grecia a las 11 de la mañana del sábado 4 de diciembre, procedente de Chipre. Sus primeros compromisos serán los habituales encuentros con la presidenta de la República, Katerina Sakellaropoulou; el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis; y después con las autoridades, la sociedad civil y los embajadores.

Por la tarde, Francisco visitará al arzobispo de Atenas y de toda Grecia, Ieronymos II. Al encuentro cara a cara entre el Papa y el arzobispo le seguirá una reunión oficial con sus respectivas comitivas, en el Salón del Trono del arzobispado ortodoxo de Atenas.

Ni siquiera Juan Pablo II, hace 20 años, pudo rezar junto a los ortodoxos. A su llegada a Atenas, en la pista del aeropuerto, dado que tenía 80 años y estaba cada vez más frágil, normalmente al papa polaco le habrían entregado un recipiente con tierra que besaría mostrando su respeto por la nación anfitriona. Sin embargo, nadie lo hizo. El papa Juan Pablo II, sin embargo, no se abstuvo durante esa visita de pronunciar un “mea culpa” histórico que ayudó a suavizar gran parte de la hostilidad de los ortodoxos griegos: habló de “profundo arrepentimiento” por los acontecimientos históricos de 1204, cuando los cruzados atacaron Constantinopla, capital del imperio bizantino, volviéndose contra sus hermanos en la fe.

Esa herida sigue abierta en el alma griega. La Iglesia Ortodoxa Griega, es justo decirlo, es una de las más rezagadas en el camino del ecumenismo.

El arzobispo católico de Atenas, monseñor Kontidis, dijo a Exaudi que “en el plano de las relaciones personales podemos ser realmente amigos, discutimos libremente, reconocemos las riquezas del otro. Pero si hablamos de ecumenismo a nivel formal, oficial, nada se mueve y las diferencias parecen obstáculos insuperables. Ningún obispo ortodoxo se arriesgaría a las desavenencias internas para estrechar lazos con los católicos”.

No será fácil…

No será fácil para el Santo Padre hacer que muchos ortodoxos griegos reconsideren sus ideas sobre el papa y los católicos. Para las estadísticas, Grecia será el primer país del mundo en ser visitado dos veces por Francisco, aunque la primera vez no pisó la capital, Atenas. Muchos recuerdan la visita del 16 de abril de 2016 a Lesbos, la isla griega del mar Egeo situada a pocos kilómetros de la costa de Turquía.

Ese viaje fue anunciado y organizado en pocos días. Junto con el patriarca ecuménico de Constantinopla Bartolomé y el arzobispo de Atenas y toda Grecia Ieronymos II, Francisco visitó el campo de refugiados de Moria, destruido hace un año por un gigantesco incendio. La isla de Lesbos está situada a lo largo de la llamada “ruta de los Balcanes”, que lleva de Oriente Medio a los países del centro y norte de Europa. Desde hace años, miles de refugiados y solicitantes de asilo viven en Lesbos en condiciones dramáticas, huyendo principalmente de Siria y Afganistán, pero rechazados por Europa.

En un momento en que otras fronteras europeas también se están cerrando para hacer retroceder a enormes masas de refugiados desesperados, ninguna de las palabras que Francisco pronunciará en Lesbos, durante su estancia de dos horas en esa isla, en la mañana del domingo 5 de diciembre, pasará desapercibida.

Por último, el programa incluye una Misa el domingo por la tarde en la Sala de Conciertos Megaron de Atenas y una visita de Ieronymos II al Papa en la Nunciatura apostólica. Luego, el lunes por la mañana, un encuentro con los jóvenes del colegio San Dionisio de las monjas ursulinas y, finalmente, la salida hacia Roma.

Recientemente, en septiembre, el Sucesor de Pedro viajó a Hungría -para el Congreso Eucarístico Internacional- y a Eslovaquia. Y previo a ese viaje, antes de su operación de colon, Francisco hizo un viaje muy esperado, arriesgado y muy controvertido a un Irak devastado por la guerra en marzo, sin dejar que la COVID-19 o las preocupaciones de seguridad se interpongan en su camino para pastorear a su pueblo.

“Sigo vivo…”

Durante el viaje a Hungría y Eslovaquia se vio que el Papa sigue manteniendo una intensa agenda a pesar de haber sido operado en verano. Incluso durante ese viaje, cuando un compañero jesuita le preguntó por su salud, el Papa bromeó diciendo que seguía vivo y desmintió cualquier acusación de que su salud se estuviera deteriorando.

Muchos notaron que estaba tan activo como siempre. En su vuelo de regreso de Irak, Francisco admitió que fue más arduo que otras veces y que tal vez tenga que empezar a ir a un ritmo más lento. Sin embargo, sus agendas para estos viajes apostólicos nunca están menos llenas. Y está claro que el Obispo de Roma debe quererlo así.

Siga a Exaudi para conocer las últimas novedades, y en las redes sociales, mientras su directora editorial viaja con el Papa Francisco a Chipre y Grecia.